Graduandos reciben su toga y cuentan sus historias de dedicación y esfuerzo

Estudiantes posan emocionados al recibir su toga.

Con la emoción en su mirada y alegría en sus rostros, los graduandos comenzaron a llegar en horas de la mañana al Palacio Universitario de los Deportes para recibir sus respectivas togas, muchos con la voz quebrada brindaron entrevistas y con orgullo decían ¡lo logré!.

Y es que detrás de cada estudiante que va a recibir su título universitario hay una historia de esfuerzo, dedicación y perseverancia, historias de hombres y mujeres que han tenido que arriesgarlo todo y hacer sacrificios, como estos jóvenes:

Evelyn Aguilar (Administración de Empresas) está a punto de cumplir su sueño: ser la primera de la familia en tener una carrera universitaria. “Todos mis hermanos dicen 'sos nuestro orgullo, hermanita'”. Hija de una madre soltera que debía trabajar todo el día para poderlos mantener, “Yo me crié en el mercado ayudándole a mi mamá a vender en el puesto y estudiando y trabajando con miles de dificultades, estoy aquí hoy, este título no solo es para mí, es para mi mamá”.

Moisés López (Administración de Empresas), es padre soltero con dos hijas, él estudia y trabaja para mantenerlas y agradece la oportunidad a Dios y a las personas que lo han apoyado,  principalmente a su familia, ya que ha sido para él una carrera que le ha tomado muchos sacrificios, su hija lo acompañaba a medirse la toga y lo abrazaba viéndolo con admiración y orgullo al ver que finalmente logró su meta tan anhelada.

Jairo Jonathan Quevedo (Economía). “Graduarme para mí es importante porque tengo esposa y dos hijos, los cuales también han sido un factor motivante para mí”. Quevedo se siente emocionado de haber culminado su carrera universitaria, en donde invadido por la felicidad dice que espera el momento en que mencionen su nombre para subir al estrado y recibir su título universitario.

Jackie López (Contaduría Pública), dijo: “Es una gran emoción, tanto esfuerzo y sacrificio para lograr la meta. Es difícil en muchas ocasiones coordinar el trabajo con los estudios y adaptarse a los procesos académicos como trabajos de grupo, que hay que ver el tiempo de todos y no siempre se puede; pero hay que tratar siempre de ser responsable en los dos ambientes y es una gran satisfacción. Le agradezco a mis padres porque también es su esfuerzo".

Noticias relacionadas:

Comentarios