Hasta un 50% de las personas con epilepsia pueden sufrir depresión, señala experta en neuropsicología

Como parte de las actividades enmarcadas en el Día Internacional contra la Epilepsia, que se conmemora el segundo lunes de febrero, se llevó a cabo la conferencia "Epilepsia y depresión, una visión integral", a cargo de dos destacadas expertas en neurología y neuropsicología.

Durante el evento virtual se hizo referencia a investigaciones que han revelado que entre el 15 y 50% de las personas con epilepsia pueden sufrir depresión. Pero antes de hablar de la depresión como un problema asociado a la epilepsia, conozcamos un poco sobre esta enfermedad cerebral.

La epilepsia es un trastorno crónico del cerebro en el que existe una predisposición duradera hacia la generación de crisis que pueden ser convulsivas o no, estas crisis son recurrentes y ocurren sin ninguna provocación.

Este trastorno puede afectar a personas de cualquier edad, sexo o raza, aunque los picos en los cuales aparece la epilepsia son en la infancia temprana y en la edad adulta, informó la doctora Sofía Dubón, especialista en neurología.

La galena detalló que se estima que existen 50 millones de personas en el mundo que viven con epilepsia, de las cuales el 70% responde de forma adecuada a los fármacos, mientras que un 30% no logra un control correcto de sus crisis, y en el caso de Honduras, se estima una prevalencia de epilepsia de 5.35 por cada 1,000 habitantes.

Primero auxilios

En la conferencia, la especialista explicó los primeros auxilios que se le debe dar a una persona que presente una crisis epiléptica, entre ellos no sujetar al paciente, solo retirar los objetos que están a su alrededor con los que se puede golpear, intentar colocar al paciente de lado para que la saliva que expulse pueda correr a un lado de su boca, una tercera recomendación es nunca introducir objetos dentro de la boca de la persona que está con una crisis, ni dejarla sola.

Otro aspecto muy importante que señaló la doctora es medir el tiempo de duración de la crisis, "si este episodio dura más de cinco minutos, es momento de buscar ayuda de emergencia", y en ese sentido amplió que el paciente también debe acudir a las emergencias cuando desconoce su padecimiento y es la primera vez que le ocurre una crisis de ese tipo.

Depresión

De acuerdo con la doctora Dubón, uno de los problemas más comunes asociados a la epilepsia es la depresión, y en ese sentido, la docente de la Escuela de Ciencias Psicológicas y especialista en neuropsicología clínica, María José Irías, señaló la importancia de que el paciente hable sobre el aspecto psicoemocional de su vida.

Irías explicó algunos factores generales de riesgo que pueden incidir en que una persona con epilepsia pueda sufrir depresión, uno de ellos es tener una epilepsia farmacorresistente o de difícil control, asimismo que las personas con epilepsia, debido a su condición, vea un cambio en su estatus laboral o personal.

“Otro factor es que la persona que haya sido diagnosticada recientemente tenga dificultades de adaptación al diagnóstico, lo que puede hacer más prevalente una depresión, también en algunas ocasiones la depresión puede llegar a presentarse como afecto secundario de algún tipo de medicación anticonvulsivante”, indicó.

De igual forma, la estigmatización y la marginación por la epilepsia aumenta las probabilidades de cuadros de depresión, y por último señaló que, en algunos casos de epilepsia, la depresión puede presentarse como síntoma pre o postictal, es decir antes de tener una crisis convulsiva o después.

Recomendaciones

Algunos consejos que brindó la experta sobre qué hacer una vez que se ha detectado que la persona con epilepsia presenta depresión son:

  • Llevar una bitácora en donde, aparte de registrar la cantidad de crisis, se puede registrar el estado de ánimo diario.
  • Si se identifica un estado de ánimo depresivo, es de suma importancia que se le haga saber al médico neurólogo.
  • Si el neurólogo remite al paciente a un psiquiatra o psicólogo, es muy relevante que acuda a ellos ya que pueden brindar un tratamiento complementario al tratamiento neurológico para ayudarle a mejorar su estado de ánimo.
  • Evitar caer en pensamientos como "ya se me pasará o ya se le pasará", "es normal estar triste", "hay personas con peores problemas".

Por último, mencionó algunos tratamientos no farmacológicos que se pueden utilizar para la depresión en personas que sufren epilepsia, entre ellos el apego al tratamiento, la psicoeducación acerca de la epilepsia y el ejercicio físico regular, y como parte de los tratamientos psicológicos, recomendó la Terapia Cognitiva Conductual, la Terapia de Aceptación y Compromiso y Terapia Grupal Familiar.

Aportes a la epilepsia

En el marco del Día Internacional de la Epilepsia, es menester destacar el aporte que el científico y neurólogo hondureño Marco Tulio Medina ha realizado en el tema de la epilepsia, ya que fue el médico que, junto con un equipo de colaboradores hondureños y extranjeros, descubrió el tercer gen llamado “Mioclonina tres”, el cual produce la epilepsia.

Junto con los doctores Jorge Rodríguez, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y Carlos Acevedo, de Chile, consiguió que la epilepsia fuera considerada por la OPS como un problema prioritario para las Américas, por lo que la Liga Internacional contra la Epilepsia ( ILAE) le otorgó un reconocimiento especial.

Para finalizar, le presentamos el testimonio de la estudiante de la Carrera de Periodismo, Jennifer Aplícano, quien a través de un entretenido e informativo video compartió su experiencia tras seis años de ser diagnosticada con epilepsia.

Iniciar sesión en Facebook

Noticias relacionadas:

Comentarios