Historiador de la UNAH expone en plataforma alemana B_Tour sobre simbolismos y rituales cósmicos hacia una experiencia virtual

En la ciudad de Copán se desarrolló la cultura maya.

El máster Arnulfo Ramírez, historiador y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), desarrolló la ponencia “Simbolismos y rituales cósmicos en la cultura ancestral mesoamericana: hacia una experiencia inmersiva de realidad virtual”, a través de la plataforma alemana curatorial nómada B_Tour, con el proyecto de investigación curatorial-dramatúrgico Futur (e) Perfekt.

La charla de investigación creativa para la producción de una obra artística contó con la colaboración del artista audiovisual Gabriel Vallecillo Márquez, quien está desarrollando un artículo sobre simbolismos de la cultura mesoamericana, específicamente sobre la compostura, para trasladarlo a un enfoque de virtual.

Durante su participación, el historiador Ramírez refirió importantes aspectos de las cosmovisión y cultura maya que ha legado una herencia cultural para la humanidad.

El académico comenzó recordando que “la historia es el estudio científico del pasado”, precepto bajo el cual la recopilación histórica constituye un aspecto importante de la vida humana para conocer el pasado, comprender el presente y predecir el futuro.

Aspectos generales de la cultura maya

Durante la época colonial, es Diego García de Palacio, orador de la gran audiencia de Guatemala, quien reporta por primera vez el hallazgo de la Ciudad de Copán en donde habitó la cultura maya. La cosmovisión maya estaba construida sobre la existencia de tres mundos: el mundo superior (supramundo o mundo de las estrellas), mundo interior (mundo terrestre) y mundo inferior (inframundo o Xibalbá).

El experto explicó que “el temor de los mayas era que los dioses del inframundo devoraran el sol, por eso celebraban la salida triunfante del sol, que había sobrevivido a los dioses de Xibalbá”.

Comentó que los mayas al morir consideraban que iban al inframundo y después al mundo de las estrellas; ya que, para ellos, la muerte era un paso a la siguiente vida, la vida eterna. Había 13 niveles de pruebas que los hacían ascender al supramundo y las personas se convertían en estrellas.

Cabe mencionar que, a diferencia de la concepción cristiana, en donde el inframundo, conocido como el infierno es de fuego, en tanto que, para los mayas, el inframundo es acuático, había pozos y esos pozos eran utilizados para hacer sacrificios.

Otro aspecto importante que destacar sobre la concepción maya es que ellos basaban la creación del hombre en tres intentos, hombre de barro, hombre de madera y hombre de maíz; este último fue el que resultó mejor, así hombre y mujeres descenderían de esta creación.

Los mayas estaban íntimamente asociados con el sol, el jaguar y el maíz. Rendían culto a diferentes deidades tanto masculinas como femeninas y concebían la vía láctea y la bóveda celeste como una serpiente, ya que miraban el mundo de forma cíclica, no recta, es decir un mundo donde lo que pasó una vez volvía a suceder nuevamente.

Con relación a la figura femenina en los mayas, el académico acotó la existencia de personajes importantes como la Reina Roja maya de Palenque, a quien se consideró incluso más enérgica que hombres, así también hubo otras mujeres-madres que educaron a sus hijos que se convirtieron en reyes de la dinastía maya.

Rasgos generales de la compostura

El pueblo lenca rinde culto a la madre tierra para tener buenas cosechas a través de la Compostura, la cual consiste en un rezo a la madre tierra utilizando candelas, semillas y copal. Esta ceremonia se realiza con la conducción de un rezador, hombre, con el apoyo de otros hombres vinculados a la celebración.

“Requiere de un altar construido sobre un armazón de ramas sobre la cual colocan 9 zomos, y en cada uno de ellos introducen olominas y se hace uso del consumo ritual de cacao (tostado y molido con rapadura, en cantidad contada por nueve), consumo de chicha de maíz”, indicó Ramírez.

Para finalizar, el historiador, señaló que se hace uso del “sacrificio de aves mediante la perforación de sus yugulares para luego verter la sangre dentro del agujero”.

Por su parte, el artista Vallecillo destacó la relación entre los aspectos religiosos y míticos y los aspectos que brotan de la imaginación creativa del ser humano, como un eje sumamente interesante.  

Noticias relacionadas:

Comentarios