Historiador de la UNAH presenta libro donde expone los constantes motines y rebeliones de los indios

La mayoría de la documentación escrita expone que los indios fueron obedientes y disciplinados ante los españoles, por lo que la obra de Enríquez le da un vuelco a la historia.

Pável Henríquez, docente historiador de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), publicó el libro Motines, rebeliones e invasiones de indios en la Alcaldía Mayor de Tegucigalpa, en donde expone las constantes sublevaciones de los indios ante los españoles.

La obra de Henríquez recoge las rebeliones de los indígenas y da un vuelco a  la historia del país, que desde la Reforma Liberal hasta el 2020 expone que los aborígenes al ser conquistados por los españoles, fueron obedientes y disciplinados y no se levantaron contra los conquistadores, mostrando lo contrario.

“En mi investigación reflejada en el libro, demuestro que los indios fueron rebeldes ante los españoles, razón por la cual fueron acosados, encarcelados y azotados con 200 latigazos”, expresa Henríquez, quien indicó que los levantamientos se daban por los problemas sociales profundos, como la pobreza extrema, las interminables horas de trabajo (hasta 16 horas diarias), pésima alimentación y distribución de la tierra la cual les fue quitada.  

El historiador expone en su publicación que esos movimientos de motín instantáneos duraban hasta cinco días, los cuales resurgían también del cansancio y el maltrato físico. En el capítulo III habla sobre los líderes indígenas de estas rebeliones como Juan Carías, Francisco y Francisco Félix a quienes se les castigó con latigazos al ser capturados.

Otro de los caudillos fue Agustín Ruiz de 1718, cabecilla de un motín en Olancho el Viejo (Guaimaca), quien se sublevó ante la autoridad española y se levantó en armas reclamando tierras, quien al ser derrotado le embargaron todos sus bienes.

“Los indios que se levantaban en motines eran castigados primero con azotes, luego con cárcel, trabajos forzados no remunerados en privación de libertad, a los indios nobles (caciques) se les castigaba quitándoles la autoridad en el pueblo de indios y con la confiscación de todos sus bienes y en casos muy aislados con la pena de muerte mediante ahorcamiento”, amplió el escritor.

Según el autor, la pena de muerte se aplicaba cuando el indio mataba a un español, los ahorcamientos se llevaban a cabo donde hoy se encuentra la concha acústica del Parque Central de Tegucigalpa; ciudad que durante el siglo XVII fue una sociedad pendenciera, empobrecida, fue una sociedad que se tiró a la vagancia y a la delincuencia porque no existían fuentes de trabajo y garantías de alimento, por lo que los motines se llevaban por esa escasez. “Existe mucho de esos siglos en la Honduras actual”, puntualizó.

Composición del libro

La obra Motines, rebeliones e invasiones de indios en la Alcaldía Mayor de Tegucigalpa consta de 4 capítulos; el primero trata acerca de la legislación en torno a los motines, como castigar un motín y por qué castigarlo; en el capítulo dos habla sobre el mundo colonial, cómo es España, Centroamérica y cómo es Honduras en los siglos XVII y XVIII; en el tercer capítulo trata sobre las sublevaciones de los indios y en el cuarto capítulo hace un apartado de la rebeldía de los indios que viven fuera del control español, donde hoy es La Mosquitia, quienes tenían colaboración con los piratas para enfrentarse con los españoles.

Pável Henríquez es docente de la cátedra de Historia de Honduras, tiene una maestría en Historia Social con énfasis en Historia Moderna del siglo XVI al siglo XVIII por la Universidad Federal Fluminense de Rio de Janeiro, Brasil.

El texto puede adquirirse en la Librería Guaymuras de Tegucigalpa a un precio de 200 lempiras.

Noticias relacionadas:

Comentarios