Honduras cerró 2020 con aproximadamente 800 mil personas desempleadas

Para principios de marzo de 2020 las cifras confirmaban que en Honduras había al menos 400 mil ciudadanos desempleados, pero según el coordinador del Departamento de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Henry Rodríguez, la cifra se duplicó al cierre del año anterior.

La pandemia por el COVID-19, más los estragos de Iota y Eta, dejaron al menos a 800 mil hondureños sin trabajo, por lo que la tasa de desempleo abierto rondará entre el 12%, estimó el catedrático universitario. “La tasa de desempleo abierto es el porcentaje de la población económicamente activa que está sin empleo, es decir, el porcentaje de la fuerza de trabajo que no está trabajando”, explicó el economista.

Para el experto, Honduras requiere un plan ordenado de empleo además de la promoción de la inversión: “necesitamos un plan para el área rural y uno para el área urbana porque las características de las dos zonas son diferentes y el perfil de los hondureños que viven en ambas regiones también son diferentes”, recomendó Rodríguez. Una de las soluciones a mediano plazo es generar industria. “Somos un país prácticamente sin una mediana industria con posibilidades de muchas cosas”, consideró.

“Al gobierno no le gusta hacer planes porque estos necesitan un rumbo, y para los gobernantes es mucho más fácil estar resolviendo problemas inmediatos, viven de las crisis”, lamentó. Añadió: “Cuando se tiene un plan de desarrollo con metas y objetivos reales se debe rendir cuentas, por eso es que no les gusta los planes, porque se necesita transparencia y rendición de cuentas”.

Las cifras del Banco Central indican que la economía va a crecer entre 4.5% y 5.5%; sin embargo, para el experto esa aspiración no será posible. “Tal vez andemos en un 3.5%, lo que significa que vamos a necesitar como cuatro años para volver a los niveles que teníamos a inicios del 2020”, explicó.   

Desde el punto de vista del catedrático, los fenómenos naturales más la pandemia han generado cuatro años de retraso en el crecimiento económico, y agregó: “Vamos a tener un año muy difícil, hay algunas variables que se van a mantener estables por ejemplo la inflación, igual la cifra del cambio del dólar que esta fortalecido gracias a las remesas”.

Según el experto, hay que ser realistas, ya que se avecina un año difícil, complicándose mientras la población hondureña no esté vacunada y se controlen los índices de contagio de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Noticias relacionadas:

Comentarios