Nueva ley electoral puede ser la oportunidad para garantizar derechos políticos a los pueblos originarios, considera decana de la UNAH

La decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas, Bessy Nazar, desarrolló la conferencia “Tutela efectiva de los derechos políticos, actuales minorías de pueblos originarios en Honduras”.

La decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Bessy Nazar, desarrolló la conferencia “Tutela efectiva de los derechos políticos, actuales minorías de pueblos originarios en Honduras”, en donde concluyó en que Honduras tiene grandes retos para garantizar los derechos de los pueblos originarios en materia electoral.

Durante su participación en la actividad organizada por la Comisión Temporal de Género del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), Nazar informó que en el 2016, el Estado de Honduras desarrolló una política antidiscriminación y de inclusión de los pueblos y comunidades indígenas y afrodescendientes, en donde se incluye parte del desarrollo de los derechos políticos de estos pueblos, sin embargo, aún con esta política, no hay evidencia de mucho desarrollo.

De acuerdo con la abogada, los derechos políticos no se enmarcan únicamente en el hecho solo de votar para elegir y ser electo, sino que también están considerados en el marco de la participación en la vida pública de un municipio, territorio o nación, y que los representantes de las comunidades y pueblos sean considerados en todo su valor de contribución al desarrollo nacional, en una postura de igualdad ante otras participaciones de ciudadanos.

“En la oferta pública para participar como miembros del engranaje público hay alguna participación, pero no es intencionada, clara, que se vea que es de promoción para poder establecer patrones de igualdad y equidad en esta inclusión, por lo que como país tenemos mucho trabajo que hacer con relación a esta temática”, señaló, y a su vez agregó la necesidad de acentuar el enfoque de género en el tema de los derechos políticos, pues la participación de la mujer solo viene a enriquecer las naciones.

Legislaciones

Recordó que Honduras tuvo una primera Constitución en 1824 la cual, para la decana, es una de las más completas que ha tenido el país, pues ahí sí estaba incluida la representación de los pueblos y comunidades indígenas, mientras que en la Constitución vigente, que es la de 1982, existen solo dos artículos (173 y 246), además de los que implican igualdad, equidad e inclusión, que incluyen alguna garantía y protección para el derecho indígena en cuanto a la participación, idioma e interculturalidad.

“La Constitución no realiza una distinción positiva para los pueblos originarios y una tutela efectiva en el derecho electoral en doble vía de elegir y ser electo en su condición lingüística, cultural o económica, por lo que el tema lingüístico es fundamental porque no hay papeletas, información, instructivo o traducción de leyes que pudieran hacerse en las lenguas que estos pueblos requieren”, señaló.

En este sentido, Nazar concluyó que los retos en Honduras son muchos, y entre ellos, que se les respete el derecho a votar en su idioma nativo, así como la representatividad desde su territorio en los órganos políticos locales y nacionales, así como la inclusión de la mujer indígena como una actora política fundamental.

Asimismo, indicó que la aprobación de una nueva ley electoral puede ser una oportunidad para estos pueblos, “ya que no hay artículos relacionados con la organización de una oferta política que se desprenda de las comunidades y pueblos indígenas, sino que está bajo el enfoque partidista, por lo tanto, no hay un enfoque claro para el desarrollo de la participación indígena en la oferta política para ser electo”, lamentó.

Libro

Es importante mencionar que hace un par de semanas la IEEPCO lanzó de manera oficial el libro “La tutela de los derechos político-electorales de los pueblos y comunidades indígenas”, obra que tiene como objetivo conocer y visibilizar la situación que guardan los pueblos y comunidades indígenas en América Latina, respecto de la tutela de sus derechos político-electorales, a fin de promover su preservación y empoderamiento.

El libro contiene 16 ensayos de miembros de la academia, organizaciones internacionales y no gubernamentales, así como autoridades electorales, acerca del tema indígena en Argentina, Bolivia, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Honduras, este último mediante el aporte de la decana Nazar.

Iniciar sesión en Facebook

 

Noticias relacionadas:

Comentarios