Indiferencia de la ciudadanía ante medidas de bioseguridad por COVID-19

La pandemia del COVID-19 que se originó en la ciudad de Wuhan, China a finales del 2019, y que se ha propagado a nivel mundial de forma acelerada, dejando a más de 3 millones de personas infectadas y con alarmantes cifras de decesos de más de 258 mil hasta la fecha; es una problemática que está impactando en el área económica, social, emocional, por lo que las sociedades del mundo se han visto obligadas a cambiar sus rutinas de vida diaria.

Experimentar una crisis sanitaria como la que actualmente se vive con el coronavirus es algo que la mayoría de personas jamás imaginó vivir, dejando así incertidumbre y miedo de cómo reaccionar ante esta enfermedad; por esta razón, para muchos es difícil acatar las medidas de bioseguridad para evitar el contagio y propagación de la misma, provocando de tal manera diferentes reacciones en la población.

Especialistas de la salud mental han estudiado esta conducta y explican la razón del porqué algunas personas no toman con seriedad esta amenaza, dividiéndose en tres grupos según su respuesta a la pandemia: los que responden en exceso, los que no responden y los que se encuentran en el punto medio.

En el primer caso son los compradores de pánico, que hacen compras excesivas y en su mayoría innecesarias pero que de alguna manera esto los hace sentir aliviados; los que se encuentran en punto medio, son aquellos que siguen las instrucciones y hacen lo que se les pide; y por último los que no responden son aquellos que no siguen las medidas de seguridad como el distanciamiento social, porque lo ven como algo lejano o que a ellos no les pasará; siendo responsables de alguna manera a que este virus se continúe propagando.

Las políticas de “quédate en casa” junto a otras medidas implementadas por las autoridades gubernamentales y de salud del país no han dado los efectos esperados para combatir dicha pandemia, esto por diferentes razones como ser: un buen porcentaje de la población hacen caso omiso a las disposiciones emanadas de las autoridades competentes, así como también otro grupo que no cree que este virus sea real por la falta de credibilidad tanto de los medios de comunicación como de otros entes que manejan dicha crisis; asimismo, no se puede obviar que razones socioeconómicas obliga a la población hondureña a no acatar dichas medidas al salir a buscar el sustento de cada día.

Por otra parte, las personas que siguen las indicaciones de la cuarentena, en muchos casos se han visto afectadas emocionalmente por lo que los expertos en salud mental hacen las siguientes recomendaciones:

  • Mantener los horarios del sueño.
  • No sobreexponerse a noticias y consultar solamente fuentes confiables
  • Aunque no vaya a salir de su casa, quitarse la pijama o la ropa de dormir para evitar la sensación de discontinuidad y poder organizar los ciclos del día.
  • Proponerse aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos online, hay muchos gratuitos y de calidad.
  • Hacer una rutina de ejercicios físicos en casa.
  • Alimentarse bien y mantenerse hidratado.

En solidaridad ante los efectos emocionales por COVID-19, egresados de la Carrera de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) brindan apoyo psicológico de forma gratuita e independiente ante crisis sanitaria por coronavirus, como ser el caso de las licenciadas Haniy Vásquez y Dassuemy Ordóñez, quienes ofrecen sus servicios profesionales.                    Para mayor información, contactarlas a través de su página en Facebook Haniy Faviola Vásquez https://www.facebook.com/haniy.vasquez y Dassuemy Ordóñez https://www.facebook.com/profile.php?id=100000136994863

 

Noticias relacionadas:

Comentarios