Afrohondureños, personas con discapacidad y comunidad LGTBI se sienten discriminados y excluidos en elección popular

La investigación se realizó en 31 municipios rurales y urbanos de 16 departamentos del país.

Según un reciente estudio de opinión publica, la ciudadanía hondureña tiene una baja disposición para votar y elegir para cargos de elección popular a representantes jóvenes, mujeres, pueblos indígenas, afrohondureños, población LGTBI y personas con discapacidad.

La encuesta fue realizada por la Asociación Colectivo Violeta, el Fondo Canadá para Iniciativas Locales, el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), adscrita a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), instituciones que en las últimas horas dieron a conocer estos hallazgos.

“Con este estudio, pretendemos conocer a mayor profundidad la cultura política en Honduras, específicamente de los grupos subrepresentados electoralmente, refiriéndonos a las mujeres, jóvenes, pueblos indígenas y afrohondureños, población gay, lesbianas, bisexual, transexual e intersexual conocidos por sus siglas como LGTBI, y personas con discapacidad”, detalló Rolando Sierra, titular de FLACSO-Honduras.

El régimen político hondureño, en su sistema de partidos y la regulación de procesos electorales ha experimentado cambios, lo que supone un efecto en la participación y en el comportamiento político electoral de la ciudadanía y en las instituciones representativas, sin embargo, según el estudio, tales cambios no han implicado efectos sobre la cultura política y la opinión pública.

Los hallazgos revelan que en Honduras no se ha desarrollado un marco legal e institucional orientado a facilitar la participación electoral de los grupos subrepresentados electoralmente.

La ciudadanía hondureña tiene bajos niveles de confianza en las instituciones políticas electorales y el sistema electoral; la mayoría de las personas encuestadas opinan que en el último proceso electoral hubo fraude.

Los miembros de la población LGTBI y las personas con discapacidad son por quienes menos votarían, por motivos religiosos y morales, y se observa mayor disposición a votar por las mujeres y jóvenes.

En el caso de las mujeres, indígenas y afrohondureños, se considera que no saben de política, y los jóvenes porque son irresponsables. La segunda razón predominante es que se considera que las candidatas y los candidatos de estos grupos no tienen experiencia, y en el caso de las mujeres y las personas con discapacidad, porque se considera que son débiles.

Respecto a la posibilidad de elegir a agentes de los grupos subrepresentados electoralmente, en la opinión pública priva todavía el perjuicio, la intolerancia y discriminación sobre los valores democráticos de la inclusión y respeto, detalla el informe.  

En el contexto sociopolítico y electoral de los grupos en mención históricamente excluidos, únicamente se presentaron candidaturas de mujeres, pertenecientes a la población LGTBI y comunidades indígenas y afrohondureñas.

En ese sentido, se registró una disminución de la representación de la mujer, ya que de 128 curules disponibles para diputaciones, solo 27 mujeres fueron electas, evidenciando un retroceso respecto a las 33 elegidas en el Congreso Nacional en el 2013.

En el caso de la cooperación de las personas miembros de la comunidad LGTBI, los últimos registros indican que en las elecciones generales de 2017 participaron 7 candidatos abiertamente LGBTI, pertenecientes a 5 partidos políticos.

Como dato interesante, las personas encuestadas están más dispuestas a votar si el candidato a la presidencia es hombre, blanco o mestizo y adulto.

Los resultados generales del estudio de opinión parecen reflejar que no existe una opinión pública electoral racional, ya que predominan bajos niveles de tolerancia por parte de la población hacia candidatos y candidatas de los grupos subrepresentados electoralmente, y altos niveles de discriminación y exclusión, especialmente para las poblaciones afrohondureñas, personas con discapacidad y LGTBI.

El estudio concluye que los resultados demuestran la importancia de trabajar en la formación de una cultura política basada en los derechos por parte de la institucionalidad electoral, los partidos políticos y las organizaciones de los grupos subrepresentados electoralmente.

Se requiere de mayor formación política de la ciudadanía y el desarrollo de estrategias de comunicación que orienten a la población en los derechos ciudadanos.

Muestra

Para llevar a cabo el estudio se encuestó a 1,544 personas mayores de 18 años, en una muestra que incluyó representación urbana y rural, por género y grupos de edad; el instrumento se aplicó a nivel nacional exceptuando los departamentos de Gracias a Dios e Islas de la Bahía, el 51% de los encuestados fueron mujeres y 49% varones.

 

Presentación del estudio “Opinión pública sobre la participación política electoral de grupos subrepresentados en Honduras”.
Participacion Politica de Grupos subrepresentados

Publicado por NIMD Honduras en Martes, 26 de mayo de 2020



Noticias relacionadas:

Comentarios