Jair Aguilar deja legado en la capitanía del equipo de fútbol Pumas

Jair Aguilar sosteniendo el trofeo JUDUNAH junto al rector de la UNAH, Francisco J. Herrera Alvarado y el vicerrector Áyax Irías.

El actual capitán del equipo de fútbol de alto rendimiento de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Edilson Jair Aguilar Iraeta, culminará su carrera académica y futbolística en esta institución al egresar este próximo mes de marzo de la Carrera de Educación Física con orientación en Deportes y con ello finalizando su capitanía en este conjunto.

Volante central o volante de contención ha sido su posición en la cancha por más de 20 años de carrera futbolística por diferentes selecciones nacionales así como universitarias. “Me encanta todo lo que sea relacionado con el futbol, me declaro un apasionado del futbol después de Dios y las personas elementales en mi vida”, manifestó Aguilar.

Fútbol profesional

Su formación profesional en el fútbol comenzó desde los ocho años de edad cuando su padre le transmitió esa pasión por este deporte e incursionó en la categoría premosco del equipo Motagua y varias más, dónde debutó en segunda división y se posicionó como capitán en las diferentes categorías menores participadas.

“Competí profesionalmente en el equipo Motagua hasta segunda división, luego pasé al equipo Hispano en primera división compitiendo en un torneo, después estuve cinco temporadas en la primera división del Deporte Savio de Santa Rosa de Copán, en ese tiempo del 2009 al 2012, y terminé jugando en un equipo de segunda división llamado Pumas de San Isidro”, resumió Aguilar su experiencia a nivel profesional en este deporte.

Su primera experiencia a nivel internacional se dio a los 13 años mediante la selección nacional sub-15 en un campeonato de fútbol llevado a cabo en Bolivia, después se sometió a un proceso para ficharse en la selección sub-17, que fue la primera selección que participó en un mundial llevado a cabo en Corea, en donde lamentablemente para ese tiempo Aguilar sufrió una lesión de rodilla impidiéndole participar.

La estadía en las águilas azules lo cataloga como un tiempo de mucho aprendizaje en “una institución donde aprendí muchos valores, a ser competitivo y muchos más que te inculcan y gracias a Dios me dio la oportunidad de volver y realizar mi práctica profesional en esta institución, la cual me formó en valores como jugador y como persona, agradezco mucho al Motagua por todo lo que significa en mi etapa deportiva, profesional y humana”, destacó el próximo educador físico.

Capitanía

Este volante central dirigió la capitanía de las ligas menores de Motagua, del equipo universitario y de liga mayor, Pumas de San Isidro en segunda división, el equipo Génesis de liga mayor y capitán del equipo de la Carrera de Educación Física.

“Es una virtud que he tenido en la mayoría de equipos que he jugado, he sido capitán y pasó lo mismo en la UNAH; a medida que pasó el tiempo lo disfruté mucho y con gran responsabilidad porque sabíamos que representábamos a una institución educativa muy grande en el tema deportivo”, comentó.

Fútbol universitario

Debido a compromisos familiares con su madre y retomar su carrera académica le dio una pausa al fútbol profesional y acumuló toda su experiencia para el 2013  ingresar a la Máxima Casa de Estudios del país y seguido al equipo de fútbol de alto rendimiento de la UNAH, que en su avance deportivo clasificó a ocupar la capitanía teniendo los objetivos a alcanzar el primer lugar a nivel nacional, centroamericano y del caribe, así como ingresar a la primera división de la liga nacional del país.

“Hubo ese acercamiento y cuando ya me recuperé empecé a jugar en el equipo de la UNAH en donde compartí con muchos amigos que habíamos jugado de pequeños, una etapa bonita al compartir nuevamente con amigos jugando en selecciones menores entre ellos Kevin Castro, Gustavo Carías, Abel Castro, Emanuel Díaz y otros que se me puedan escapar mencionar, y formamos un gran grupo”.

Se esperaba que su estreno en el equipo deportivo universitario fuera para los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos (Juduca) en el 2014, pero su recuperación de cirugía de rodilla no le permitió sino hasta el 2015 que compitió sin parar hasta que se detuvieron las actividades deportivas en la institución debido a la pandemia del COVID-19.

El legado universitario entregado por este volante central en el equipo Pumas de la UNAH queda plasmado en la obtención de la Copa presidente universitaria en 2014-2015, campeones de los Juegos Deportivos de la institución JUDUNAH-2015, por primera vez campeones en los Juduca 2016, luego subcampeones en los Juduca 2018 y primer lugar en los ODUCC 2019.

Educación Física

Aguilar compartió en Presencia Universitaria su experiencia académica en la Alma Máter y lo beneficioso que ha sido en la práctica deportiva la obtención de enseñanzas deportivas fuera de una cancha de fútbol.

“Me ha beneficiado muchísimo adquirir estos conocimientos en el proceso de enseñanza aprendizaje y aplicarlos en el fútbol, como por ejemplo saber las necesidades que tiene el atleta en este caso el futbolista para que su rendimiento físico sea el óptimo, es muy distinto jugarlo y estudiarlo… conocer la metodología, necesidades del atleta y la ciencia aplicada al deporte tiene resultados positivos y una vez egresados esperamos seguir contribuyendo al deporte, específicamente al fútbol”, explicó Aguilar.

Agregó que: “El fútbol me ha dado amigos, trabajo, experiencia y un sinfín más y pienso seguir ligado, ya que estando siempre en una cancha de fútbol seré feliz”.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios