La comunicación familiar efectiva, un tema que no debe descuidarse durante la pandemia

La comunicación debe ser efectiva entre todos los miembros de la familia.

Con la participación del director del Laboratorio de Redes Personales y Sociales de la Universidad de Sevilla, España, Daniel Holgado; la Escuela de Ciencias Psicológicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) abordó esta semana el tema de la comunicación familiar efectiva, mismo que según el experto no debe descuidarse durante la pandemia por COVID-19.

Dado que la comunicación es el elemento base que mantiene la estructura y la cohesión familiar, el experto español, quien a principios de año visitó la UNAH junto a otros psicólogos y pedagogos españoles, en el marco de la iniciativa sobre la prevención del trabajo infantil Edúcame primero, la cual ha tenido experiencias exitosas en Sudamérica y en Honduras, resaltó la importancia de “escuchar de forma activa, decir lo que pensamos, sentimos u opinamos y expresar lo que queremos que ocurra”.

En ese sentido y tomando en cuenta que debido a la actual crisis sanitaria las personas pasaron de permanecer ciertas horas en el hogar, a estar todo el día, indicó además la necesidad de establecer rutinas, con roles definidos; rituales que mejoren la convivencia entre los miembros de la familia y le den cierto contenido emocional, como por ejemplo sentarse juntos a comer o leer un cuento antes de dormir, y reglas que definan el modo de comportamiento de cada uno.

De igual manera consideró que se deben fortalecer las creencias familiares para dar significado a los eventos adversos y estresantes y saber cómo hacerles frente, así como fomentar una actitud optimista ante el futuro y crear un sentido de espiritualidad en el seno familiar.

“Cuando hablamos de la familia como sistema, hay tres procesos fundamentales que pueden llegar a influir en el bienestar y la resiliencia, el clima familiar como resultado de la comunicación es uno de ellos; el intercambio de emociones, la colaboración y la solución de problemas, la interacción entre los miembros como estrategia de afrontación personal y familiar que se pueda establecer entre los miembros”, dijo.

Al constituir esta nueva realidad un acontecimiento sin precedentes, Holgado calificó como un verdadero reto la convivencia en armonía y explicó que ante una amenaza externa, los grupos, en este caso la familia, como manera de protección tienden a cerrarse o aislarse de su contexto social para reforzar los lazos entre sus integrantes, lo que puede llevar a una sobreprotección no razonada, modelos parentales autoritarios y la aparición de conflictos, sobre todo con los niños y adolescentes, debido a controles conductuales que terminan impactando en la propia salud.

Por lo anterior, fue del parecer que no se puede interrumpir la función que tiene que desarrollar la familia, incluyendo el diálogo y el modelo de crianza, aun cuando la emergencia que se vive requiere acciones como el confinamiento obligatorio, por lo que entre los retos destacó la reorganización tanto de los roles como del tiempo y los espacios destinados para desarrollarlos.

Salud Mental en Casa es una iniciativa de la Escuela de Ciencias Psicológicas y la Dirección de Comunicación Estratégica de la UNAH. El docente de Psicología y moderador del espacio, Jerson Cárcamo, informó que el jueves de la próxima semana el tema a discutir será el de resiliencia en la familia, con la comparecencia del Guadalupe Mayo, desde México.

Noticias relacionadas:

Comentarios