La eficacia de las mascarillas ante la pandemia de COVID-19 en Honduras.

Ante la emergencia nacional, el uso de las mascarillas ha sido tema relevante para la población en general, pero es importante conocer detalles como el precio, calidad y garantía de protección de estas.

La máster en Salud Pública, Perla Simons, docente titular, enfermera profesional y actual directora de la Unidad de Investigación Científica de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la UNAH; nos comenta que “toda prevención se realiza desde nosotros, como individuos, luego la comunidad y el colectivo, pero tenemos que estar conscientes de que somos nosotros, las personas, quienes tenemos que frenar el contagio, tenemos la responsabilidad personal de asegurar nuestra salud, la de nuestra familia y la de nuestra comunidad”.

Uso del Equipo de Protección Personal (EPP)

Ante este tema, la máster Perla Simons, quien se ha sumado a los esfuerzos de la cadena de soluciones para enfrentar esta crisis, aseguró: “Es muy importante destacar que este equipo no solo es necesario que se use en los lugares donde se trabaja diariamente en primera línea contra esta pandemia, sino también a nivel familiar”.

¿Qué son las mascarillas?

Las mascarillas quirúrgicas y las máscaras FFP (Filtering Face Piece, un tipo de máscara de protección respiratoria) son las principales medidas de barrera usadas en los centros sanitarios para evitar el contagio por esta enfermedad y otras enfermedades infecciosas, y se utilizan como un complemento a una serie de medidas basadas en la higiene de manos, otros métodos de barrera y el aislamiento o distanciamiento de casos sospechosos o infectados.

Mascarillas comunitarias o higiénicas

Hay que mencionar que, el uso generalizado de mascarillas por parte de la ciudadanía para reducir la transmisión comunitaria del coronavirus está justificado, teniendo en cuenta la alta transmisibilidad del SARS-CoV-2.

La profesional de la enfermería comentó que ella sintió desconfianza sobre la protección que estas mascarillas brindan, pero que es mejor que no usar nada. Agregó que “la mejor tela es la que se usa para hacer colchones, y si es de algodón, tiene que ser de más de 100 hilos y tener varios dobleces para poder utilizar lo que yo llamaría “mascarilla comunitaria”, expresó.

Además, existen datos disponibles sobre estudios en situación experimental o de laboratorio que demuestran que estas mascarillas de tela tienen la capacidad para bloquear las gotas emitidas por la persona que las porta en el rango de tamaño más relevante (entre los 5 y 10 micrómetros); y en términos generales, muestran que el uso de máscaras disminuye la propagación de virus respiratorios.

Mascarilla quirúrgica

Son usadas tradicionalmente para reducir la posibilidad de infecciones, están diseñadas para evitar la diseminación, de dentro hacia afuera, de microorganismos que están normalmente presentes en la boca, nariz o garganta del personal quirúrgico, y que pueden ser proyectados sobre el campo quirúrgico, contaminándolo al respirar, hablar, estornudar o toser. El objetivo fundamental de su diseño no es proteger al trabajador, sino que es proteger el campo quirúrgico. Las mascarillas quirúrgicas no se consideran Equipos de Protección Individual (EPI).

En cuanto a su uso, deben estar sujetas de manera que se prevenga al máximo la entrada y salida de aire por los lados, para lo que las cintas debe estar apretadas de manera que la mascarilla se ajuste al contorno facial.

Una mascarilla quirúrgica debe ser eliminada cuando finalice el procedimiento en el que fue preciso su uso, y no debe dejarse alrededor del cuello. Cuando se va a iniciar un nuevo procedimiento que exige el uso de una mascarilla quirúrgica, debe utilizarse una nueva e higienizarse las manos antes de ponerla.

 

Mascarillas FFP (Filtering Face Piece)

Estas mascarillas las usan principalmente los trabajadores de la salud, cuando están expuestos a un contaminante (gas, producto químico, sustancia biológica…), presente en el aire y que puede ser peligroso para su salud al ser inhalado, deben usar un Equipo de Protección Individual (EPI) que proporcione protección respiratoria.

Algunas de estas mascarillas se caracterizan por ser equipos filtrantes, que eliminan los contaminantes existentes en el aire ambiental haciendo que el aire, antes de ser inhalado, pase a través de un material filtrante que retiene los contaminantes existentes en el aire ambiental, los equipos de protección individual respiratoria más usados son las máscaras FFP, en las unidades de salud deben ser usadas un tipo de máscaras autofiltrantes con el fin de evitar que los trabajadores de salud inhalen aerosoles que pueden contener agentes biológicos peligrosos procedentes de los pacientes.

En Honduras se cuenta con respiradores con pieza facial filtrante N95 (comúnmente llamados “respiradores N95”), es una mascarilla de filtrado, con buen ajuste y resistente a líquidos, probado y aprobado por el Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) y autorizado por la Food and Drug Administration (FDA)

detalle por la mascarilla

Están diseñadas para proteger de fuera hacia dentro y, además de proteger contra las partículas de mayor tamaño que impactan en su superficie externa, actúan como un filtro de los aerosoles de menor tamaño.

Una recomendación para el personal de salud que utiliza estas mascarillas FPP es que cuando la vaya a usar por un espacio corto de tiempo, se pueden elegir máscaras sin válvula de exhalación. Sin embargo, en la realización de tareas más duraderas, el uso de máscaras FFP con válvula exhalatoria es lo recomendable.

Las máscaras con válvula permiten la exhalación de partículas que pueden contaminar un ambiente estéril o el campo quirúrgico, por lo que no deben utilizarse en estos espacios.

mascarillas 2

Noticias relacionadas:

Comentarios