La OMS publica los 17 anteproyectos de vacunas que están en fase I, II y III

La fase tres es la última previo a la aprobación de una vacuna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo público el listado de los avanzados anteproyectos de vacunas candidatas para crear inmunidad contra la enfermedad SARS-CoV-2. De los 17 proyectos más avanzados, encabeza la lista la vacuna tipo ChAdOx1-S, de la Universidad de Oxford y AstraZeneca, misma que en la actualidad se encuentra en la fase tres de evaluación clínica.

Para contextualizar, la fase uno se refiere a la primera introducción de una vacuna en etapa experimental en una población humana para determinar inicialmente su seguridad y sus efectos biológicos, incluida la inmunogenicidad. Esta fase puede incluir estudios de dosis y vías de administración y generalmente involucra a menos de 100 voluntarios.

La fase dos se refiere a los ensayos iniciales para determinar la eficacia de la vacuna en un número limitado de voluntarios (generalmente entre 200 y 500); esta fase se centra en la inmunogenicidad.

Mientras que los ensayos de fase tres tienen como objetivo evaluar de forma más completa la seguridad y la eficacia en la prevención de las enfermedades e involucran una mayor cantidad de voluntarios que participan en un estudio multicéntrico adecuadamente controlado.

Al igual que la vacuna tipo ChAdOx1-S de la Universidad de Oxford y AstraZeneca, existen varios anteproyectos de vacuna como la Adenovirus Type 5 Vector, desarrollada por el Instituto de Biotecnología de Beijing, China, la cual se encuentra en fase dos.

Asimismo, la LNP-encapsulated mRNA, de la compañía biotecnológica Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, se encuentra en fase dos.

Esta vacuna en su primera fase dio resultados esperanzadores y se espera que en el mes de julio entre a fase tres en la que será probada en un número mayor de individuos, en los cuales deberá mostrar una seguridad y eficacia alta para poder ser usada en la población general.

Para acelerar la disponibilidad de la vacuna, la compañía ha contratado a encargados de producción, ingenieros y responsables clínicos y de regulatorio. Esa previsión habla de disponer de millones de dosis mensuales para finales de este año y de decenas de millones para 2021, siempre que los datos de seguridad, inmunogenicidad y eficacia sean favorables.

De la misma manera, el Instituto de Productos Biológicos, de Wuhan, y la compañía farmacéutica Sinopharm, de China, trabajan en proyecto de vacuna, la cual se encuentra por entrar a fase dos. A su vez, la compañía biofarmacéutica Sinovac, desarrolladora de vacunas contra enfermedades infecciosas, ya cuenta con un proyecto en fase similar.

En la misma posición se encuentran los proyectos de las compañías desarrolladoras de vacunas Novavax; BioNTech, Fosun Pharma y Pfizer, estas últimas tres trabajan en conjunto en el mismo proyecto.

Otros de los proyectos más avanzados son los desarrollados por el Instituto de Biología Médica, Academia China de Ciencias Médicas, Inovio Pharmaceuticals, Consorcio Genexine y el proyecto del Instituto de Investigación Gamaleya, entre otras cinco que están en la misma fase.

Opinión científica

Marco Tulio Medina, reconocido científico del país, dijo que, en vista de los datos optimistas del anteproyecto de vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca, la Comunidad Económica Europea ya hizo desembolso para agenciarse más de 300 millones de vacunas para distribuirlas entre los países europeos.

Asimismo, sustentó que uno de los proyectos de vacunas desarrolladas en China ya fue reportado como altamente promisorio, al igual que otros anteproyectos desarrollados en Europa.

No obstante, aunque varias vacunas ya estén en fase III y II no estarán disponibles de manera comercial antes de doce meses, aunque los procesos se han acelerado.

Medina aseveró que uno de los grandes retos a nivel mundial será la distribución de la vacuna: “Será un gran reto de magnitudes faraónicas, porque se debe abogar para que la misma sea accesible para todos los países y personas no importando su condición socioeconómica”.

A su vez, manifestó que muchas desarrolladoras de vacunas van persiguiendo lucro como cualquier empresa, no obstante, el objetivo debe ser humanístico donde el costo sea mínimo.

El destacado científico lamentó que, por intereses particulares de potencias mundiales y grupos tecnológicos, las investigaciones se realicen de manera aislada y no en conjunto, lo que ha duplicado esfuerzos y recursos económicos: “Existe una competencia por ser el primero en descubrir la vacuna”, lamentó.

El exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) informó que la Alma Máter forma parte del Proyecto Solidaridad de la OMS, donde existe un departamento para evaluar vacunas y se busca estar involucrados para evaluar vacunas en la población hondureña, así se garantiza la contribución de Honduras en la búsqueda de la vacuna indicada y también se asegura ser uno de los países priorizados para adquirirla.

Medina aconsejó que al momento de comprar las vacunas para la población, se haga de manera conjunta con los países de la región para obtener los mejores precios.

Al finalizar, Medina recomendó que al agenciarse las vacunas se debe priorizar a los trabajadores de la salud y a grupos que se encuentran en alto riesgo, como la tercera edad.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios