La pandemia y el confinamiento afectan la salud mental, destaca estudio de la UNAH

Los investigadores dieron a conocer sus estudios por medio de videoconferencia.

Investigadores de la Maestría en Psicología Clínica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) presentaron sus investigaciones nacionales e internacionales sobre los efectos en la salud mental que provoca el confinamiento por COVID-19.

Entre los trabajos que los maestrantes desarrollaron se destacó la investigación: “Preocupación por el coronavirus, salud mental y búsqueda de tratamiento psicológico en una muestra de población hondureña”.

Asimismo, se publicó “Salud Mental, estrés por confinamiento y preocupación por coronavirus: evidencia de Honduras, Chile, Costa Rica, México y España”.

En el primer estudio realizado mediante encuesta a unos 855 hondureños, los indicadores reflejan que existe mayor prevalencia a los síntomas obsesivo-compulsivos, ansiedad y sensibilidad interpersonal; la preocupación por coronavirus se relaciona con ansiedad y síntomas fóbicos (el temor a estar en lugares públicos rodeados de personas).

Cabe señalar que la primera investigación se realizó cuando en Honduras se reportaban los primeros casos (16 de abril al 23 de marzo), aún no existían decesos por la enfermedad, por lo tanto, la percepción entre los encuestados era que la situación de COVID-19 estaba siendo exagerada.

Mientras que en el segundo estudio realizado con datos recabados en cuatro países latinoamericanos y un europeo arrojó que el 59 por ciento de los encuestados manifestaron que lo que más les estresaba era la familia, similar porcentaje manifestó que otra de las preocupaciones tenía que ver con la parte económica.

De la misma manera, el 47% contestó que el tiempo de ocio le preocupa y estresa, asimismo el 42 por ciento manifestó tener preocupaciones académicas y solo el 40.80 por ciento aseguró sentirse preocupado por la salud.

Economía y salud

Miguel Landa, coordinador de las investigaciones, sostuvo que existe un mayor porcentaje de personas preocupadas más por la economía que por la salud, e interpretó que los encuestados se preocupan más por los ingresos económicos y el trabajo posiblemente por las medidas del confinamiento, ya que las personas, al estar dentro de su casa, se sienten con menos riesgo de contagio, sustentó el profesional de la psicología.

Landa dijo que el estudio realizado en Honduras, Costa Rica, Chile, México y España indica que el estrés y la preocupación por el aspecto económico difiere significativamente según el país, para el caso, Honduras tiene el porcentaje más alto de preocupación en el ámbito económico. Mientras que en Chile predomina el estrés en el ámbito familiar y en España hay puntajes bajos de preocupación por la salud.

El investigador de la Alma Máter sostuvo que el estudio remarca que estas preocupaciones difieren según el sexo, ya que las mujeres muestran mayor preocupación que los hombres en la salud y en el dominio familiar, por otra parte, los trabajadores de la salud poseen mayor preocupación en todos los dominios, excepto por el tiempo de ocio.

La investigación demostró que de los cinco países estudiados, Honduras y España tienen los puntajes más bajos de preocupación por coronavirus, aun y cuando el país europeo en el momento de la encuesta se encontraba en el tercer lugar en número de contagios.

Por su parte, el investigador Óscar Urtecho determinó que las personas incluidas en la muestra tienen dos preocupaciones fundamentales: la salud y la economía.

Urtecho subrayó que a partir de los resultados encontrados se hace visible la necesidad de realizar estudios sobre temas específicos como el duelo provocado por la COVID-19, confinamiento y violencia de género y la experiencia de personas diagnosticadas como positivas.

Reflexión

Yarani Echenique, coordinadora de la Maestría en Psicología Clínica, reflexionó que los principales hallazgos de las investigaciones determinan que el confinamiento, producto de las medidas de prevención, ha desencadenado graves amenazas para el bienestar mental en términos de ansiedad, depresión y somatización.

La académica enfatizó que el estrés por confinamiento es causado principalmente por la preocupación por sus familias, situación financiera y la condición de salud, ahondó que el impacto socioeconómico de la pandemia provoca preocupación por la falta de recursos y miedo a una nueva recesión.

“Estas grandes preocupaciones pueden asociarse con sintomatología clínica, hemos identificado que las personas con mayor estrés por confinamiento son las mujeres, los adultos más jóvenes y los trabajadores de salud, quienes tienen un mayor riesgo de enfrentar somatización, ansiedad y depresión”, expresó.

Echenique espera que los hallazgos puedan influir en los esfuerzos en políticas públicas para promover el desarrollo de asistencia en salud mental dirigida a grupos de riesgos con protocolos de intervención en crisis, utilizando las ventajas de la telemedicina.

“A partir de estos hallazgos debemos de actuar; esta crisis traerá repercusiones importantes en la salud mental, por lo tanto, en nuestros protocolos de prevención debemos incluir modelos primarios, secundarios y terciarios de intervención en salud mental”, sostuvo la académica.

 Al finalizar, Echenique manifestó que la UNAH, mediante investigaciones, promoverá la práctica basada en evidencia, aportando modelos de intervención que sustenten las necesidades encontradas por los investigadores.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios