La Ruta del Sol, un lugar histórico de arte rupestre en Honduras

Representación rupestre de la mata de maíz. Concepción de María.

Con el objetivo de dar a conocer los lugares históricos de Honduras, la Facultad de Ciencias Sociales, a través de su programa Rutas Históricas, nos lleva a hacer un recorrido por la Ruta del Sol, que abarca desde de San Marcos de Colón, Choluteca, Marcovia, San Lorenzo y Amapala.

 San Marcos de Colón es un municipio ubicado en el departamento de Choluteca, el recorrido comenzó en la montaña de La Botija, siendo el punto más alto de esa zona donde se puede apreciar de un lado la parte de Honduras, y al borde del precipicio hacia abajo, Nicaragua.

Uno de los fenómenos importantes de este lugar es el del nacimiento del río Coco o Segovia, el más grande de Centroamérica, que hace un recorrido de aproximadamente 481 kilómetros de extensión hasta su desembocadura en el mar Caribe, desde allí se visualiza también el valle de Choluteca, en donde también se pueden hacer varios deportes como senderismo, ciclismo, entre otros.

“En este punto se encuentra un importante fenómeno que es el nacimiento de dos ríos: el río Coco o Segovia, que desemboca en el Atlántico, y el río Tinto o Negro, que desemboca en el Pacífico”, explicó Erick Orban, geólogo de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

La zona del Guipilto es un lugar donde todas las rocas que se pueden apreciar tienen origen volcánico y se caracterizan por ser negras, de textura dura llamada basalto, utilizado para quebrar maíz o café y utilizada para moler, están puestas en forma circular donde se puede apreciar la presencia humana.

“En el lugar se perciben energías, y no hay ninguna duda que este fue un centro ceremonial de poblaciones probamente matagalpas de aquellos nombres que terminan en “lí” como Danlí, Estelí y Oropolí, pero también lencas y quizá chorotegas”, expresó Ramón Rivera, geólogo de la UNAH.

Parte del recorrido fue el Caulato, el cual es un cañón en donde nace el río Coco o Segovia; se recomienda ir con un guía y escuchar las leyendas de los pobladores para tener una experiencia única.

Otro punto del recorrido fue el de Concepción de María, que cuenta con 33 aldeas de población muy joven y totalmente rural en un lugar llamado La Pintura, cuyo nombre proviene del color de la tierra; en esta zona se encuentran petroglifos de arte rupestre y se cree que era un lugar donde hacían cultos los antiguos pobladores, y que a criterio de los geólogos, fueron los chorotegas.

Por lo general el arte rupestre se encuentra cerca de fuentes de agua, en pozas, en donde se hacían rituales. Se cree que este era un lugar utilizado para el inicio de personas al inframundo, también hay figuras astromorfas que representan la Luna y el Sol, pero se necesita más investigación.

Debido a la densa vegetación y dificultad para entrar, este lugar no ha sido investigado, también por el poco interés que se ha mostrado por la conservación del arte rupestre, y se espera pronto que esto quede denominado como patrimonio nacional para su mejor conservación y cuidado, pues en ciertos casos los pobladores han tomado conciencia, sobre todo en la zona de las pintadas.

En las piedras se encuentran grabados círculos, cuadrados, espirales, los cuales van evolucionado; existen diversos tamaños de rocas en donde sería difícil poderlas mover de lugar a otro, entre las rocas encontradas se encuentran figuras donde se puede apreciar el maíz.

Sin embargo, parte del problema es que las personas por falta de conocimiento no conocer el valor que tienen las piedras y los pobladores las ven como recurso de construcción, siendo utilizadas para hacer cercos, quemándolas porque todos "somos dueños de las piedras, porque este es parte de la comunidad" y no se pueden quemar piedras, hay varias incrustadas en cercos y es una pena que las autoridades desconozcan el valor histórico que tiene y se pueden encontrar más grabado y plantas en el pintadillo, así como figuras de arte rupestre.

Finalmente, el último lugar del recorrido fue El Corpus, en donde se encuentra una ciudad minera en la que hay una gran leyenda: se dice que en un túnel también se puede apreciar al fondo de toda la bocamina un lagarto de oro, y que los mineros dejaron de seguirlo porque si seguían excavando se caía la iglesia, aquí aparecía el lagarto dorado y todavía se saca el oro de forma artesanal.  

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios