LA TRADICIÓN DE NOMBRAR LOS AÑOS ACADÉMICOS EN LA UNAH

Distinción a la abogada, Alba Alonso de Quesada.

Este 25 de abril se inauguró oficialmente el año académico 2017 Alba Alonso de Quesada, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). La selección de este año es un reconocimiento a una dama que luchó por el reconocimiento de las mujeres como ciudadanas al iniciar una cruzada feminista para la conquista del voto para las hondureñas, un proceso que significó un importante triunfo en la lucha por los derechos civiles del país.

La tradición de nombrar los años académicos en honor a una figura inició en el 2008, cuando se eligió la figura de Juan Ramón Molina. La selección del poeta fue un reconocimiento a uno de los máximos representantes de la letras en los siglos XIX y XX, y que sirve aún de inspiración para los diversos literatos hondureños que encuentran en las prosa y versos de Molina una representación del modernismo en Centroamérica, por lo que muchos lo considerarían el poeta gemelo de Rubén Darío.

En los 9 años, desde que inició esta tradición, se ha nombrado a cuatro mujeres que han tenido un fuerte impacto en la sociedad; la primera de esta lista fue Visitación Padilla, en 2010, le siguieron Clementina Suárez, Lucila Gamero de Medina y obviamente Alba Alonso de Quezada. Todas las seleccionadas han roto moldes dentro de una sociedad que ha relegado el papel de la mujer a un segundo plano; pero gracias al esfuerzo de estas valerosas mujeres, muchas de las jóvenes hondureñas de ahora sueñan con un futuro diferente.

En ese sentido, la selección de cada personaje tiene como objetivo promover el pensamiento hondureño y crear condiciones para que se conozca la vida y obra de los hondureños y hondureñas destacadas en el desarrollo de sus funciones. Y su nombramiento se realiza a través de nominaciones en las unidades académicas, que elevan la solicitud a Consejo Universitario para su aprobación.

Pero más allá de la elección y nominación de un personaje ilustre, es importante señalar que su nombramiento es un punto de referencia para que las actuales generaciones conozcan a los protagonistas de la historia hondureña y en el marco de ese contexto, recalcar la importancia de los hitos, así como los alcances de sus acciones en beneficio de la cultura, sociedad y la academia hondureña.

Presentadas las razones anteriores, debemos interpretar que el significado institucional de nombrar los años académicos en honor a un personaje, tiene a primera vista dos objetivos:  el primero, reconocer la labor de un hondureño (a), y el segundo, pero no por eso menos importante, generar las condiciones necesarias para que la población no olvide a quienes los beneficiaron.

Lista de años académicos

2008: Juan Ramón Molina

2009: Froylán Turcios

2010: Visitación Padilla

2011: Ramón Oquelí

2012: Clementina Suárez

2013: Roberto Sosa

2014: Lucila Gamero de Medina

2015: Óscar Acosta  

2016: José Cecilio del Valle

2017: Alba Alonso de Quesada 

Noticias relacionadas:

Comentarios