La UNAH plantea recomendaciones fiscales a implementar durante y después de la pandemia

La UNAH recomienda priorizar el gasto en salud y recuperación económica.

Aplicar una política fiscal anticíclica, reformular el Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República del año en curso y priorizar el gasto público en salud sin descuidar la seguridad alimentaria, la educación y la seguridad ciudadana recomienda la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en su último boletín económico “La política fiscal y su importancia para la reactivación económica frente a la crisis de la COVID-19”.

El documento redactado por expertos en economía y administración pública de la Máxima Casa de Estudios enfatiza que la política fiscal debe jugar un papel importante en la mitigación de la crisis económica y social generada por la pandemia.

Resalta que la política fiscal debe proporcionar el impulso necesario para lograr una reactivación de la actividad económica que permita guiar al país hacia el desarrollo sostenible e inclusivo, debiendo contribuir al logro de estas metas a través de un sistema tributario eficiente y progresivo con una política de gasto público equitativo priorizando el acceso a la salud.

Los expertos indican que la contracción en la actividad económica ha deprimido tanto la oferta como la demanda de bienes y servicios, provocando que el gobierno se enfrente a una abrupta caída en la recaudación tributaria, caída que según Rocío Tábora, titular de la Secretaría de Finanzas, de enero a la fecha, ronda los 15 mil millones de lempiras.

Los ingresos del presupuesto público dependen principalmente de los impuestos ya que las empresas estatales como Hondutel y la ENEE, otrora generadoras de capital, se han convertido en carga que contribuye a incrementar el gasto, situación que ha obligado a aumentar de manera significativa los niveles de endeudamiento del país.

Consideraciones

politica fiscal

El boletín  económico N°6 de la Máxima Casa de Estudios considera de vital importancia la reformulación del Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República del año en curso, recomienda ajustar la realidad de la actividad económica producto de la crisis sanitaria, aplicando una política fiscal anticíclica, buscando atenuar la caída de la demanda agregada y procurando mantener activa y dinámica la participación del gobierno en la economía del país, reasignando los recursos por el lado del gasto hacia aquellos sectores indispensables para atender la emergencia.

Considera que el endeudamiento público se ha convertido en una vía necesaria para compensar la caída de los ingresos presupuestados y para asegurar el cumplimiento de los objetivos de una política fiscal anticíclica, proceso que debe realizarse de manera planificada.

No obstante, recomienda evitar en la medida de lo posible recurrir al endeudamiento interno y en lo que respecta al endeudamiento externo buscar las mejores condiciones concesionales en cuanto a tasas de interés, períodos de gracia y plazos de pago. A la vez reitera la recomendación de recurrir a un préstamo condicionado de emergencia proveniente del Banco Central de Honduras (BCH) para hacer más expedita la disponibilidad de recursos con el propósito de atender los gastos priorizados asociados a la pandemia y aquellos necesarios para atender a los sectores más afectados por la paralización de la actividad económica.

Al mismo tiempo, considera necesario agilizar las gestiones conducentes a la renegociación de los niveles de endeudamiento externo del país, tanto con los acreedores multilaterales como bilaterales de crédito para destinar dichos renglones presupuestarios de amortización y servicio de la deuda y reorientarla a la atención de la crisis sanitaria y a la reactivación económica “hay que iniciar un proceso de renegociación de la Carta de Intenciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, señala el documento.

Por otra parte, enfatiza que el Anteproyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República para el año 2021 debe darle continuidad a una política fiscal anticíclica y eficiente en la asignación del gasto público, tratando de manejar un déficit fiscal sin comprometer las condiciones macroeconómicas del país.

Advierte que plantearse un objetivo deliberado de alcanzar un equilibrio fiscal inmediato puede provocar que el Gobierno se vea en la obligación de recurrir a medidas extremas generando nuevos impuestos o modificar las tasas impositivas existentes, lo que se conoce popularmente como “paquetazos”, lo que provocaría un mayor deterioro en los ingresos tanto de las empresas como del nivel de vida de la población.

Revisar exoneraciones y franquicias

exo

Cabe señalar que en el país múltiples empresas y franquicias gozan de exoneraciones hasta por 25 años, ante esto, la UNAH recomienda implementar una revisión de las exenciones, exoneraciones y franquicias aduaneras con el fin de controlar y eficientar el gasto tributario, orientándolo a los objetivos de la recuperación económica sectorial.

En el numeral 6 del documento, la Máxima Casa de Estudios indica que se requiere de una política fiscal debidamente instrumentalizada como herramienta eficaz para compensar las brechas de desigualdad amplificadas por la paralización de la economía.

 En lo que corresponde a la reapertura inteligente, propone diseñar un plan de reactivación de las actividades de los grandes contribuyentes, claves para la generación de empleo e impuestos para garantizar un mínimo de ingresos tributarios en búsqueda de la estabilidad fiscal.

Al igual, se debe procurar de manera planificada, el regreso a sus actividades de las MiPymes y los integrantes del sector informal mediante un programa de capacitación, información y concientización, debiendo exigirles el cumplimiento de la normativa implementada para el control de la crisis, las medidas y protocolos de bioseguridad que disminuyan el riesgo de contagio y eviten un nuevo cierre de la economía.

Los expertos recalcan que “es imperativo contar con un plan efectivo de rescate económico que dimensione la magnitud de la crisis en el corto, mediano y largo plazo”, recomiendan la creación de la figura de un ente rector de la crisis, serio, responsable y creíble, mismo que debe garantizar la transparencia en el uso de los recursos por medio de procesos e instrumentos bien estructurados para no generar desconfianza en la ciudadanía.

Al finalizar, en el documento, la UNAH indica que existe la plena conciencia de la necesidad de una apertura gradual y controlada de la economía, mediante un proceso equilibrado entre salud de la población y la economía del país de tal manera que se pueda disminuir el riesgo de contagio de las personas y a la vez, retomar de manera paulatina y sostenida las diferentes actividades económicas.

Para ello, se debe continuar con los análisis y estudios técnicos involucrando a los diferentes entes del Gobierno, Academia, Empresa Privada y Sociedad Civil en la búsqueda del modelo que permita estructurar un plan seguro y factible de apertura con fundamento científico con el fin de asegurar el bienestar de toda la población.

boletin N0.6 1.UNAH

boletin N0.6 2 UNAH

 :Enlace para descarga en PDF: https://dircom.unah.edu.hn/dmsdocument/10174-boletin-unah-006-julio-2020-pdf

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios