Las redes sociales como herramientas para perpetuar crímenes

Las redes sociales se han convertido en una de las principales herramientas de comunicación y de entretenimiento, cada vez son más los usuarios que forman parte de estas redes que con la llegada de la pandemia han contribuido a acortar distancias y mantener la comunicación en el confinamiento, sin embargo, también están siendo una herramienta para perpetuar crímenes.

En Honduras, los jóvenes siguen siendo las principales víctimas de violencia, sobre todo cuando se emplean medios como las redes sociales para concretar delitos; el más reciente que se registra en el país es el de una joven de 15 años que fue encontrada muerta el pasado domingo, luego de salir de su casa para una entrevista de trabajo que le ofrecieron mediante una conversación que tuvo por Facebook.

Ante estos hechos, el coordinador la Carrera de Sociología de la Alma Máter, Antonio Tinoco, señaló que las redes sociales y sobre todo la tecnología pueden representar un peligro. “La víctima aparece vulnerable y controlada, ya que el criminal aprende a conocerla, además de todos los movimientos que esta hace a través de las redes sociales, lo que contribuye a que ejerzan sus actos delictivos… La tecnología que debería servir para que el Estado investigue a los criminales, están utilizándola para conocer a la víctima”, lamentó el catedrático universitario.

El uso de las redes

Por su parte el docente de la Escuela de Ciencias Psicológicas, Warren Ochoa, afirmó que las redes sociales son una realidad con la que han crecido y se han desarrollado adolescentes menores de 21 años, y esta no es la misma realidad para las personas de la generación anterior, por lo que para el psicólogo, que los jóvenes hagan tanto uso de las redes es entendible, sobre todo en la actualidad con la cuarentena.

Por otro lado, explicó que los jóvenes tienen una vulnerabilidad particular ya que la corteza cerebral tiende a madurar muy tarde, y ahí es donde pueden venir los peligros, y señaló que los primeros que toman ventaja de esa vulnerabilidad son los mismos dueños de las redes sociales que buscan la forma de volverlos adictos al uso frecuente.

Asimismo, estos jóvenes están muy expuestos a peligros como estafas, robo de datos, ciberacoso y se vuelve una presa fácil para grupos extremistas, por lo que recomendó restringir el uso de aparatos electrónicos y que tengan actividades concretas en la casa.

Consejos de seguridad

Hace un par de años la compañía de software de seguridad ESET advirtió que muchos delincuentes aprovechan el uso masivo de Internet y las redes sociales para cometer delitos, haciéndose pasar por amigos falsos, y brindó algunos consejos para no caer en la trampa de las amistades peligrosas:

  • Revisar y configurar las opciones de privacidad disponibles en cada una de las redes sociales que se utilizan.
  • Siempre que sea posible, se recomienda limitar al máximo el acceso de personas que pueden ver lo que se está haciendo.
  • Analizar la información que se decide publicar, ya que apenas se publica algo se pierde el control sobre lo que otros hacen con ese material. Lo más seguro siempre es evitar publicar aquello que no nos gustaría que el público vea.
  • Pensar como un atacante: ¿la información que se comparte puede ser utilizada en nuestra contra? Si es así, mejor no compartirla.
  • Tener cuidado con los mensajes sospechosos, ya sea que contengan enlaces o que suenen demasiado buenos para ser verdaderos. Esta recomendación aplica incluso para mensajes enviados por conocidos, ya que un atacante podría haber vulnerado la cuenta.
  • Chequear las solicitudes de amistad, lo ideal es aceptar solicitudes de amigos, conocidos o personas con las que se tenga amigos en común en la vida real.

Noticias relacionadas:

Comentarios