Listo plan para Retorno Seguro a la Vida Universitaria

La reapertura progresiva de actividades será bajo rigurosas normas de bioseguridad y tomando en cuenta las necesidades de brindar atención al público externo.

Haciendo uso del análisis científico y conscientes de su papel para el desarrollo humano sostenible de la sociedad hondureña, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) tiene listo el Plan para Retorno Seguro a la Vida Universitaria, enmarcado en cuatro etapas y bajo el método europeo 4/10 (cuatro días de labores presenciales y 10 días de teletrabajo), priorizando aquellas unidades que ofrecen servicios directos a la comunidad hondureña.

El instrumento tiene como propósito salvaguardar la vida y la salud de todas las personas de la comunidad universitaria en todo el país, haciendo uso del análisis científico y de métodos participativos para la toma de decisiones en la que primen el bienestar común y las posibilidades de adaptación en el retorno actual generado por la COVID-19.

El Plan establece que la UNAH optó por la estrategia 4-10 por su idoneidad y compatibilidad con las características y necesidades de los trabajadores y la institución, de igual manera, la misma está basada en la historia natural de la enfermedad y utiliza un período de latencia del virus (período no infeccioso) para las actividades laborales presenciales, y el periodo de alta infectividad para el confinamiento y teletrabajo.

aunhhhretorno

Asimismo, indica que los días de trabajo presencial pueden evaluarse continuamente y adaptarse según el comportamiento de la pandemia en la ciudad y en el caso de que un empleado de la Máxima Casa de Estudios presente síntomas en cualquiera de los días, ya sea durante el trabajo presencial o durante el confinamiento con teletrabajo, deberá seguirse con el protocolo establecido.

De la misma manera, enfatiza que las medidas colectivas e individuales como toma periódica de pruebas, higiene de manos, uso de mascarillas y distancia segura, deben seguir utilizándose de forma estricta durante las jornadas de trabajo y fuera de las instalaciones universitarias.

Excepciones

La propuesta recalca que prima la salud y la vida de todos los hondureños y enmarca que quedarán excluidos del retorno a labores las personas que padezcan enfermedades base o condiciones como cáncer, enfermedad renal crónica, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), personas inmunodeprimidas (sistema inmunitario debilitado) por trasplante de órganos sólidos, trastornos metabólicos (obesidad), afecciones cardíacas graves como la hipertensión arterial, enfermedades cardíacas graves tales como insuficiencia cardiaca, enfermedad de la arteria coronaria o miocardiopatías.

Quedan exentas también aquellas personas que presenten enfermedad de células falciformes, diabetes Mellitus tipo y enfermedades de salud mental, no obstante, estas personas deberán presentar constancia médica que refrende el padecimiento de tales patologías.

De igual manera, el Plan para Retorno Seguro a la Vida Universitaria establece que  no se presentarán a laborar las personas mayores a los 60 años y mujeres embarazadas.

Etapas

En cuanto a las etapas, el documento establece cuatro, donde en la primera etapa se integrará a las unidades que prestan servicios directos a la comunidad hondureña, misma que se considerará parte de un proceso de pilotaje, enfocado en la provisión de servicios de atención directa al público y aquellas unidades necesarias para asegurar el mantenimiento y bienestar de los activos de la UNAH.

Entre las que proporcionan servicios directores a la comunidad y a manera de pilotaje se seleccionaron a la Tesorería, Secretaría General, Dirección de Educación Superior, Dirección de Ingreso, Permanencia y Promoción y la Secretaría Ejecutiva de Administración y Finanzas, Unidad encargada de proveer equipo de bioseguridad, pago y proveedores.

En cuanto a las Unidades de Mantenimiento para esta primera etapa se incorporará Servicios Generales, el Bioterio de la Facultad de Química y Farmacia; el Mariposario y demás activos que necesitan mantenimiento de la Facultad de Ciencias; la Dirección Ejecutiva de Gestión y Tecnología (en casos especiales) y la Secretaría Ejecutiva de Administración de Proyectos de Infraestructura será la encargada de las instalaciones de bioseguridad.

También se reintegrará la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo de Personal (actualización de expedientes físicos), Unidades Académicas (coordinación y administración) y el Centro de Diagnóstico de Imágenes Biomédicas de Investigación y Rehabilitación (CDIBIR).

La segunda etapa: Administrativa y de Gestión Primaria, integrará a todas aquellas unidades administrativas y de gestión necesarias para el funcionamiento y direccionamiento básico de la institución como las vicerrectorías, secretarías ejecutivas, facultades (a nivel de decanaturas, secretarías académicas y administración), direcciones académicas (posgrados, investigación, DVUS etc.), Auditoría Interna, Comisión de Control de Gestión y otras unidades administrativas que soliciten la presencialidad.

En la tercera etapa: Proyección y Gestión Académica, se incorporará a todas las unidades de gestión académica y las de proyección institucional como UTV, el Canal Universitario de la Cultura; la Cinemateca Enrique Ponce Garay, el Centro de Arte y Cultura (CAC), el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS), Asesoría Legal, así como todas las unidades de Gestión Académica y Administrativa.

La cuarta etapa: Academia, en esta etapa se contempla el retorno a todas las actividades académicas, se esperaría que el 100% de las unidades ejecutoras estén en funciones, esta es la fase más distante puesto que para ese entonces se esperaría que los avances médicos garanticen la seguridad de todo el personal ya sea mediante la aprobación de una vacuna o por otros medios, incluye Facultades y Centros Regionales, incorporación general.

Observaciones

El documento refiere que una vez aprobado el pilotaje de la primera etapa, todo el personal apto para la incorporación presencial será parte de las jornadas de inducción y formativas sobre medidas de bioseguridad impartidas por personal de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM).

El personal que se identifique apto para el retorno deberá registrar su expediente de salud y seguimiento diario de forma electrónica a través de los medios disponibles, en este caso, por medio de la aplicación Doctor 1847, y deberá someterse a pruebas diagnósticas de COVID-19 antes de incorporarse al pilotaje.

Cabe destacar que el Plan contempla la incorporación solamente del personal necesario, por lo que no busca el retorno laboral en masa de los trabajadores, sino que busca reactivar los servicios que la UNAH entrega a la sociedad implementando un retorno gradual.

Para los calendarios de trabajo por grupos, se utilizará el sistema 4/10 propuesto por la Comisión COVID-19; por otra parte, propone solicitar a la Secretaría de Salud y al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) que proporcione los medios para que la Máxima Casa de Estudios pueda contar con una clínica o minitriage para detectar a tiempo cualquier contagio entre sus trabajadores.

Impresiones

Armando Sarmiento, titular de la Secretaría Ejecutiva de Desarrollo Institucional, integrante del equipo académico-científico que redactó el Plan y vocero de la Comisión COVID-19 de la Máxima Casa de Estudios, dijo que la implementación de las etapas dependerá de la evolución de la pandemia a nivel nacional “se realizarán revisiones periódicas para ver el comportamiento y en función de ello se tomarán las decisiones que se requieran para avanzar a las siguientes etapas, priorizando la salud del trabajador”.

En cuanto a los empleados por cada Unidad, subrayó que depende de las necesidades a cubrir en lo que corresponde a la atención al público, por lo que se está coordinando con las unidades para determinar el mínimo requerido, teniendo como política institucional, la presencialidad de la menor cantidad de trabajadores posibles.

Por su parte, Ana Lourdes Cardona, jefa del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas e integrante del equipo científico que colaboró en la realización del Plan para Retorno Seguro a la Vida Universitaria, dijo que definitivamente se tiene que regresar a laborar, sin embargo, ese regreso debe ser de manera segura, ordenada e inteligente, bajo un pilotaje y condiciones óptimas de la institución para sus trabajadores.

Cardona explicó que el método 4-10 es una estratégica cíclica de confinamiento que surgió a partir de una propuesta de investigadores israelíes que no la echaron a andar por condiciones propias de país y sobrevivencia, pero fue ejecutada en Austria en todos los niveles educativos, dando buenos resultados.

“Con esta estrategia se permitirá reactivar la vida académica, esperando trabajar con la dinámica viral donde existen cuatro días de período de latencia del virus y en ese tiempo el mismo no es infeccioso”, recalcó la especialista en salud pública.

Al finalizar, dijo que el distanciamiento personal efectivo y las medidas de bioseguridad serán estrictas y de manera continua, a la par de otras estrategias como el método “Médico de empresa” donde se contará con clínica cercana al trabajador.

Para más detalles, ingrese al siguiente link:

 https://www.unah.edu.hn/dmsdocument/10472-plan-de-retorno-seguro-unah

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios