Lo último sobre la reapertura económica en Honduras y el uso de aires acondicionados

La mesa multisectorial para la reapertura económica recomendó este lunes 27 de junio avanzar a la fase uno en todo el territorio nacional, de forma gradual, responsable y ordenada, a fin de rescatar alrededor de medio millón de empleos que se encuentran en peligro de perderse, garantizando el mínimo nivel contagio.

“Hemos estado presentes con tres objetivos claros: primero, salvaguardar la vida y la contención de la pandemia, segundo, proteger la cadena alimentaria y tercero, proteger los empleos y la economía. Hoy estamos presentes en esta mesa sectorial donde han sido largas horas de trabajo, pero todo con un solo objetivo, el bien común, el bien de Honduras”, manifestó Aline Flores, presidenta del Consejo Empresarial de América Latina Capitulo Honduras.

“Por un lado, se debe de revitalizar la economía para que no se pierdan empleos, para que no mueran empresas, pero también se debe garantizar que no enfermen ni fallezcan más conciudadanos, para lo cual los hondureños debemos de tener acceso a servicios de salud con calidez y con calidad”, acotó Omar Rivera, secretario general del Foro Nacional de Convergencia.

En concordancia con lo expuesto por los representantes de los demás miembros del organismo multisectorial, el rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Francisco Herrera Alvarado, quien llamó a la transparencia en el manejo de los fondos destinados a hacerle frente a la pandemia, señaló que en estos momentos el tema económico se está convirtiendo en un problema mucho mayor que el de salud, por lo que cada ciudadano debe asumir su responsabilidad de ayudarle al país.

Al respecto, el comisionado especial para la atención de la emergencia, Lisandro Rosales, indicó que en horas de la tarde-noche se revisará la propuesta para tomar una determinación en beneficio de la mayoría de la ciudadanía, ponderando entre la salud y lo económico.

Actividades presenciales y aire acondicionado

Ante el posible retorno a las actividades laborales presenciales por la reactivación económica en las próximas semanas y el temor de contagio de COVID-19 a través del aire acondicionado, la coordinadora de Vinculación de la Facultad de Ingeniería de la UNAH, Guadalupe Núñez, afirmó que el problema no es el uso, sino la falta de mantenimiento.

Según lo expuesto por la ingeniero industrial y excoordinadora académica de dicha carrera, la limpieza de los aparatos y sus sistemas de ventilación debe realizarse por lo menos cada semana, debido a que cuando se apagan, las partículas de los espacios se acumulan y el personal de mantenimiento por lo general lo único que limpia son las rejillas; esto aplica también para ventiladores y secadores de manos.

“No es en sí el aire fresco, sino la acumulación de partículas, virus y bacterias del ambiente porque instalan los aparatos y nunca más se acuerdan de darles un verdadero mantenimiento, a menos que se descompongan”, expuso.

Para prevenir el contagio de los empleados en las oficinas y otros espacios de trabajo, adicional a medidas de bioseguridad como el uso de mascarillas y caretas, lavado constante de manos y distanciamiento físico, Núñez resaltó además medidas como el espaciado de los cubículos o la colocación de pantallas de acrílico entre cada uno, así como la instalación de lavabos y dispensadores de gel en sitios estratégicos.

Noticias relacionadas:

Comentarios