Locatarios plantean alternativas ante cierre de mercados capitalinos

foto de archivo

Ante el incremento de casos de COVID-19 en el Distrito Central, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) y la Secretaría de Seguridad determinaron cerrar de manera indefinida a partir de este viernes 19 de junio al menos seis mercados capitalinos.

Previo a la ejecución de dicha iniciativa, representantes de los locatarios se reunieron de emergencia este jueves con autoridades municipales, de seguridad y del Foro Nacional de Convergencia (Fonac) con el propósito de buscar alternativas comunes que contribuyan a frenar la propagación del mortal virus y discutir los parámetros de reapertura a fin de no afectar la economía de las miles de familias que dependen directa e indirectamente de los ingresos generados por la venta de productos en las referidas centrales de abastos.

“Hay un reto muy importante, se deben implementar medidas de obligatorio cumplimiento que permitan la operación segura y responsable, incluyendo el ingreso solo de las personas a las que les corresponde circular según el último dígito de su tarjeta de identidad, así como la colocación de zonas de triaje en cada uno de estos mercados”, manifestó Omar Rivera, secretario ejecutivo del Fonac.

“Es un compromiso en doble vía, un balance entre garantizar que la actividad económica se reactive, garantizar que se cumplan las medidas de bioseguridad y que se le preste atención sanitaria oportuna”, añadió.

En torno al abordaje sanitario, el presidente de la Asociación de Mercados, Rafael Sánchez, resaltó la necesidad de la aplicación masiva de pruebas rápidas in situ por parte de la Secretaría de Salud para poder identificar a los pacientes positivos y brindarles atención oportuna.

Soluciones

Los mercados municipales que cesarán operaciones hasta nuevo aviso son Las Américas, Colón, San Isidro, Zonal Belén, Mama Chepa y San Miguel; su reapertura se enmarca en el establecimiento y cumplimiento de un estricto plan de bioseguridad. No obstante, seguirán operando el mercado San Pablo, Perisur, Jacaleapa y la Feria del Agricultor, tanto del Estadio Nacional como de Villa Nueva, entre otros.

Al respecto, el arquitecto Dino Rietti, especialista en planificación del desarrollo, ordenamiento territorial y gestión de riesgo, señaló que no basta con cerrar las entradas, sino de abordar toda la zona, pues “el problema se debe atacar desde la raíz, con soluciones permanentes”.

En ese sentido, recomendó una mejor distribución de los espacios para que se pueda guardar la distancia y la construcción de baños y lavaderos para que las personas que venden y las que compran puedan lavarse las manos y mantener las medidas de salubridad necesarias, así como despejar las calles que actualmente están ocupadas por vendedores ambulantes, para que la circulación sea la adecuada, tal como ocurrió en Lima, Perú, en donde con los impuestos reportados se brinda saneamiento.

Debido a que en la actualidad frente a los negocios formales hay casetas y luego sombrillas, Rietti dijo que “si esos comerciantes se van a desalojar, tienen que meterlos en los locales; si no, se pondrán a vender en las entradas a las colonias cercanas”.

Mientras tanto, el portavoz de la Secretaría de Seguridad, Luis Osavas, calificó el cierre como una oportunidad para frenar los niveles de contagio. De igual manera, el regidor municipal Juan Carlos Munguía resaltó que esta disposición lo que procura es el bienestar común de la población en general.

Noticias relacionadas:

Comentarios