Luego de ser diagnosticadas con de cáncer de mama, pocas pacientes reciben acompañamiento psicológico

La prestación de servicios de salud para las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama resulta precaria, dado que luego de recibir la noticia, son pocas pacientes las que reciben acompañamiento psicológico y emocional para sobrellevar sus emociones y algunas inclusive lejos de recibir asistencia, son despedidas de sus empleos; así lo dio a conocer la doctora Virna Rivas, oncóloga y docente del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas de la Máxima Casa de Estudios.

La académica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras refirió que recibir el diagnóstico de cáncer de mama genera fuertes repercusiones, dado que afecta tanto a la persona que tiene la enfermedad como a su círculo familiar y amistoso, por ello estas personas necesitarán ayuda psicológica para mejorar el proceso de estas emociones.

Para muchas mujeres el cáncer de mama implica una situación que afecta física y psicológicamente su calidad de vida. Una de las fases en las que se presenta un mayor deterioro emocional es durante el tratamiento, debido a los efectos secundarios, colaterales y secuelas del mismo, como la cirugía.

“En nuestro país no existe esa conciencia de acompañamiento psicológica, ya que a la paciente se le da tratamiento como la quimioterapia, mastectomía, pero no se le suele dar acompañamiento psicológico”, explicó la especialista.

La galena puntualizó que para una mujer, perder uno o ambos senos influye de manera negativa en su concepción femenina, particularmente en una sociedad masculina que valora a las mujeres desde esa perspectiva y estándares.

La doctora también explicó que las mujeres se conciben desde esos aspectos femeninos; en ese sentido, cuando se les cae el cabello mientras están recibiendo quimioterapia también puede ser un fuerte impacto; así que también puede necesitar acompañamiento psicológico para sobrellevar este proceso.

“En todo este proceso es crucial fortalecer la autoestima de estas pacientes, así como la atención psicológica y emocional para los familiares, especialmente los cónyuges, dado que, al no poder soportar esta carga, a veces abandonan a su pareja”, acotó Rivas.

Vistazo mundial

Una investigación española publicada en la revista Index de Enfermería, titulada Impacto psicológico frente al diagnóstico de cáncer de mama. Primeras reacciones emocionales, señala que “el diagnóstico de cáncer de mama desencadena un impacto psicológico. La mayoría de las mujeres experimentan sentimientos de ansiedad, incertidumbre, miedo o depresión. Después, más allá de la noticia, está la esperanza. Uno de los problemas de esta enfermedad es el miedo que produce al asociarse inevitablemente a la idea de muerte”.

La misma investigación indica que adaptarse a vivir con una enfermedad exige tiempo, paciencia, apoyo e interés por participar en el cuidado de la propia salud. Vivir con una enfermedad plantea nuevos retos a la persona que la padece y aprender a afrontar esos retos es un proceso largo, en tanto que entender qué le ocurre y participar activamente en el cuidado de la propia salud ayuda a afrontar los nuevos retos que van apareciendo.

¿Cómo detectar el cáncer de mama?

Aprovechando la ocasión, y que estamos en el mes rosa, mes de octubre, mes donde se busca concientizar acerca de esta problemática, la doctora Rivas explicó cómo se debe realizar una autoexploración y cuál es la importancia.

“Existen muchas formas en que nosotros podemos hacer una detección temprana de cáncer de mama, especialmente lo podemos hacer a partir de los 20 años, mediante la autoexploración de mamas, de manera mensual. Esto se hace a través de la palpación y la observación en el espejo de cualquier tipo de anormalidad que se pueda estar presentando en o sobre la piel”, remarcó la doctora.

Agregó: “Lo importante es que estas pacientes puedan conocer sus mamas y al momento de encontrar cualquier tipo de anormalidad acudir a asistencia médica. El examen idealmente se debe hacer 3 a 5 días después que ha pasado su período menstrual porque en este tiempo las mamas no se encuentran tan influenciadas por las hormonas y es mucho más fácil hacer la detección de este tipo de tumores”.

Según la experta, también “es importante visitar a un ginecólogo por lo menos, una vez al año a partir de los 25 años, aunque no sientan ninguna molestia, los médicos pueden detectar incluso los tumores más pequeños (de 3 a 5 centímetros), así que es importante acudir al médico”.

Pero la más importante de todas las herramientas es la realización de la mamografía a partir de los 40 años, es algo primordial, hacerlo por lo menos una vez al año, y este procedimiento sirve para detectar las lesiones casi imperceptibles (de 1 o menos centímetros). Si se trata de pacientes que tienen menos de 40 años, se debe realizar un ultrasonido de mamas.

Noticias relacionadas:

Comentarios