MARTIN LUTHER KING PENSÓ EN UNA CANCIÓN ANTES DE MORIR

Hoy es el tercer lunes de enero, día que Estados Unidos proclamó en homenaje a Martin Luther King Jr., uno de los emblemas del movimiento por los derechos civiles para los afronorteamericanos en las décadas de 1950 y 1960, asesinado el 4 de abril de 1968.

Hoy es el tercer lunes de enero, día que Estados Unidos proclamó en homenaje a Martin Luther King Jr., uno de los emblemas del movimiento por los derechos civiles para los afronorteamericanos en las décadas de 1950 y 1960, asesinado el 4 de abril de 1968.

Más allá de una efeméride, para Presencia Universitaria esta es una razón para analizar la segregación racial que aún vive ese país donde residen y trabajan más de un millón de compatriotas.

Respetando la naturaleza de esta sección (Arte Play), también compartiremos un par de canciones relacionadas con este personaje de la lucha social.

En blanco y negro

La historia de Estados Unidos se escribe en blanco y negro. Desde la guerra civil y la esclavitud de los siglos XVIII y XIX; pasando por la segregación racial implícita del «separated but equal» (separados pero iguales) admitida hasta mediados del siglo XX; el Ku Klux Clan; hasta la elección de un presidente negro, quien recientemente admitió que el sueño de Martin Luther King, parece aún más difícil de alcanzar que hace 50 años, reconociendo que la brecha racial no se cierra en ese país del norte.

A pesar de la infinidad de retos, no cabe duda que Estados Unidos ha avanzado en la lucha contra el racismo. Lejos suena en la historia 1963, cuando un hombre y una mujer afroamericana fueron los primeros en inscribirse en una universidad para «blancos»; o la celda donde encerraron a Rosa Parks en 1955, después que ella no quisiera ceder a un hombre el asiento reservado para blancos en un autobús.  

No obstante, como bien lo dijera Obama, después de cumplirse 50 años del discurso paradigmático «I have a dream», que Martin Luther King ofreció frente a 250 mil personas en la ciudad de Washington D.C, aún hay racismo en ese país que se autoproclama como la democracia más avanzada del mundo.

En su declaración, el presidente no se equivoca. Desde que él ganó las votaciones de 2008, ni un político negro ha logrado ser electo para la cámara alta y el único gobernador afroamericano dejó el cargo el año pasado.

Igualdad racial, todavía un sueño

¿Cómo se expresa el racismo en el siglo XXI? ¿Qué rostros tiene ahora la segregación hacia las minorías? Revisemos un par de datos. Una encuesta realizada el año pasado indicó que 8 de cada 10 negros estadounidenses opinan que falta mucho por alcanzar la igualdad racial. Otro estudio muestra que los afronorteamericanos fueron más proclives que otros grupos raciales a decir que se les había discriminado durante el año pasado, 35% contra 20% de hispanos y 10% de blancos.

Apenas uno de cada cuatro negros estadounidenses manifestó que su situación racial es mejor ahora que hace cinco años. Para el 49% de los estadounidenses aún falta un gran trecho para lograr la igualdad de razas, y en ese universo, el 79% de los negros tiene esa percepción contra el 44% de los blancos y el 48% de los latinos.

A 46 años del crimen en contra de Martin Luther King y a 23 años de la golpiza que cuatro policías blancos le atestaron a Rodney King, la segunda minoría del país (por debajo de los latinos) piensa que los blancos tienen más oportunidades. La muestra encontró que en oportunidades de educación, el 56% de los negros siente que los niños blancos y negros tienen las mismas en sus comunidades para tener una buena enseñanza, pero el 43% piensa lo contrario. Eso es grave.

Otra investigación de 2012, revela que 44,038 niños y adolescentes negros murieron desde 1979 por disparos de armas de fuego, lo que confirma que el homicidio por armas fue la principal causa de muerte entre los jóvenes negros de entre 15 y 19 años, quienes además tienen ocho veces más probabilidades de ser víctimas de estos ataques que los jóvenes blancos.

Por último, un informe presentado hace cinco años por la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU en inglés), conocido como Ayres Report, mostró que ser negro o latino parece ser un factor determinante cuando un policía ordena a un automovilista o peatón detenerse. Los afroamericanos son 166% y los latinos 132% más propensos que los blancos a que se les ordene salir del vehículo.

Los hondureños y hondureñas inmigrantes además tienen que enfrentar leyes «racialmente intrusivas» y discriminatorias como en los estados de Carolina, Arizona, Arkansas, Texas y Florida.

Precious Lord, Take My Hand

Martin Luther King fue nombrado en 1963 el «Hombre del año» por la revista Time y en 1964 ganó el Premio Nobel de la Paz. Cuatro años después de este reconocimiento, un segregacionista blanco se acercó al balcón del Lorraine Motel en Memphis, desenfundó el arma y le disparó al líder social, quien se encontraba descansando antes de salir a una reunión. Minutos antes Martin Luther King dio sus últimas palabras al músico Ben Branch, quien tocaría esa noche. Le dijo: «Ben, prepárate para tocar Precious Lord, Take My Hand (Señor, toma mi mano). Tócala de la manera más hermosa».

No les compartimos la versión de Branch, pero sí la de Aretha Franklin. Un verdadero gusto para los oídos, una canción que va más allá de la «religiosidad» de su letra. 

Para los oídos más «contemporáneos», a continuación colocamos la canción que le dedicó el rapero afroamericano Common (conocido primeramente como Common Sense y nacido como Lonnie Rashid Lynn) a Martin Luther King. Reconocido en el mundo del rap por sus letras, Common es para muchos un «artista» del hip-hop.

Noticias relacionadas:

Comentarios