Más de 160 millones de años tardó en formarse el territorio hondureño, según docente de la UNAH

Manuel Rodríguez durante su exposición.

Un aproximado de 160 millones de años tardó en formarse el territorio hondureño, sostiene una recopilación de trabajos en los que ha participado el Instituto Hondureño de las Ciencias de la Tierra (IHCT), y que fue expuesto a través del expositor Manuel Rodríguez, catedrático del Departamento de Física de la Tierra y especialista en geofísica de la UNAH

“Hemos presentado una compilación de información de GPS y estudios elaborados desde 1999 hasta 2017 en los que hemos participado”, afirmó Rodríguez en un coloquio que se desarrolló en el salón Albert Einstein.

En la disertación, el catedrático graficó una línea de tiempo desde el período jurásico hasta el neógeno de los procesos geológicos que dieron paso a la formación de Centroamérica y el Caribe, combinando además anomalías magnéticas, aspectos geológicos en costas cerca de la zona de subducción, cuencas oceánicas y datos de zonas de fractura desde la fosa de Caimán hasta el Pacífico.  

“Estamos hablando de la historia geológica de lo que llevó a conformar los territorios del istmo centroamericano desde 200 millones de años atrás hasta la actualidad, en el caso de Honduras que era parte del bloque de Norteamérica y que ha ido migrando hasta la posición actual", argumentó Rodríguez.

Honduras está ubicada en el norte de Centroamérica una de las zonas de mayor actividad tectónica y sísmica del mundo, esto no solo por la interacción de las tres grandes placas, Norteamérica, Caribe y la placa de Cocos, sino también por la interacción de una serie de microplacas y bloques que complican aún más el entendimiento del comportamiento tectónico en la zona.

El futuro

Los estudios indican que el istmo y Honduras se están alejando de África y Europa en dirección al océano Pacífico.

“Esto es la parte fascinante de investigar sobre estas temáticas”, dice Rodríguez, quien trabaja año con año actualizando estos datos.

Además sostiene que los fenómenos sísmicos que han ocurrido en los últimos meses en el anillo de fuego son normales, pues son procesos que el planeta ha hecho siempre desde sus inicios.

“No creo que haya algo fuera de lo normal, pues son puntos donde se espera que tengan actividad sísmica importante”, finaliza el catedrático de la UNAH.

Noticias relacionadas:

Comentarios