Medidas deben ser aplicadas para protección del tapir de Baird, especie en peligro de extinción

Científica hondureña de la UNAH, Nereyda Estrada participa en investigación científica del tapir Baird, también conocido como el tapir centroamericano o norteño.

Un cuarto de las especies mamíferas está en peligro de extinción por múltiples razones, entre ellas la cacería y los conflictos con humanos. El tapir de Baird, también conocido como el tapir centroamericano o norteño, no es la excepción. Los tapires son únicos evolutivamente, por lo que según expertos la extinción de esta especie representaría una gran pérdida de linaje genético.

La investigación científica “Estado poblacional, conectividad, y acción de conservación para el tapir de Baird en peligro de extinción”, desarrollada por investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) e internacionales, analizó la situación de peligro de extinción que sufren los tapires de Baird, planteando una serie de recomendaciones para su conservación.

La investigación científica trabajó en conocer el estado poblacional del tapir en términos numéricos y el estado de su hábitat conociendo los parches de bosque en la región y si están aislados o conectados entre sí. Es de mencionar que los tapires necesitan de grandes áreas para sobrevivir y se mueven de forma amplia en el ecosistema considerando que son herbívoros. Que sus ecosistemas estén aislados o fragmentados unos de los otros simbolizan una gran amenaza para su sobrevivencia.

Como primera recomendación para la protección del hábitat de los tapires destaca la protección del hábitat ya existente, fortaleciendo las áreas que están bajo protección. Aunque hay áreas protegidas, estas sufren de deforestación y cacería que alteran el ecosistema. De las 328 áreas protegidas que interconectan el hábitat de los tapires, 43 tienen deforestación mayor al 5 % en los últimos 13 años, por lo que se debe revertir y detener la deforestación.

Asimismo, se debe trabajar en persuadir a los gobiernos para que prioricen estas áreas protegidas y su manejo, aplicando sentencia a criminales ambientales. La investigación propuso la herramienta de monitoreo especial (SMART), un programa abierto de software diseñado para facilitar la recolección, análisis y comunicación de información de las áreas protegidas y los esfuerzos de vigilancia.  Como otro planteamiento se menciona el trabajo con las comunidades indígenas para preservar y hacer cumplir sus derechos de tierra, y ayudar a comunidades locales a mantener sus prácticas tradicionales. En la mayoría de los casos las comunidades indígenas actúan de forma más efectiva que los entes gubernamentales para la conservación de los hábitats silvestres.

 Metodología

Unos de los científicos de la investigación, el doctor Cody Schanka, contando con una especialidad en modelaje de hábitats, utilizó un modelo de distribución de especies para el proceso investigativo. Estos modelos permiten predecir las preferencias del hábitat de un organismo usando dos tipos de datos, datos de localidad o de dónde están presentes los tapires y datos de distribución de las especies. Para la investigación se empleó un modelo integrado de datos de presencia y de ausencia, lo que representa un modelo novedoso y fortalece la predicción de donde se pueden encontrar los datos.

 Asimismo, se utilizaron variables del ecosistema, del hábitat, del clima, variables del uso del suelo, del uso del hábitat en sí y variables de amenaza, como la cercanía de los tapires a las carreteras. La información geográfica de las bases de datos se modeló con los datos de presencia de los tapires en mapas desde la región del sur de México hasta el norte de Colombia, que es la distribución actual de esta especie en el mundo. En los mapas se representaron los parches y las muestras de tapires en cada parche. Mediante colores se representó la intensidad del bosque y su cobertura. Para la detección de tapires en el territorio hondureño se utilizaron trampas cámara ya que los tapires son especies elusivas y resulta un reto ver a un tapir en la vida silvestre.

Se logró identificar un estimado de 28 parches de hábitat en toda la región. Esos 28 parches cubren un estimado del 23.2 % de todo el rango de distribución, lo que indica una señal de alarma para la recuperación del hábitat. Dos de los sitios más críticos para la conectividad de hábitat del tapir son Honduras y Panamá. En el norte de Honduras se visualizó que no se cuenta con ningún parche óptimo que permita la sobrevivencia de una población de tapires a largo plazo. Otro parche de baja conectividad se encuentra en Yucatán, México.

Las poblaciones de tapires que estén aisladas están condenadas a la extinción. Cerca del 40% de todas las áreas que tienen características adecuadas para el tapir están sin ningún tipo de protección, ni legal ni real. Otras áreas cuentan con un decreto para su protección, pero en la práctica no son protegidas. Es de señalar que las dos poblaciones más importantes de toda la región para la conservación de los tapires se encuentran en tierras indígenas, uno de esos parches en la Mosquitia hondureña, lo que llama la atención a los investigadores para trabajar con los grupos indígenas.

Cabe destacar que esta investigación científica fue publicada en la revista científica Biological Conservation, que forma parte de la base de datos bibliográficos Scopus.  Como investigadores del artículo científico destacan Nereyda Estrada de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Cody J. Schanka, Michael V. Covec,  Eugenio  Y.  Arimaa,  Laroy  S.E.  Brandt, Esteban Brenes-Morae, Andrew Carverf, Angelica Diaz-Pulidog, Rebecca  J.  Fosteri,  Oscar Godínez-Gómez, Bart J.  Harmseni,  Christopher  A. Jordan, Timothy H. Keittk, Marcella J. Kellyl, Joel Sáenz Méndez, Eduardo Mendoza, Ninon Meyer, Gilberto Pozo Montuy, Eduardo J. Naranjo, Clayton K. Nielsen, Georgina O'Farrill, Rafael Reyna-Hurtado, Marina Rivero, José Pablo Carvajal Sánchez, Maggie Singleton, J. Antonio de la Torret,  Margot A. Woodv, Kenneth R. Young, y Jennifer A. Miller.

 Conoce a Nereyda Estrada

La científica Nereyda Estrada de la UNAH, participante en la investigación, expresó que la investigación “Estado poblacional, conectividad, y acción de conservación para el tapir de Baird en peligro de extinción”, es una investigación colaborativa y dirigida por el doctor Schanka en el pasar de su doctorado. El experto logró la colaboración de más de 30 investigadores, desde México hasta Colombia, para formar parte del proceso que duró varios meses de trabajo. Señaló que la investigación moderna cada día va más en el ámbito de la colaboración, en este caso la colaboración internacional, en donde cada investigador desde su experticia aporta elementos en la investigación.

En cuanto a su involucramiento en la investigación científica expresó: “Esa semilla de la investigación se trae, la curiosidad en estos temas, sin embargo, fue realmente en la Escuela de Biología cuando estaba en mi periodo de licenciatura que tuve la dicha de tener docentes que me estimularan a la investigación. Para mí, la investigación es querer entender una situación, querer saber que está pasando y buscar soluciones. Se fundamenta en la curiosidad, en la creatividad. Si la investigación no tiene una aplicación actual realmente pierde la razón de ser. La investigación tiene que darnos luces, ayudar a enfocar los esfuerzos, que hacer, dónde”.

En el programa de entrevistas Investigación Científica Para Todos, Nereyda Estrada fue invitada para brindar todos los detalles de la investigación. Si quiere ver la entrevista haga clic en el siguiente enlace: https://fb.watch/309Q_Azrsc/

Noticias relacionadas:

Comentarios