Nabil Kawas, un referente para la ciencia en el país

La UNAH agradece todo su trabajo y su legado para las nuevas generaciones, a la vez que reconoce su ánimo de seguir colaborando al conocimiento.

Con una trayectoria de 48 años de servicio a favor de la ciencia hondureña, Nabil Kawas, actual decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); es hoy día un referente para la ciencia en el país, quien próximo a su jubilación, contempla realizar diferentes propuestas para seguir aportando a las ciencias.

El doctor Nabil Kawas ha destacado como académico, investigador y funcionario de la Máxima Casa de Estudios, ha enfrentado fuertes desafíos en su administración como decano durante el período 2014-2021, en la cuál ha tenido importantes logros.

La UNAH agradece todo su trabajo y su legado para las nuevas generaciones, a la vez que reconoce su ánimo de seguir colaborando al conocimiento.

Recientemente el doctor acudió al programa Café Presencia para compartir su sentir respecto a esta nueva etapa de su vida, comentó sus planes y las ganas que tiene de seguir brindando aportes. A continuación le presentamos sus impresiones.

¿Cuáles han sido los logros en su gestión y que hoy le hacen cerrar este ciclo con honores?

R// Para responder esta pregunta, contaré un poco de historia y evitaré nombrar personas que nos han apoyado a lo largo de la historia, para no correr el riesgo de olvidar a alguien.

Comenzamos allá por el 1 de enero de 1974 con un contrato en la docencia, en el departamento de Física de aquel entonces. Pero ya llevábamos una semilla en la mente, la semilla de la Ciencia de la Tierra que consideramos en ese momento que tenía mucho atraso en relación con otros países que habíamos conocido, y que habían desarrollado muchas de estas ciencias de la tierra.

Dado que esto es muy importante para nuestra Honduras que está ubicada en una posición donde tiene mucho que ver con los fenómenos naturales (amenazas, vulnerabilidades y otro tipo de acciones).

Nuestra meta comenzó en aquel entonces en qué teníamos que crear una sección de meteorología dentro del departamento, y gracias a Dios teníamos varios compañeros que también estaban en diferentes áreas como: metalurgia, física y geofísica.

Así nos sentamos 4 o 5 profesores y creamos cada uno, una sección que lógicamente correspondía a nuestra formación profesional. De hecho, si vemos esas secciones, hoy en día son departamentos bien desarrollados con sus laboratorios y con sus equipos.

¿Compártanos su legado?

R// En aquel entonces nos tocó pensar en la necesidad de una estación meteorológica, una estación que podría dar la información básica para investigación. Mirábamos la problemática que había en las instituciones públicas, cada una tenía una estación para su propio interés y no para una visión de docencia, experimentación o investigación. Así fue como en el 1977, instalamos la primera estación meteorológica en Ciudad Universitaria; estación que hasta hoy sigue trabajando los 7 días de la semana, las 24 horas del día.

Ocupamos después la posición de jefe del departamento, coordinador de carrera, jefe de sección, coordinador de asignaturas, posiciones que nos fueron amoldando y brindaron esa capacidad, y esa fortaleza para seguir educando a nuestros estudiantes.

Comencé a brindar las clases de servicio cómo también las clases de la carrera de Física que para ese entonces ya estaba creada y estaba desarrollándose cómo tal.

Fuimos fortaleciendo lo que era la posibilidad de crear una Maestría en Física, de hecho, fue el primer programa de Maestría dentro de lo que es ahora la Escuela de Física (en aquel entonces departamento) y es de lo más antiguos en física.

Después vino el Mitch y retomamos la idea de crear un instituto de Ciencias de la Tierra para poder desarrollar la enseñanza de las diferentes Ciencias de la Tierra como la geología, la física de la tierra, la oceanografía, las ciencias atmosféricas y otras; así que allá por el 2007, con la Comisión de Transición, pudimos sembrar la primera semilla del Instituto Hondureño de las Ciencias de la Tierra (IHCIT), el cuál ha dado muchos frutos.

Tuve la suerte de ser nombrado decano de la Facultad de Ciencias, y exactamente estamos cumpliendo el 28 de agosto, 8 años de ser decano de la Facultad de Ciencias y allí tuvimos que trabajar en muchos aspectos. En aquel momento la Facultad era una de las más nuevas, por lo cual necesitábamos una nueva estructura y teníamos a la mano, la cuarta reforma universitaria que había sido logrado a través de la Comisión de Transición y de todas las autoridades del país.

A mucho orgullo, estructuramos la Facultad y ahora es la única que tiene una estructura de acuerdo a la 4ta. reforma de la universidad, tiene escuelas y cada una tiene departamentos, cada departamento tiene sus propias secciones y su propio grupo de profesores integrados. Tenemos 3 institutos, 6 programas de maestría, 4 centros de investigación en diferentes temas (genética, agua, cáncer, matemáticas especializadas), que son grandes generadores que sirven a la UNAH para estar en Scopus.

En la actualidad, en el marco de la pandemia la Facultad de Ciencias ha apoyado muchísimo en diferentes temas.

Sobre su faceta cómo investigador ¿Qué nos puede comentar?

La investigación ha estado relacionada con nuestra especialidad. Hemos trabajado en varios proyectos que tienen relación directa con la gestión de riesgos, caracterización de amenazas del país, caracterización de vulnerabilidades del país, así como estudios técnicos a nivel nacional en meteorología con fondos internacionales de países amigos. Investigaciones en agua, cambio climático y gestión de riesgos.

Uno de los últimos apoyos que hemos tenidos es de la Universidad Veracruzana que ayudó para aprobar la carrera de Técnico en Meteorología, que es algo muy grande que hoy en día tiene el país y que estamos a pocos meses de comenzar.

En estos momentos estamos desarrollando un proyecto con la Fundación de Bill y Melinda Gates para poder calcular el índice de capacidad de respuesta de algunos municipios ante amenazas.

¿Compártanos cómo se siente, ya próximo a comenzar una nueva etapa de su vida? ¿Qué planes tiene ahora?

Una de las metas que tengo a partir del uno de septiembre, es comenzar a hacer propuestas perfiles de proyecto que vayan a generar beneficios para la Escuela de Física y para el país. Queremos fortalecer a las dos carreras nuevas (meteorología y geología). Otras de las metas es trabajar en consultorías y el tercero pero más importante, dedicarme a la familia, yo creo que ya es tiempo de dedicarme a los 6 nietos que tengo, descansar un poco y salir adelante.

Yo no pienso sentarme en la silla a descansar, yo soy hiperdinámico y gracias a Dios creo que todavía tengo fuerzas para seguir aportando al país.

Recientemente, su Facultad le realizó una reunión para homenajearlo, ¿Cómo se sintió?

Fue un buen momento, me recordaron tantas cosas que ya había olvidado. Hemos logrado trabajar en la Facultad, pero no es Nabil Kawas, es todo el equipo de la Facultad; sin ellos un tuviéramos ninguno de estos logros. Las despedidas siempre son tristes, pero también alegres de ver que todo mundo está deseoso de continuar trabajando en la Facultad. Yo considero que hay gente muy capacitada y seguirá creciendo. He tenido varias despedidas, y eso ha sido muy grato.

¿Cuál es el mensaje que usted quiere dirigir a las nuevas generaciones para que también se esfuercen y aporten al desarrollo del país?

Yo lo que puedo decirles es que un pedacito de mi corazón se llama UNAH, así que no voy a dejar de seguir apoyando con diferentes proyectos de apoyo.

Para ver la entrevista completa, puede visitar el siguiente enlace: https://fb.watch/7CcNANVUei/.

Noticias relacionadas:

Comentarios