No se debe seguir promediando el consumo de energía, sostiene experto

Zelaya indicó que la EEH debería hacer uso de las tecnologías para que mediante un data center, realice las mediciones y estas no sean promediadas.

El Reglamento de Servicio Eléctrico de Distribución, publicado el 13 de enero del presente año por la Comisión Reguladora de la Energía Eléctrica (CREE), faculta a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y a la Empresa Energía Honduras (EEH) promediar el consumo energético de sus abonados.

El artículo 60 de dicho reglamento sostiene que, bajo fuerza mayor, la empresa medidora podrá facturar basada en los patrones de consumo de los últimos tres meses, situación que muchos abonados dueños de negocios y empresas han denunciado, puesto que su factura refleja igual o mayor consumo durante el confinamiento, tiempo en donde han permanecido sin operar.

 Mario Rubén Zelaya, experto en materia energética de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), sostiene que el promedio en tiempos de la COVID-19 se ha tomado de manera irracional, puesto que muchos usuarios no consumieron energía eléctrica.

Zelaya, especialista en potencia y en economía y desarrollo, dijo que el primer “pecado” de la  EEH fue promediar el consumo de energía principalmente al sector comercial, puesto que este dejó de operar durante los meses en cuarentena.

Sin embargo, el catedrático universitario informó que la ENEE tiene décadas promediando el consumo a sus usuarios, y hasta la fecha esta costumbre no se ha podido controlar, el promedio es una excepción a la regla, pero no se puede convertir en la regla, enfatizó.

 “Podemos utilizarlos en momentos de fuerza mayor porque es imposible medir cómo fue durante el confinamiento de los meses de marzo y abril, pero no es posible que se plantee que cerca de 600 mil usuarios sean promediados de manera normal siempre y menos con el desarrollo tecnológico que existe actualmente”, reclamó Zelaya.

De la misma manera, remarcó que la facturación en el país carece de la confianza necesaria, “los usuarios de energía eléctrica no creemos en las mediciones que hace la ENEE”, por lo tanto, recomienda a la ENEE para que por medio de EEH pueda asegurar a los usuarios finales de que su proceso de medición es confiable, seguro, eficaz y eficiente, con equipos de medición precisos que reflejen con exactitud el consumo.

Mario Rubén Zelaya es ingeniero en electricidad, cuenta con una especialidad en Potencia cursada en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), además posee una Maestría en Economía y Desarrollo de esta misma Universidad; tiene una especialidad en temas de análisis económicos y financieros de proyectos, específicamente en temas del sector energía.

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios