Investigación asocia con la inseguridad la poca visita de capitalinos al centro histórico

Imagen cortesía de Vuelve al centro.

Una investigación desarrollada por estudiantes de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) revela que los pobladores no visitan el centro histórico de la capital debido a la inseguridad.

El estudio, denominado “Valoración y rescate del centro histórico para la convivencia familiar”, fue presentado este jueves 13 de agosto por Arnold Rivera, Fernando Violante y Mónica Torres, en el marco de la tercera jornada del Festival Cultural Universitario 2020 “Reinventándonos para generar esperanza y alegría”.

Según los resultados, el 81.1% de la población consultada manifestó sentirse insegura al transitar por las zonas de Tegucigalpa y Comayagüela, frente a la nostalgia de un 11.6%. Del restante 7.3% de la muestra, un pequeño porcentaje indicó sentir seguridad, mientras otro grupo se mostró indiferente ante el legado histórico que dichas zonas conservan entre sus paredes y avenidas.

Los hallazgos de la investigación muestran que de las personas que al leer el nombre de sitios como la Antigua Casa Presidencial, el Palacio de las Telecomunicaciones, el Museo para la Identidad nacional (MIN), la Biblioteca Nacional, el Museo del Hombre, el Parque Central, la plaza Los Dolores, la Escuela Nacional de Bellas Artes, y el Centro de Arte y Cultura (CAC); el 75.7% tienen algún sentido de pertenencia. En cuanto a sus visitas a estos, el 53.7% dijo que lo hace de vez en cuando.

Otra de las preguntas realizadas a la ciudadanía fue en torno a qué desearía ver en dichos espacios públicos para visitarlos con mayor frecuencia, persistiendo en las respuestas el tema de seguridad, así como más necesidades culturales y recreativas, de información, familiares, para niños y mayor limpieza.

Al respecto, los universitarios plantearon como alternativas para generar sentido de pertenencia y apropiación de los espacios públicos, promover un plan de vinculación entre los centros históricos y la UNAH, realizar campañas de concientización sobre su valor histórico, organizar actividades para el fomento del arte y la cultura, generar foros de debate y conferencias en los diferentes monumentos y crear medios de comunicación alternativa para el aumento del conocimiento.

De igual manera, plantearon la necesidad de promover normas y leyes que regulen las ventas ambulantes y el transporte público, y que la Policía Nacional, Municipal y Militar sirva para proteger la integridad de los peatones.

“El derecho al espacio público es un espacio inalienable a los derechos humanos, es ahí donde vamos a poder construirnos como sujetos”, argumentó el estudiante Fernando Violante, al tiempo que consideró que es donde se reivindica y dignifica la condición humana, a través de las manifestaciones populares, por ejemplo.

Al respecto, su compañero de equipo, Arnold Rivera, manifestó que el centro histórico debe ser reconocido y valorado no solo por sus monumentos, sino también por el pasado que conserva y las interacciones que hubo dentro de este.

Por su parte, Mónica Torres contextualizó iniciativas internacionales de reconstrucción y recuperación como el Barrio Palmitas, en México; Barrio Comuna 13 en Medellín, Colombia, y Ocupa tu Calle, en Perú; espacios que pasaron de tener fachadas sombrías, oscuras y monótonas, a ser atractivas para la población, mejorando además los niveles de seguridad. “Los elementos visuales y la estética deben ser atractivos para las personas, porque la belleza es un derecho. Por eso la modernización debe ser planificada y ordenada”, dijo.

Noticias relacionadas:

Comentarios