“Las personas de las zonas más vulnerables deben evacuar con tiempo, vale más prevenir que lamentar”: Decano Nabil Kawas

El decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Nabil Kawas, hizo un fuerte llamado a la población hondureña que vive en las zonas más vulnerables frente a la amenaza del ingreso al país del fenómeno natural Iota.

Este llamado es para evacuar oportunamente, ya que “vale más prevenir que lamentar”, expresó. “Debemos cuidarnos. El gobierno de la República ya emitió la alerta como un aviso pertinente. Hay que evacuar aquellos lugares donde hay pendientes muy pronunciadas; cuidarse de los deslizamientos, derrumbes o deslaves; cuidarse de las zonas bajas o donde hay probabilidad de inundaciones cerca de los ríos o quebradas”, manifestó el académico.  

Recordó que los hondureños ya hemos visto las consecuencias de estos fenómenos en las experiencias vividas con los huracanes Fifí en 1974, Mitch en 1998, y este año con el paso de Eta: una quebrada puede crecer y destruir aldeas enteras. Kawas enfatizó que se deben tomar las medidas preventivas necesarias, sin alarmarse, y permanecer alerta, refugiándose en un lugar seguro mientras pasa el fenómeno meteorológico.  

Depresión tropical 

El más reciente fenómeno natural cercano a Centroamérica y las islas del Caribe fue identificado días atrás como un disturbio de baja presión en el océano Atlántico. En las últimas horas ha cobrado fuerza y se denomina depresión tropical número 31, informó el ingeniero Josué Mejía, coordinador de la unidad de meteorología del Instituto Hondureño de Ciencias de la Tierra (IHCIT).  

Según el análisis de la trayectoria de esta depresión, el decano de Ciencias explicó que todavía está muy lejos de nuestro territorio y necesita por lo menos uno o dos días para alcanzar la zona de influencia del territorio hondureño. Ya que tiene un movimiento de traslación hacia el oeste desde su punto de origen, estaría ingresando por la costa norte de Honduras.  

“Es necesario evacuar porque es mejor prevenir que lamentar, por lo tanto se solicita que haya evacuaciones en todas aquellas zonas bajas, donde existe alta posibilidad de inundación, en especial las zonas afectadas por el paso de Eta. La predicción es que el fenómeno va a dejar grandes cantidades de lluvias sobre los mismos territorios del litoral atlántico de Honduras. Es decir, podría afectar desde la Mosquitia, Colón, Olancho, Atlántida, Cortés, con una trayectoria de este a oeste” indicó Kawas.  

Amplió que este fenómeno podría pasar de ser una depresión tropical a convertirse en una tormenta tropical y posiblemente hasta llegar a la categoría de huracán; además, podría cambiar la trayectoria del ojo y en lugar de pasar por el litoral atlántico de Honduras podría ingresar a nuestro territorio. En ambos casos, el fenómeno va a dejar grandes cantidades de lluvia.  

“En esta ocasión, está ocurriendo algo parecido a lo que ocurrió con Eta. Existe un frente frío que también está acercándose hacia nuestras latitudes, fortaleciéndose cada día más con las posibilidades de convertirse en huracán. En cuanto a su trayectoria varios modelos muestran una idea; sin embargo, hay otros esquemas que están avizorando trayectorias alternas, una información que se verifica con el paso del tiempo”, indicó Mejía.  

Descargas controladas  

“Nosotros pertenecemos al comité técnico que evalúa las posibilidades de las descargas de la represa El Cajón. Ayer estuvimos en una reunión de largometraje trabajando en este tema, donde se hizo la recomendación de que si se hicieran, se deben seguir todos los protocolos preestablecidos y aprobados, que consiste en hacer pequeñas descargas en el momento oportuno”, explicó el decano de la UNAH.

Agregó que esta medida se implementa cuando las represas llegan a sus niveles más altos de capacidad. Si se considera la cantidad de lluvia que podría llegar a la cuenca de El Cajón, esta decisión tendría el objetivo de evitar que el agua rebalse de manera descontrolada por encima de la represa, una situación que generaría mayores repercusiones negativas. “Sin embargo, si usted hace las descargas conforme a todos los protocolos: con pequeñas descargas, un monitoreo permanente en la parte baja de la cuenca y del movimiento del agua río abajo, puede tener un mejor control para la prevención de posibles inundaciones”, expresó el académico.  

Boletín Cenaos  

Según el boletín informativo número 026-2020 del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) actualmente este fenómeno está a uno 960 kilómetros al Este del Cabo de Gracias a Dios, tiene vientos sostenidos de 55 kilómetros por hora en su interior y se desplaza lentamente hacia el oeste suroeste, con dirección hacia el norte de Honduras a una velocidad de 11 kilómetros por hora.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios