Historiador explicó las causas por las que se trasladó la capital de Honduras a Tegucigalpa

Mapa de Honduras durante la época colonial, en donde el territorio estaba dividido en cuatro porciones.

En una nueva edición del programa Rutas Históricas, dirigido por el catedrático e historiador, Arnulfo Ramírez, se contó con la participación del historiador e investigador Guillermo Varela, quien desarrolló el tema “El traslado de la capital Tegucigalpa: fin de un conflicto interelitario (1788-1880)".

Durante su presentación, Varela conversó sobre los cambios que se dieron cuando se trasladó la capital, que en aquel entonces estaba en Comayagua, a Tegucigalpa, una de las cuatro principales y más importantes ciudades de la época colonial centroamericana, que fue descrita por los viajeros como una de las ciudades más bonitas de Centroamérica.

Relató que la Honduras colonial estaba dividida en un territorio de cuatro porciones, en donde ejercía la soberanía el Estado español, a través de una dualidad administrativa; la gobernación de Comayagua y la alcaldía mayor de Tegucigalpa. Durante casi toda la colonia, Comayagua y Tegucigalpa no tuvieron entre ellas relaciones de subordinación.

Explicó que básicamente los conflictos entre ambas poblaciones españolas, la Vílla de San Miguel -lo que ahora conocemos como la ciudad de Tegucigalpa- y la ciudad de Comayagua comienzan en 1788, y en 1880 el gobierno de Marco Aurelio Soto oficializó el traslado de la capital de Comayagua a Tegucigalpa.

mapa Varela historiador

Conflicto

“En ese tiempo, es la creación de la intendencia, que es una nueva forma de administrar la provincia de Honduras, ya no con dos mini provincias, sino una sola, en donde Tegucigalpa perdió independencia jurisdiccional y fue controlada desde una autoridad mandada desde Comayagua", comentó.

Al convertirse Tegucigalpa en una subdelegación de Comayagua, continuó, ya no tenía control ni decisión en sus recursos y producción minera, ni los insumos necesarios para hacer rentable esta producción, lo cual generó un desmedro de los intereses de los grupos que tenían representación política, los cuales se organizaron para librar una batalla jurídica logrando restituir su antigua independencia jurisdiccional.

Y con relación al traslado de la capital de Honduras a Tegucigalpa, el historiador detalló que "las epidemias, cataclismos naturales y guerras civiles comenzaron a desgastar y decaer poco a poco, tanto económica como demográficamente, a Comayagua, que llegó a la independencia con aproximadamente 8,000 habitantes, y en 1854, en vísperas del segundo intento de nombrar a Tegucigalpa capital de Honduras, había bajado a menos de 2,000 habitantes".

Por otro lado, en el mandato de Juan Lindo, en 1849, se planteó que las ventajas que presentaba Tegucigalpa era el clima y mayor salubridad moral y política, lo que fue interpretado como una ciudad con mayor prosperidad con relación a Comayagua.

Traslado

Aparentemente, el último momento en el que Comayagua pudo haber recuperado su importancia estratégica, antes de su declive definitivo, fue en el frustrado intento de construir el ferrocarril interoceánico, proyecto que hubiera rescatado un poco la antigua prosperidad que no volvió a tener Comayagua.

Sumado a lo anterior, explicó Varela, Tegucigalpa, a finales de la década de los 70's, coincidiendo con la llegada al poder de Marco Aurelio Soto, comenzó a exportar la minería de plata, siendo esta la última causa para trasladar la capital a Tegucigalpa, en el contexto de un decaimiento de Comayagua como antigua capital. 

A continuación, la presentación completa del historiador y catedrático universitario Guillermo Varela, en el programa Rutas Históricas que se transmite cada semana por el Facebook de la Facultad de Ciencias Sociales:

https://www.facebook.com/cienciassociales.unah.edu.hn/videos/1572915312897529

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios