Historia y legado de José Trinidad Reyes

El historiador Jesús de las Heras brindó una conferencia para el programa Rutas Históricas de Honduras, transmitido por el Facebook Live de la Facultad de Ciencias Sociales, de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La conferencia dictada por el historiador De las Heras comenzó con la vida del Padre Reyes, sacerdote, político intelectual, pedagogo, teólogo quien dado su bagaje académico, posee un lugar de honor en la historia de Honduras siendo considerado prócer, dejando un gran legado para todos los hondureños.

De las Heras agregó que el "Padre Trino" fue un ser humano preocupado por el resto, alguien a quien le interesaba la justicia, fue un luchador contra la pobreza y sus causas, asistiendo a los pobres e insistiendo en su derecho a la educación no solo en asuntos de la fe, sino también en asuntos seculares como la cultura y las ciencias.

El 20 de enero de 1835, cuando el gobierno central radicado en Comayagua intentaba detener el pánico en nuestro país debido a que el cielo se llenó de nubes negras que ocultaron el sol y un estruendo como el de un cañón hizo temblar la tierra, el Padre Reyes procuró calmar a los feligreses explicando que no se trataba del fin del mundo, sino que era la erupción del volcán Cosigüina en Nicaragua, según Emilio Fonseca, productor del programa “La otra Honduras", explicó De las Heras. 

El historiador explicó que dentro de los logros del Padre Reyes destacan la creación de la Máxima Casa de Estudios superiores de Honduras en 1845 que establece bajo el nombre La Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto, que en 1846 pasó a ser la Academia Literaria y a partir de 1847, cuando el país era gobernado por el doctor Juan Lindo, amigo del Padre Reyes, ambos coincidieron en la conveniencia de transformar la Academia en Universidad del Estado, desde entonces es conocida como Universidad Nacional Autónoma de Honduras, siendo el Padre Reyes su primer rector.

Es por ello que a 174 años de la existencia de la UNAH por el padre Reyes, quien llevó a cabo la consolidación de estas instalaciones, las autoridades del comité organizador del Bicentenario de la UNAH deciden rendirle homenaje.

De las Heras explicó que además de ser el fundador de la UNAH, también fue dramaturgo, creador e impulsor de la expresión cultural a través de un conjunto de obras a las que dio el nombre de pastorelas. Consideraba esto como un instrumento para civilizar, por lo que incluyó en ellas pasajes que refuerzan la posición o interés de sociedad centroamericana, también que con ello se podía hacer progresar a las naciones, por ser de fácil acceso a mayor cantidad de personas.

Dentro de sus pastorelas más conocidas destacan: Noemí, la más antigua, Micol, Neftalia, Zelfa, Rubenia, Elisa, la adoración de los Santos Reyes, entre otras y Olimpia como su última pastorela, son consideradas las primeras manifestaciones teatrales en Centroamérica, agrega De las Heras.

Nuestra responsabilidad como hondureños es seguir el ejemplo de buenos hombres como el Padre Reyes, aprendiendo más, educando mejor y preocupándonos por dejar nuestro legado, destacó el historiador al finalizar su conferencia.

Noticias relacionadas:

Comentarios