Estudiantes de la Carrera de Biología adoptaron 38 Lonchocarpus

Al firmar el certificado de adopción, los estudiantes se comprometieron a proveer los cuidados necesarios de los Lonchocarpus durante el tiempo que cursen su carrera universitaria.

Con el esfuerzo de docentes y estudiantes de la Carrera de Biología, por medio de la clase Botánica General, impartida por la catedrática Eydi Guerrero, se lanzó una campaña de reforestación sostenible.

La referida campaña surge por la necesidad de crear ambientes saludables dentro de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), de igual manera para que los estudiantes de la Escuela de Biología puedan tener un contacto directo con su entorno inmediato, informó Ana Erazo, coordinadora de la Carrera de Biología.

Esta actividad consiste en que los estudiantes que cursan el primer año de la carrera tomen el reto de adoptar un árbol de la especie endémica Lonchocarpus santuarii, para esta adopción los estudiantes debían presentarse en parejas para firmar el certificado de adopción, donde adquirían el compromiso de sembrar, adoptar y proveer los cuidados necesarios durante los próximos cuatro años de su carrera.

Una de las parejas adoptivas fue Zury Cárcamo y Eloísa Olay, quienes se mostraron entusiasmadas al realizar esta actividad. “Creo que es una oportunidad bastante importante ya que no siempre se tiene esa oportunidad de tener algo propio y de poder cuidarlo y más si sabemos que esto será un bien tanto para nosotras como para las generaciones que vienen, aparte de eso estamos reforestando el sitio donde nosotros estamos, que es en la universidad, y lo estamos haciendo con plantas que son endémicas”, mencionó Olay.

Cabe destacar que los materiales se obtuvieron como una medida de mitigación por las reconstrucciones en diferentes edificios, la medida consistía en la creación de un vivero para reforestar las áreas que fueron intervenidas o modificadas,  por lo que se recogieron más de cien semillas, de las cuales solo germinaron 38 y fueron donadas al vivero de la Escuela  de Biología, donde se monitorearon durante dos años y hoy fueron sembradas por los estudiantes.

“Por este registro se puede ver lo susceptible que es la especie para ser propagada, entonces queda la responsabilidad en los estudiantes es que en cuatro años tengamos los 38 arbolitos sobreviviendo”, señaló Erazo, coordinadora de la Carrera.        

Por otra parte, el docente German Sandoval, indicó que se eligió a la especie Lonchocarpus por ser endémica para Mesoamérica ya que hasta el año 2003 solo se encontraba en Honduras. “Es uno de los mejores representantes del bosque seco, esta planta solo tiene tres poblaciones en Tegucigalpa, una está dentro de la Universidad, otra en la salida a Santa Lucía y la última en la Aldea La Cañada”, detalló el catedrático.

Asimismo, el docente recomendó a los estudiantes los cuidados específicos y generales que deben tener antes, durante y después de la siembra del árbol:

  • Limpieza del lugar de siembra.
  • Cuidado de plagas herbívoras (hormigas).
  • Riegos de época de verano a diario.
  • Aplicación de abono orgánico.
  • No regarlos durante el mediodía o en las horas más calurosas.

Esta actividad es un primer esfuerzo y para el próximo período se estima tener una mayor participación, es importante mencionar que esta campaña está orientada a estudiantes de Biología, sin embrago, es admisible la participación de voluntarios de otras carreras, solo deben abocarse a la Escuela de Biología y ahí se les darán las indicaciones a seguir.

Noticias relacionadas:

Comentarios