Observatorio de la Violencia reporta 45 muertes de mujeres durante el confinamiento

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (ONV-UNAH), manifestó que de enero a la fecha se reportan 118 muertes violentas de mujeres y feminicidios en el país, y que solo en el período de emergencia por el coronavirus (COVID-19) se contabilizan 45 casos.

Lo anterior lo dio a conocer en el marco de la conferencia virtual “La pandemia del feminicidio en Centroamérica en los tiempos del COVID-19”, en la que participaron especialistas de la región, entre ellas: Laia Franco, de la Oficina de las Mujeres y LGTBI de la Diputación de Barcelona, España; y Hazel Bolaños, doctora en Derechos Humanos y Derecho Penal.

Asimismo, Angélica Valenzuela, coordinadora general de Centro de Investigación, Capacitación y Apoyo a la Mujer (CICAM) -Guatemala-, y Jeannette Urquilla, directora ejecutiva de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa), El Salvador.

“Fue un evento que convocó a tres países de Centroamérica, en la presentación se habló sobe la violencia que sufren las mujeres en El Salvador, Guatemala, Honduras y España, esto ayuda a entender el fenómeno de las mujeres y evidencia las vulnerabilidades que sufren por quedarse en casa, esto pone a las mujeres en mayor riesgo, porque están viviendo con el agresor, es decir, la pandemia solo está perpetuando la violencia contra la mujer y eso es lamentable”, señaló la directora del ONV-UNAH.

Dentro de las conclusiones se evidenció que la medida del confinamiento, establecida por la mayoría de los países, aumenta la vulnerabilidad de las mujeres, debido a que impide las acciones pertinentes para denunciar que son víctimas de violencia doméstica o intrafamiliar.

“Aparte de permanecer en sus hogares junto al agresor, se restringen las movilidades porque recordemos que no hay transporte público, impidiendo que la mujer pueda salir para pedir ayuda, como el de acudir a las redes de apoyo. Tampoco pueden hacer llamadas, es decir, tienen mayor riesgo porque tienen menos recursos económicos para enfrentar la pandemia; sin empleo ni dinero, no pueden atender sus necesidades básicas, como las de sus familias”, indicó Ayestas. 

Además se identificaron casos de mujeres que son víctimas por el tema de las maras y pandillas, organizaciones que ejercen malas prácticas encaminadas al control del territorio, impidiendo a las féminas salir de sus barrios y colonias, y que por otra parta existe una débil institucionalidad en el país, que deja a las mujeres a merced de su agresor, dejándola casi sin ninguna alternativa.

Feminicidios en tiempos de confinamiento

“En lo que va del año, según datos obtenidos por el monitoreo de medios de comunicación, el ONV reporta que son 118 muertes violentas de mujeres y feminicidios, solo durante la pandemia, desde la semana 12 a la 22, es decir, en los 66 días de confinamiento, se han presentado 45 muertes violentas de mujeres y en su mayoría son feminicidios”, aseveró la investigadora.

Por otra parte, resaltó que a nivel de denuncias que se efectúan a través del número de Emergencia 911, se reportan 31,480 denuncias por violencia doméstica e intrafamiliar, que en promedio son entre 1,700 mensuales, es decir, 260 diarias, pero con la pandemia aumentó por semana 71 denuncias, en promedio un 4.1%.

“Si comparamos estas cifras con las del año pasado, que en promedio mensual fueron 7,893 denuncias, de las cuales pocas llegaron a la acción penal según las evaluaciones de Medicina Forense; solo el 3.2% se atendieron, es decir, que de cada 10 casos solo 3 llegaron a ser evaluadas como mujeres agredidas o maltratadas”, indicó.

Edad de mayor riesgo

Respecto al rango de edades, Ayestas explicó que las mujeres que son víctimas de la violencia ronda entre edades de 9 a 30 años, y que la edad de mayor riesgo para ser víctimas del feminicidio es entre los 15 a 39 años.

“Los municipios que reportan mayor número de muertes violentas de mujeres son el Distrito Central, con 17 muertes; San Pedro Sula con 5, El Progreso con 2 y Santa Rita con 2 muertes, sumando son 26 casos del total de los 45 que van durante la pandemia, es decir, que en estas zonas se concentra el 57.7% de las muertes violentas de mujeres”, lamentó la académica.

Por otra parte, detalla que en la conferencia virtual se pudo identificar que Honduras es el país en Centroamérica que presentó mayor número de muertes violentas de mujeres con el agravante que se incluyeron las seis muertes ocurridas en la cárcel del Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas), identificando que Guatemala y El Salvador reportan menor índice de feminicidios en la región.

“La legislación en los países centroamericanos es casi la misma; en Honduras como Guatemala el delito es identificado como femicidio, en el caso de El Salvador se conoce como feminicidio, precisamente porque hacen que el Estado sea responsable por no prevenir estas muertes de mujeres”, indicó.

Amplió que en el caso de Honduras, el 60% de las muertes violentas de mujeres son femicidios, donde la muerte se le atribuye a la pareja (compañero de hogar) o expareja. Al consultarle si el nuevo Código Penal vendrá a beneficiar en el tema de femicidios en el país, la especialista respondió que “el movimiento de mujeres en Honduras establece que el Nuevo Código Penal proyecta un aumento a la pena, pero que realmente no se hace nada por la persecución del delito, y sobre todo no se está puntualizando el tema de la prevención, el porqué el odio, este no se analiza”, dijo la directora del Observatorio Nacional de Violencia.

 

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios