ONV-UNAH demanda justicia por crímenes contra profesionales de la comunicación

El Observatorio Nacional de la Violencia (ONV) reporta la muerte homicida de 90 profesionales de la comunicación durante los últimos 16 años, ejecutados en su mayoría (91.1%) con arma de fuego.

A través del boletín infográfico No.1 sobre homicidios contra periodistas, comunicadores sociales y dueños de medios en Honduras ocurridos entre 2005 y 2020, este ente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) detalla que 22 de los crímenes ocurrieron en el departamento de Cortés, 18 en Francisco Morazán, 8 en Copán, 8 en Atlántida, 7 en Olancho, 6 en Yoro, 4 en Lempira, 4 en El Paraíso, 3 en Comayagua, 3 en Colón, 2 en Santa Bárbara y uno en Islas de la Bahía, al igual que en Gracias a Dios, Intibucá, Choluteca y Valle.

El documento, publicado esta semana en el marco del Día del periodista hondureño, como evidencia de la situación que a diario enfrenta el gremio y por la necesidad de que la memoria histórica no olvide a quienes en el ejercicio de sus funciones perdieron la vida violentamente, indica que el 95.6% de las víctimas eran hombres con edades entre 20 y 65 años, con mayor incidencia en el rango de 30 a 34 años, seguido por el de 25 a 29 y en tercer lugar el de 50 a 54.

El comparativo anual, mientras tanto, posiciona al 2010, 2015 y 2019 como los años más violentos con 11 homicidios cada uno, seguido por el 2014 con 10; 2012 con 9; 2017 con 7 y 2011 y 2013 con 6, por encima del 2009 y 2020, donde se reportaron cinco. A estas muertes violentas se suman los profesionales de la comunicación que durante la actual pandemia de COVID-19 han perdido la batalla.

La referida publicación infográfica es producto del proceso de validación con la Policía Nacional a través de la Dirección Nacional de Telemática y la Dirección Policial de Investigaciones, y el Ministerio Público por medio de la Dirección General de Medicina Forense, como fuentes oficiales que proporcionan información sobre muertes por causa externa, registros de levantamientos y autopsias realizadas en todo el país.

Con base en este panorama que contraviene lo establecido en el principio 4 de la Declaración de Chapultepec suscrita por Honduras en 2010 y que establece que “el asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores coartan severamente la libertad de expresión y de prensa, el ONV insta al gobierno, a las instituciones del sistema de seguridad y justicia y al Congreso Nacional a investigar con prontitud y sancionar con severidad estos crímenes, así como a establecer acciones concertadas y regulaciones efectivas que acaben con la impunidad.

El documento completo está disponible aquí.

Noticias relacionadas:

Comentarios