Optimismo en Honduras tras toma de posesión de Biden

Diseño Miguel Flores . Se estima que en Estados Unidos viven unos 800 mil hondureños.

La toma de posesión de la presidencia de Estados Unidos del demócrata Joseph Robinette Biden Jr. (Joe Biden) genera esperanza y expectativas en el mundo y en América Latina. En Honduras, expertos avizoran cambios positivos en la política migratoria y en la lucha anticorrupción.

Según medios estadounidenses, una de las primeras acciones del presidente Biden durante el día de su investidura será enviar al Congreso un proyecto o iniciativa de ley que incluya una vía que permita conseguir la ciudadanía para 11 millones de personas hispanas que se encuentran indocumentadas, promesa que realizó en su momento el expresidente Barack Obama.

La vicepresidente Kamala Harris señaló que el proceso tomaría aproximadamente ocho años, pero para algunos migrantes como los beneficiarios de los programas Acción Diferida (DACA), dirigido a quienes llegaron a EE UU cuando eran niños, y para los que gocen del Estatus de Protección Temporal (TPS) la "green card" sería automática.

Además, el gabinete de Biden señala que el presidente firmará un decreto para unir a las familias que fueron separadas durante el estricto programa de Trump de “tolerancia cero” frente a la inmigración irregular.

De tener éxito, sería el mayor paso para regularizar el estatus migratorio de personas sin papeles desde la amnistía que el entonces presidente Ronald Reagan otorgó a 3 millones de personas en 1986.

Por otra parte, Honduras espera que aumente la cooperación a través de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, de la misma manera, se espera que designe embajador extraordinario y plenipotenciario en Tegucigalpa y apuntale a la colaboración en la lucha contra la corrupción, el narcotráfico y las redes criminales que operan desde la región.

En una entrevista para EFE, Juan González, asesor de campaña de Biden, aseguró que la propuesta del presidente es volver a enfocarse en las raíces de la inmigración del Triángulo Norte invirtiendo 4,000 millones de dólares, fondos que servirá para combatir la corrupción y para generar oportunidades económicas para las comunidades marginadas de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Cambios

El historiador y politólogo Rolando Sierra espera cambios en el sistema y políticas migratorias de los EE. UU. de inicio con un trato más humano a los migrantes bajo un enfoque de respeto a los derechos humanos, aunque prevé que no realizará cambios radicales de momento en cuanto al tema.

El experto manifestó que existe una alta expectativa en cuanto a la ampliación de los TPS y de los programas DACA y se mostró entusiasta con el anuncio de nuevo gabinete de otorgarle la ciudadanía a más de 11 millones de indocumentados.

Sierra manifestó que si la administración Biden-Harris quiere frenar la inmigración principalmente de Centroamérica tendrá que tener un programa de cooperación más orientado al desarrollo y, sobre todo, tratando de atender problemas estructurales como la corrupción y la impunidad específicamente en Honduras.

De igual manera, el politólogo y experto en estudios sobre problemas urbanos y migración aseguró que para evitar que los hondureños decidan migrar en masa a través de las  “caravanas”, EE UU “debe buscar las maneras de fortalecer el Estado de derecho que es uno de los principales problemas por los cuales no tenemos desarrollo, huye la inversión extranjera y por ende, los niveles económicos no son los suficientes para generar bienestar a la población”.

Esperanza

Por su parte Efraín Díaz Arrivillaga, analista político y diplomático de carrera, amplió que el ascenso de Biden a la presidencia de EE UU es un cambio importante que abre esperanzas en que se pueda tener una nueva relación con mayor respeto.

Indicó que la propuesta de Biden de legalizar la situación de más de 11 millones de personas en un período de ocho años, es positivo para los migrantes indocumentados, aunque advirtió que no será fácil esa reforma migratoria, pues aunque los demócratas tengan mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, necesitará por lo menos 10 votos de senadores republicanos.

En cuanto al tema del combate a la corrupción en los países centroamericanos y específicamente Honduras, Díaz Arrivillaga avizora endurecimiento para aquellos que están vinculados con la corrupción y el narcotráfico.

En lo que respecta al nombramiento de un embajador en el país, el exrepresentante permanente de Honduras ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Ginebra, Suiza, prevé que la nueva administración pueda retomar la diplomacia y que nombre embajador en Tegucigalpa, puesto que lo desempeñó por última vez James Nealon hasta junio de 2017.

Para Marco Tinoco, sociólogo y docente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la regularización de los indocumentados son todavía promesas iguales a las de Obama, sin embargo, estima una alta expectativa de cumplimiento.

Se estima que en Estados Unidos viven unos 800 mil hondureños, un gran porcentaje cuenta con los beneficios del TPS, sin embargo, la mayoría se encuentra sin ningún respaldo, por lo tanto, las expectativas con el nuevo gobierno son altas.

Noticias relacionadas:

Comentarios