Parlamentarios y la Academia lanzan exhorto sobre derecho a la alimentación durante COVID-19

El lanzamiento del exhorto se hizo vía ZOOM, donde parlamentarios, técnicos de la FAO y la decana Nazar se comprometieron en seguir apoyando a la población mediante investigaciones científicas e incidencia política.

Parlamentarios y la academia lanzan exhorto sobre derecho a la alimentación durante COVID-19

Ante la emergencia sanitaria, económica y alimentaria que genera la COVID-19, el Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y El Caribe (FPH-ALC) junto al Observatorio del Derecho a la Alimentación capítulo Honduras (ODA-ALC) lanzaron exhorto público dedicado a los tomadores de decisión para que aseguren la alimentación en poblaciones vulnerables mediante mecanismos de protección social.

Cabe señalar que antes de la pandemia, 1.2 millones de hondureños ya no lograban cubrir sus requerimientos nutricionales diarios, lo que les impide llevar una vida sana y activa, asimismo, las estadísticas demuestran que uno de cada cinco niños presenta desnutrición crónica, por lo que la situación actual comprometerá aún más alcanzar el objetivo 2 de desarrollo sostenible de la Organización de Naciones Unidas “Hambre Cero 2030”.

La iniciativa fue acuerpada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por medio su representante nacional Denis Latimer y Luis Lobo, oficial técnico regional.

El documento resalta que la actual emergencia que atraviesa el país ha generado considerables afectaciones a la seguridad alimentaria y nutricional de los hondureños; de seguirse expandiendo la pandemia a este ritmo, la crisis sanitaria y económica pasarán a una crisis alimentaria.

Remarca que está en riesgo el sagrado derecho a la alimentación, por lo tanto, enfatiza en asegurar la efectividad de los mecanismos de protección social para evitar la crisis alimentaria en poblaciones vulnerables.

Por lo tanto, pide a los tomadores de decisión a siempre considerar entre las medidas de emergencia, la protección del derecho a la alimentación de las y los hondureños.

Enfatiza que la cadena de suministro debe permanecer en activa protegiendo la agricultura familiar, generando alternativas a los pequeños productores para que puedan, con medidas de bioseguridad, hacer llegar alimentos frescos y nutritivos a la población.

De este modo, se protegerán las economías locales garantizando que no habrá escasez de alimentos a nivel local y nacional. Asimismo, pide mantener los sistemas de distribución accesibles para toda la población.

El exhorto también promueve evitar el desperdicio de alimentos, acción donde la empresa privada juega un rol importante, sobre todo, aquellas empresas que se dedican al rubro de ventas de comidas.

De la misma manera, destaca que en el país existe un gran porcentaje de personas que no tienen los medios necesarios para alimentarse adecuadamente en una cuarentena, por ello es crucial que se aborden medidas de protección social, en especial de asistencia alimentaria, orientadas a los sectores con mayor vulnerabilidad (niños, adultos mayores y aquellos que perciben menores ingresos).

“No olvidemos también, que en el país conviven una alta prevalencia de sobrepeso y obesidad, las dificultades económicas que pueden presentar la población por la pérdida de empleo formal e informal, sumado al estrés que supone el confinamiento y el distanciamiento social, puede llevar a empeorar los hábitos y acentuar el consumo de alimentos menos saludables”, cita el documento.

A su vez, recomienda buscar opciones de colaboración entre actores de diversa procedencia, no solamente para enfrentar el escenario actual, sino para mitigar las repercusiones futuras en la seguridad alimentaria y nutricional de las familias.

Por lo anterior, será clave contar con evidencia científica que permita dar soporte a las decisiones que se tomen para hacer frente a la COVID-19 a mediano y a largo plazo.

Impresiones

Con este exhorto “Buscamos que el gobierno de Honduras pueda ilustrarse por medio de este exhorto público para garantizar el derecho a la alimentación”, sostuvo Bessy Nazar, decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas (FCJ) y miembro del Observatorio del Derecho a la Alimentación de América Latina y El Caribe.

La académica detalló que el documento es acuerpado por más de 21 frentes parlamentarios contra el hambre de Latinoamérica y por más de 100 universidades del continente y España.

Con esto “reafirmamos el compromiso de la academia a través de la FCJ en aportar en todas las iniciativas que vayan encaminadas al derecho a la alimentación; para nosotros es un deber y una responsabilidad”, concluyó, al tiempo que se comprometió en enviar el documento al Consejo de Educación Superior (CES) para buscar el apoyo de las 21 universidades privadas y públicas del país.

Por su parte, los representantes de la FAO, Denis Latimer y Luis Lobo, resaltaron algunas políticas implementadas por el Gobierno en cuanto al abastecimiento de alimentos a las poblaciones más vulnerables.

Enfatizaron en la necesidad de que el documento llegue a los tomadores de decisiones para lograr todos los objetivos planteados en el mismo mediante la incidencia política.

Asimismo, resaltaron la importancia de la alianza entre frentes parlamentarios y la Academia, porque el primero tiene capacidad de incidencia política y la Academia en la producción de la ciencia “desde hace ocho años estamos trabajando con las universidades para conseguir cambios en la política de Estado, en estos tiempos de la pandemia estamos observando cómo las universidades y parlamentos pueden trabajar de manera colaborativa”, concluyó Lobo.

Por su parte, la diputada Teresa Cálix, presidenta del Frente Parlamentario contra el Hambre manifestó que esta emergencia ha sido un desafío para los diputados, al mismo tiempo, informó que los miembros del frente parlamentario han generado propuestas encaminadas a garantizar la alimentación escolar, velar para que en el presupuesto aprobado de endeudamiento del país se destinen recursos para atención inmediata de alimentos.

Asimismo, detalló que están presentes en la creación de planes de la reapertura de la economía y luchando para que se apruebe la Ley de Agricultura Familiar.

 El exhorto se enmarca en la Política y Estrategia de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Honduras (PyENSAN 2030, PCM086-2018), Estrategia de Agricultura Familiar (PCM 286-2016), Programa de Aseguramiento de la Soberanía y Seguridad Alimentaria (PCM 030-2020) y en las recomendaciones brindadas desde la Mesa de respuesta de seguridad alimentaria y nutricional de la red humanitaria.

Noticias relacionadas:

Comentarios