Población, lente y memoria

Fotografía: Miguel Ángel Varela. Detalle de la obra: “Cuidar al adulto mayor”. Imagen que ganó el primer lugar en el concurso.

El miércoles 11 de julio, la Facultad de Ciencias Sociales por medio de la Maestría en Demografía y Desarrollo y el Observatorio Demográfico Universitario, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Población, presentaron el “Atlas sociodemográfico: Desigualdades educativas en Honduras” y las fotografías ganadoras del concurso “Población, lente y memoria; una mirada artística sobre la situación poblacional en Honduras”.

Al evento fuimos cordialmente invitados como jurados del concurso, llevándonos una grata impresión de la cantidad y la calidad de las fotografías participantes. Tocó el honor de compartir esta tarea con Laura Bermúdez y Evaristo López Rojas, lo que hizo aún más grata la experiencia. Se presentaron 67 fotografías en formato digital, cada una de ellas debía representar los objetivos de las bases, las que fueron oportunamente socializadas con anticipación. Cabe decir que la mayoría de las imágenes enviadas a participar eran más que simples fotografías y se transformaron en valiosos instrumentos de reflexión sobre la situación social, cultural, política o económica de nuestro país.

Para la evaluación de las obras participantes se tomaron en consideración tres factores: la técnica fotográfica, a la que se le dio un puntaje de 20%; la valoración fue la originalidad, variable a la cual se le asignó un valor de 30%; y la categoría de evaluación con un valor de 50%, fue la de reflejar en la imagen las bases y temáticas del concurso. No falta decir que la selección final fue reñida, quedando los ganadores con márgenes cortos de diferencias en su evaluación, lo que es un claro reflejo de la calidad en el material presentado.

descarga

Fotografía Miguel Ángel Varela. “Cuidar al adulto mayor”, obra ganadora del primer lugar en el concurso. 

El primer premio fue asignado a la obra titulada “Cuidar al adulto mayor”, del fotógrafo Miguel Ángel Varela. La imagen nos muestra a un adulto mayor en una calle del centro de nuestra ciudad capital, y podría pasar como cualquier fotografía si el autor no hubiese elegido para ella el encuadre que vemos finalmente. Ubicó al personaje en el justo centro de su imagen, lo que podría ser un convencionalismo común en las fotografías, pero al ubicarle en la mitad inferior y dejar en la mitad superior el detalle del grafiti de la pared, crea un contexto urbano incontestable en la imagen, reflejando como pocas imágenes, el abandono y la soledad en que se hallan infinidad de personas que por su avanzada edad, nuestra sociedad urbana y “moderna” les ha relegado a este triste lugar. Sobre la realización de la fotografía su autor relata que: “…Un día después de las celebraciones de fin de año, recorría las calles del centro de la capital cuando encontramos a un señor de edad avanzada en el piso. Mucha gente transitaba sin prestarle mayor atención, lo que motivó a tomar la cámara y capturar ese momento con la suave luz de la tarde. El título de la fotografía surge luego de cuestionar la atención que se está brindando a las personas adultas mayores en nuestro país”.

Si vemos superficialmente la imagen nos parecerá una fotografía más que trata sobre un tema social ajeno a nosotros, nada más errado que esa idea. Las palabras que antecedieron a la premiación del concurso nos ponen en contexto del porqué de esa imagen, el Atlas Demográfico presentado esa mañana, en su página 19 señala que: “…Esta coyuntura demográfica da lugar a dos fenómenos: el paulatino incremento de la proporción de personas de edades elevadas lo que contribuye al envejecimiento de la población que se produce a expensas de la reducción de niños, y el bono demográfico en donde hay predominio de la población en edad de trabajar. “Lo que nos lleva a deducir que poco a poco nuestra población va envejeciendo a un ritmo mayor al aumento de la población joven, y por ende, en una población de edad avanzada que vive en una sociedad en donde a los ciudadanos de estas edades se les relega y olvida, podemos fácilmente deducir qué futuro nos puede esperar”. Así que el tema retratado en la fotografía merecedora del primer premio es en realidad más que una simple fotografía, es un llamado de atención a reflexionar sobre esta situación.

descarga 1 v3

Fotografía Onam Alexander Carvajal. “La mirada del presente”, obra ganadora del segundo lugar en el concurso.

El segundo premio del concurso correspondió a la obra “La mirada del presente”, cuya autoría es de Onam Alexander Carvajal. Retrata a un pequeño de una aldea del departamento de Copán, cuya mirada pareciera interrogarnos sobre el propósito de su existencia y el papel que una sociedad desigual como la nuestra le depara en su futuro. Nuevamente, la imagen nos obliga a buscar la relación que las variables demográficas juegan en los procesos sociales en países como el nuestro, al admirar la fotografía y citando el Atlas Demográfico en su página 16 comprendemos que: “…La desigualdad social también está presente en los procesos educativos de distintas formas: hay acceso diferencial a distintos niveles educativos para los pobres y no pobres. Aun cuando la mayoría de los estudiantes se matriculan en la escuela primaria, sólo algunos culminan, muy pocos hijos de los pobres terminan la escuela secundaria y aún menos realizan estudios de tercer nivel”.

En pleno siglo XXI, tomando datos de los censos del año 2013, el estudio en sus páginas 63 y 65 nos revela que departamentos como Copán tienen apenas 7.5% de cobertura de educación media, lo que se vuelve un lastre para el desarrollo de la juventud y le resta un sin fin de posibilidades para su crecimiento personal y profesional. La cobertura de educación superior universitaria es apenas del 1.9% lo que se vuelve un claro indicador del futuro de aquellos que viven en este departamento. Por lo que esta “mirada del presente” nos refleja la incertidumbre de la niñez y juventud ante un panorama complicado para su futuro.

Relata el autor de la fotografía, que el pequeño retratado en ella se llama Brayan, es el mayor de tres hermanos y al igual que infinidad de niños trabaja en las labores agrícolas familiares, actividad que no satisface sus necesidades de vida, viviendo en condiciones de extrema pobreza. El fotógrafo relata que su inspiración para enviar la fotografía al certamen fue la pregunta que le hizo el pequeño al retratarle: ¿Por qué los niños pobres no somos tomados en cuenta como los demás niños? A lo que el autor respondió que no sólo sería tomado en cuenta en la fotografía, si no que ganaría un premio con la misma, lo que vendría convirtiéndose en una realidad.

descarga 2 v2

Fotografía Valeri Sofía Cáceres. “Que el arte nos salve”, obra ganadora del tercer lugar en el concurso.

Un tercer premio completaría la evaluación de este concurso, la obra “Que el arte nos salve” de Valeri Sofía Cáceres muestra uno de los casos más tristes del destino de una promesa del arte plástico nacional: Nelson Salgado. Su autora nos refiere que la fotografía “fue tomada el día 2 de julio de 2018 en el centro de Tegucigalpa, en la fotografía aparece un reconocido artista hondureño maestro de la Escuela Nacional de Bellas Artes. La imagen retrata el arte como cura y salvación e intenta mostrar la adversidad e indiferencia que sufren muchas personas (artistas, adultos mayores,

comunidades en el olvido) ante las desigualdades y las pocas o casi nulas oportunidades que la vida les da”. Muchos piensan en al arte como una especie de tabla de salvación económica o social, una buena parte de la sociedad cree que el artista es un ser que pretende vivir su vida cual si no viviese en este planeta, nada más alejado de la verdad, y Nelson es la prueba viviente de ello. Cuando impartía sus clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes trataba de inculcar a sus alumnos su admiración profunda hacia los artistas del Renacimiento y en especial, al legado artístico de Miguel Ángel Buonarroti.

En un libro de David García López titulado “Miguel Ángel, cartas” el mayor exponente del arte italiano del Renacimiento le expresaba a su padre en el año 1512 que: “Intentad vivir, y si no podéis gozar de los honores del país como otros ciudadanos, os baste con tener pan y vivid con Cristo pobremente, como hago yo aquí, que vivo mezquinamente y no me cuido ni de la vida ni del honor, es decir del mundo, y vivo con enorme trabajo y con mil recelos. Y ya llevo así quince años, que jamás tuve una hora de alegría, y todo lo he hecho por ayudaros, y no lo habéis sabido reconocer y ni siquiera creído. Dios nos perdone a todos. Estoy preparado para seguir así mientras viva, siempre que pueda”. En el transcurso de los últimos cuatro años de esos quince de los cuales el artista se quejaba, Miguel Ángel concluiría los murales de la bóveda en la Capilla Sixtina, la obra cumbre del arte universal. Así que para el artista no todo es miel sobre hojuelas, como fácilmente podría pensarse.

El empeño, la pasión y el amor al arte están expresados en esta obra de la artista Valeri Sofía, la historia de Nelson Salgado es algo así como esos quince años de Miguel Ángel, en donde el artista ha vivido “sin cuidarse de la vida ni del honor”, felicitamos a la artista por la elección del tema que nos deja ver nuevamente la exclusión del mundo hacia aquellos que no encajan dentro de su rígido sistema de reglas sociales. Para concluir, quisiéramos citar nuevamente el Atlas Demográfico en su reflexión sobre la desigualdad, en la página 15 refiere que: “La cuestión de la desigualdad social es, sin duda uno de los ejes que permite articular el pensamiento crítico en la demografía de América Latina. En la actualidad la pregunta por la desigualdad exige un replanteamiento del discurso demográfico, y en particular, la formulación de un nuevo programa y agenda de investigación en la región.

Las nuevas claves de la Demografía han de surgir de la reflexión crítica de los procesos de cambio social y demográfico que actualmente se manifiestan en nuestras sociedades, y en donde la desigualdad, exclusión y segregación racial se tornan en una cuestión fundamental.

No podemos dejar de felicitar también a la Facultad de Ciencias Sociales, a la Maestría en Demografía y Desarrollo, así como al Observatorio Demográfico Universitario por impulsar este proyecto fotográfico, el que esperamos crezca en sus próximas ediciones, felicitamos encarecidamente a todos aquellos que lo hicieron posible, así como a los participantes que con sus fotografías hicieron posible esta selección y disfrute de su arte.

Noticias relacionadas:

Comentarios