Política cultural de la UNAH: la resignificación de la extensión y difusión cultural universitaria

Imagen de archivo.

El titular de la Dirección de Cultura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Mario Hernán Mejía, brindó este jueves la conferencia denominada “La política cultural de la UNAH: resignificación de la extensión y difusión cultural universitaria”.

Durante su intervención, en el marco del IX Congreso Universitario Centroamericano, el conferencista destacó que las primeras conceptualizaciones de la vinculación o extensión como tercera función universitaria se remontan a Córdova, y dicha proyección social responde a la preocupación institucional por los problemas nacionales.

Al respecto, mencionó que en la actualidad se observa en las universidades una heterogeneidad de modelos, aunque con diferentes nombres, pero manteniendo siempre, en la mayoría de casos, una postura marginal que evita que los aportes al estímulo de la creatividad, la difusión de las artes y de la cultura en los desafíos de la educación superior sean visibles.

“Hoy en día las competencias que demanda la nueva economía y la nueva sociedad del conocimiento tienen que ver con el estímulo de la creatividad, con la capacidad de trabajar en grupos, con liderazgo, es decir en capacidades que pueden fortalecerse desde el cultivo de disciplinas artísticas, desde el cultivo de la creatividad de los estudiantes para desarrollar lo que ahora se conoce como habilidades blandas”, expuso.

“Nuestras universidades deben poner más atención a este papel que juegan las artes y la cultura, más allá de la difusión y la mera programación de actividades y eventos culturales y avanzar hacia concepciones más avanzadas”, acotó.

Lo anterior en vista de que la función sustantiva de vinculación establece tres relaciones fundamentales de carácter permanente: con el Estado y todo el estamento jurídico, con los sectores productivos del país y con la población, sin embargo prevalece una relación más centrada en lo empresarial en donde los asuntos culturales se ven reducidos a un paradigma clásico orientado a la ampliación de la difusión mediante museos, galerías, centros culturales y bibliotecas.

En cuanto a la política cultural de la UNAH, recordó que como estrategia o mecanismo transversal complementario a las tareas de enseñanza-aprendizaje e investigación está contemplada en las Normas Académicas vigentes, promoviendo la innovación al impulsar estudios y proyectos culturales.

“El reto que tenemos ahora es cómo transversalizar la gestión cultural a las tres funciones sustantivas”, resaltó.

Noticias relacionadas:

Comentarios