Política de financiamiento de estudios de posgrados debe ser revisada y modificada

En el marco del Primer Congreso Centroamericano que realiza el Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA), Francisco Alarcón Alba, secretario general adjunto del órgano, presentó los resultados de una investigación en América Central a partir de indicadores bibliométricos.

La indagación pudo constatar que la política de financiamiento de los estudios de posgrado en las universidades públicas de la región no contribuye al desarrollo de capacidades para la formación de científicos ni al progreso de la investigación científica de la región, por ello, esta política debe ser revisada y modificada.

“La mayoría de las universidades de la región están más enfocadas y organizadas para hacer docencia que para hacer investigación científica y formar nuevos investigadores, desde su estructura, prioridades de presupuesto, recursos humanos e incentivos” explicó Alarcón.

La averiguación también verificó que no existe ninguna correlación entre el número de programas de posgrado en general, doctorados y maestrías académicas y el número de artículos científicos publicados por las IES de la región.

En ese sentido, se percibe una correlación inversa entre el número de programas de posgrado y el número de artículos científicos publicados en las grandes áreas del conocimiento reportadas.

Asimismo, las pesquisas corroboraron que el financiamiento local ya sea institucional o nacional para investigación es muy escaso y las regulaciones burocráticas hacen difícil que un investigador atraiga y administre recursos financieros internacionales en las universidades públicas de Centroamérica.

“Por tanto, muchos investigadores centroamericanos no son visibles en la comunidad científica internacional, lo que limita grandemente el desarrollo y la internacionalización de la investigación, ya sea publicación científica o política editorial científica” agregó.   

Según la apreciación del experto en educación superior, el mundo necesita revisar y modificar lo que sea necesario para abrir al público y a los ciudadanos el acceso a los resultados de la investigación científica, y no solo el acceso a los resultados finales, sino también a otras etapas claves del ciclo de la investigación científica; es lo que propugna el movimiento internacional por la ciencia abierta.

Aseguró que “la ciencia abierta tiene el potencial de restablecer los derechos del público y la sociedad a tener libre acceso a los resultados de la investigación científica que ha financiado; además, tiene el potencial de hacer posible la colaboración científica internacional en su máxima expresión, con las enormes ventajas y desafíos que eso implica”.

El académico recomendó integrar activamente las instituciones y sus esfuerzos, nuevas políticas regionales, nacionales e institucionales, una legislación adecuada, repositorios abiertos -de resultados y de datos de indagaciones- formar y nombrar asesores de gestión de datos de investigación, revisar los indicadores bibliométricos, revisar criterios de evaluación de investigación e investigadores, además de nuevos esquemas de incentivos.

Durante su participación, el Alarcón Alba explicó que estos resultados provienen de los datos compartidos del Ranking Iberoamericano de Instituciones SIR IBER 2021 (SCImago Institutions Ranking SIR) que muestra la actividad investigadora de las instituciones de educación superior basándose en datos cuantitativos de publicación y citación.

“Se analizó toda la producción científica presente en la base de datos SCOPUES, correspondiente al periodo 2015-2019, asociando cada publicación y cada cita encontrada a la institución o instituciones correspondiente” reveló.

 Ir a conferencia completa 

Noticias relacionadas:

Comentarios