Porcentaje de aprobación en Química y Farmacia aumentó un 6% durante el primer pac de 2020

La investigación denominada “Enseñanza de la química analítica instrumental en el marco del COVID-19, experiencias y perspectivas” indica que el porcentaje de aprobación en la Facultad de Química y Farmacia aumentó un 6% durante el primer período académico de 2020.

Según el estudio presentado este viernes, durante el primer congreso virtual de investigación científica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el promedio de los índices globales de las clases de Química Analítica e Instrumental I y II y Análisis de drogas y medicamentos pasó de 71% en el tercer Pac de 2019, a 77% en el primero del año en curso, a pesar de las dificultades para culminar el desarrollo de las actividades.

El índice de aprobación de los alumnos de las asignaturas objeto de estudio, cuyo contenido se basa en técnicas espectroscópicas y cromatográficas, entre otras, además de las horas prácticas, fue de un 98%, pues de 240 estudiantes matriculados, solo dos reprobaron.

Hallazgos

El investigador Bryan Rivera indicó, durante la presentación de los resultados, que la transición de una modalidad presencial a la virtual representó grandes desafíos tanto para los estudiantes como para los docentes y asistentes técnicos de laboratorio para culminar los contenidos de las asignaturas sin socavar la calidad de los aprendizajes.

Con respecto a las habilidades prácticas, señaló que en el caso de los laboratorios se utilizaron programas de simulación y videos procedimentales de sitios como YouTube y Vimeo; en las evaluaciones y tareas, mientras tanto, se procedió a la flexibilización de tiempos de entrega.

“Es importante mencionar que en primera instancia no todo el contenido de las asignaturas de nuestra facultad estaba disponible en línea, por lo tanto, el primer obstáculo que se tuvo que superar fue adaptar a un formato virtual el contenido que teníamos en existencia y el que deseábamos implementar”, dijo el director de la Revista Fitofarma.

En cuanto al acceso a la tecnología, señaló que existen cuatro factores determinantes: el económico, medios electrónicos y de conectividad a Internet debido a la falta de equipo tecnológico, a la mala señal o saturación de la red o a la falta de acceso a la energía eléctrica. Al respecto, indicó que para la evaluación de los aprendizajes se tomó en cuenta la flexibilidad en los tiempos de entrega de tareas y evaluaciones.

“Adaptarse al uso de las nuevas herramientas tecnológicas requería más tiempo tanto de los estudiantes como de los docentes y técnicos de laboratorio, así que para pasar a un tipo de enseñanza más independiente y autodirigido que también fuese colaborativo, representó un verdadero reto, lo que derivó en más tiempo de preparación y dedicación, así como en la flexibilidad de los horarios”, añadió.

Dado que el entorno socioeconómico es un factor determinante para el desarrollo del aprendizaje en línea, aunque no imposibilita el proceso, sí lo dificulta, por lo que los investigadores concluyeron que la adquisición de las destrezas prácticas solo se da en la educación presencial, la cual se puede complementar con herramientas digitales. En ese sentido resaltaron la necesidad de fortalecer espacios como el campus virtual, con base en las experiencias de los usuarios.

En el marco de la inauguración del ciclo de conferencias correspondientes a la Facultad de Química y Farmacia, la decana Doris Chinchilla fue del parecer que situaciones como la actual pandemia representan la oportunidad de compartir el conocimiento y las experiencias entre colegas, compañeros e instituciones, y que de ahí surja la generación de más investigaciones que contribuyan a enriquecer el acervo científico del país.

Los hallazgos del estudio desarrollado por Rivera, en conjunto con los doctores Roberto Esponda, Renata Valle, Gina Calderón, Raúl Lanza y Henri Ponce, serán publicados en el mes de septiembre en la Revista Journal of Quimical Education.

Noticias relacionadas:

Comentarios