Porcentaje de pacientes graves por COVID-19 con primera dosis de vacuna es alto: Médico

“La población está fallando, con una primera dosis ya siente un nivel de relajamiento, empieza a soltar las medidas de distanciamiento”, señaló Velásquez.

Según cifras oficiales, hasta la fecha, Honduras cuenta con más de 293,000 casos de COVID-19 y 7,793 defunciones. Asimismo, en las últimas semanas, los hospitales y triajes han reportado una capacidad máxima de atención por los altos números de contagios a nivel nacional.

José Manuel Velásquez, médico internista de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en el programa de entrevistas Café Presencia, instó a la población hondureña a continuar con las medidas de bioseguridad y a no bajar la guardia ante la pandemia del COVID-19. También reflexionó sobre la importancia de aplicar de forma masiva la segunda dosis de la vacuna a la población y sobre el panorama que se avizora si no se aplican con severidad las medidas de bioseguridad.

“En mi consulta particular, un 30-45% de los pacientes con infección grave ya tenía la primera dosis de la vacuna”, manifestó Velásquez.  A continuación, la entrevista en Café Presencia:

En la actualidad, ¿cómo describiría la situación de la pandemia del COVID-19 a nivel nacional?

Estamos en el peor momento de la pandemia, incluso peor que el peor momento del año pasado que más o menos fue entre mayo, junio y julio. Es casi el doble lo que estamos afrontando y la capacidad instalada de los hospitales se ve superada en lo que pueden atender. De por si el sistema de salud ya estaba colapsado, el COVID ha venido a poner una presión extra que definitivamente no puede soportar, esto es a nivel nacional. Tegucigalpa, específicamente, estamos viviendo momentos muy difíciles en el que los principales hospitales, centros que han acondicionado sus instalaciones para atender pacientes, se ven superados en sus capacidades.

Los triajes es algo que se estaba pensado en identificar a los pacientes que iban a requerir hospitalización y luego iban a ser referidos a los centros que tenían la estructura y logística para dar atención. ¿Qué ocurre? Que los triajes están tan saturados y está tan cargada la red hospitalaria que ahora están sirviendo como hospitalización cuando no es lo adecuado porque no hay la infraestructura necesaria para ello, no está el personal capacitado para ello, y no tenemos la logística necesaria para poder dar atención al paciente. El sistema de salud está saturado, sobrepasado en sus capacidades, de tal forma que no se está dando la respuesta que se debería a la población.

¿Qué se sabe de las nuevas variantes y que representa la variante Delta en nuestro país?

Los virus es normal que muten. Al hacer sus ciclos de replicación viral hacen mutaciones y eso es normal y esperado. Que es lo que ocurre, que se debe estar investigando persistentemente mediante estudios de secuenciación genómica para identificar si estas mutaciones representan un peligro. Estamos muy preocupados y voy a incluirme porque la variante Delta surgió a principios de año. El problema es que cuando se dan esas masivas infecciones dan la oportunidad a que de manera más acelerada se den este tipo de variantes.

Creo que esa se va a convertir en una variante de alcance mundial. En Honduras no tenemos los instrumentos para hacer estudios de secuenciación de manera persistente. Esta variante ha demostrado ser más agresiva y contagiosa, y esto que representa, un gran peligro porque con una economía abierta, fronteras abiertas, tanto marítimas, aéreas, y terrestres y la gente circulando, tenemos una mayor posibilidad de contagiarnos debido a que las medidas de distanciamiento no se respetan de manera adecuada.

Contagiarse en este momento es muy peligroso. La variante Delta es un motivo de preocupación.

¿Cuál es la importancia de aplicar las dos dosis de la vacuna a la población?

En mi consulta particular, un 30-45% de los pacientes con infección grave ya tenía la primera dosis de la vacuna. Estamos teniendo una mala percepción de lo que significan las campañas de vacunación. La población está fallando, con una primera dosis ya siente un nivel de relajamiento, empieza a soltar las medidas de distanciamiento y uso de mascarilla y el problema es que con una sola dosis alcanzamos una efectividad del 20-30% y no es suficiente para protegernos.

Cuando usted se coloca la primera dosis todavía no está protegido. Si la Secretaría de Salud no hace más rígidas estas medidas de distanciamiento, vamos a tener prácticamente botado a la basura todo el trabajo que se ha venido haciendo en las campañas de vacunación. Es muy probable que lleguemos a necesitar incluso un tercer refuerzo para formalizar esta inmunidad que tanto hemos querido alcanzar.

¿Qué acciones deben tomar tanto la ciudadanía y los tomadores de decisiones en nuestro país para reducir la transmisión comunitaria?

Al inicio de la pandemia hicimos una cuarentena, que ahora al análisis retrospectivo, no creo que vaya a ser factible nuevamente hacer una cuarentena porque el daño a la economía fue fatal y al final siempre tuvo que salir la población. En Honduras no funcionó. Que nos queda, que los tomadores de decisiones tienen que hacer una caracterización y estratificación de cuales son las actividades vitales que mueven el comercio, que mueven el impuesto, recaudación fiscal que sirve para fortalecer el presupuesto de la República y con ese presupuesto suplir lo que conlleva tener una economía abierta.

No es posible que haya reuniones masivas cuando son actividades no vitales. Esas actividades no vitales tienen que ser paradas porque son fuentes de infección y retroceden el trabajo que se hace con respecto a las campañas de vacunación. Tienen que intensificar las medidas de distanciamiento, mejorar la capacidad instalada para que las campañas de vacunación sean masivas, tienen que ser campañas de 24 horas transitorias. Mediante una ejecución presupuestaria y planeación adecuada, eso se podría hacer perfectamente.

No es posible que vivamos en una era de hermetismo, de desinformación, en donde usted entra a un lugar y le siguen tomando la temperatura en la mano porque la población cree que el láser le va a provocar un daño cerebral. El autocuidado se vuelve fundamental, mantener el distanciamiento, escoger bien cuales son nuestras salidas.

Si quiere ver la entrevista en Café Presencia, haga clic en el siguiente enlace: https://fb.watch/73aiYxhzmf/

Noticias relacionadas:

Comentarios