Presentan resultados de investigación sobre Trastorno del Espectro Autista en el contexto COVID-19

Para la investigación se consultó a 24 madres de niños y jóvenes autistas.

Todo parecía ir bien con Óscar; su desarrollo físico y mental era similar al de cualquier otro niño de su edad, excepto por la ausencia casi total del habla. Al cumplir dos años fue diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista (TEA) e inició un verdadero reto para sus jóvenes padres, quienes, tras una intensa búsqueda de respuestas sobre la situación de su hijo, encontraron el acompañamiento de la Asociación Hondureña de Apoyo al Autista (Apo-Autis).

“Sin importar la magnitud de la situación, el sentirse acompañado, el sentirse acuerpado; el sentir que uno no está solo en esta lucha es importante y eso es lo que he encontrado en Apo-Autis”, manifestó Stephania, madre del menor de seis años, en el marco de la socialización de los resultados de la investigación “Conocimiento, actitudes y prácticas de madres de personas con TEA ante la COVID-19”, realizada por profesionales de la carrera de Fonoaudiologia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Los resultados del estudio socializado este miércoles 30 de septiembre, Día Nacional del Autismo, indican que alrededor del 50% de las madres de niños y jóvenes con TEA consultadas desconocen cuáles son los síntomas principales del COVID-19 y su conocimiento en torno a la técnica correcta de lavarse las manos también es limitado, pero sí saben cómo evitar la propagación del virus.

En cuanto a las actitudes, 20 de las 24 proyectaron un comportamiento regular frente a la posibilidad de contagiarse, 11 expresaron fatalismo y 19 indicaron estar conscientes de la magnitud de la enfermedad. Las dificultades manifestadas, mientras tanto, se centran principalmente en la situación económica, pues muchos padres y madres de familia fueron suspendidos o despedidos de sus empleos.

Otro de los hallazgos es que el 83.33% de la muestra ha tratado de mantener rutinas de autocuidado; un porcentaje similar ha promovido actividades físicas y de recreación en sus hijos, de acuerdo a su edad y espacio, les ha preguntado sobre sus emociones debido al cambio y ha realizado alguna terapia de mantenimiento, similar a la que hubiese recibido en su centro de atención habitual y ha desinfectado con frecuencia las superficies y áreas donde permanecen.

Autismo

El trastorno del espectro autista es una enfermedad relacionada con el desarrollo del cerebro que afecta la manera en la que una persona percibe y socializa con otras, lo que causa problemas en la interacción social y la comunicación.

El director académico de Apo-Autis, Adolfo García, indicó que los mecanismos adoptados por dicha asociación para continuar con su labor durante la actual pandemia se han centrado en programas que incorporan la participación directa de los padres y madres de familia desde sus respectivos hogares, estimulando cada una de las áreas de desarrollo que sus hijos necesitan para ir evolucionando y mejorar su calidad de vida.

“A pesar de las dificultades, ellos se comprometieron con cada una de las actividades y empezaron a generar los mejores cambios y cuidados con sus hijos. Nuestro objetivo no era solo el niño, sino también los padres y demás miembros de familia; nos convertirnos en esas personas con quienes podían compartir sus problemas de ansiedad y hasta de depresión y escucharlos con empatía y ayudarlos a procesar la situación que estaban viviendo, sin exponernos al contagio”, manifestó.

Noticias relacionadas:

Comentarios