Prevención y control del COVID-19 en los centros de salud según guía de la OMS

En el centro de salud se debe mantener una distancia de al menos un metro entre pacientes.

Esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer la Guía de Manejo Clínico de COVID-19 en el idioma inglés, como una versión actualizada de la guía interina publicada el 27 de mayo de 2020 denominada “Manejo Clínico del COVID-19: una guía interina”. En el documento se comparte cómo debe ser el manejo de pacientes con COVID-19 leve o severo, la prevención de complicaciones en pacientes hospitalizados, el manejo de manifestaciones neurológicas y mentales asociadas con el COVID-19 y la rehabilitación de pacientes con coronavirus, entre otros abordajes.

Para esta versión, nuevas recomendaciones fueron desarrolladas de acuerdo con estándares y métodos de guías confiables, utilizando un proceso innovador para alcanzar la eficiencia en la actualización de recomendaciones. La OMS manifestó que continuarán monitoreando la pandemia de forma cercana para cualquier información actualizada que pueda modificar esta nueva guía interina. Entre uno de los puntos expuestos en la guía se encuentra la prevención y control de la infección del COVID-19 y las recomendaciones estándares que se deben seguir en los centros de salud por parte del personal sanitario y pacientes infectados con COVID-19.

Prevención y control de la infección en los centros de salud

Según la OMS, la prevención y el control de la infección (IPC por sus siglas en inglés) del COVID-19 es una parte crítica e integral para el manejo clínico de los pacientes, para la seguridad de los trabajadores de salud y el manejo de las infecciones adquiridas dentro del hospital. Por otro lado, se deben establecer las pruebas de detección y los triajes para el reconocimiento temprano de pacientes sospechosos de COVID-19 para la implementación de las medidas de control. En cuanto a las recomendaciones a la hora de recibir al paciente en el centro de salud, la OMS enfatiza que se deben aplicar pruebas a todas las personas que llegan al establecimiento para permitir la detección temprana de la infección. Se le debe solicitar al paciente sospechoso o confirmado de COVID-19 que utilice una mascarilla médica y en caso de que este resulte positivo de COVID-19, se le debe separar de los demás, estableciéndolo en un área ampliamente ventilada.

En relación al control de las pruebas y los triajes, la guía enfatiza la importancia de aplicar controles administrativos, ambientales y de ingeniería en los escenarios del cuidado de la salud. En cuanto a la mascarilla médica, esta se debe utilizar en todo momento en los centros de salud, excepto a la hora de comer o beber. El uso de la mascarilla está requerido en todas las personas (personal, pacientes, visitantes, proveedores de servicio u otros) especialmente en áreas que se conoce o se sospecha se puede transmitir el SARS-CoV-2. Está recomendado el uso apropiado y racional de equipo de protección personal.

Asimismo, en el centro de salud se debe mantener una distancia de al menos un metro entre pacientes y se les debe instruir a que cubran su nariz y su boca a la hora de toser o estornudar, siempre utilizando un pañuelo o flexionando el codo. Posteriormente, las personas deben desechar los pañuelos en un basurero cerrado y lavar sus manos ante el contacto con secreciones respiratorias. En áreas de transmisión comunitaria de COVID-19, se deben restringir las visitas permitiendo solo los que son esenciales como los padres de pacientes pediátricos y cuidadores de salud, utilizando todos en cada momento la mascarilla.

Precauciones estándares para todos los pacientes

La Guía establece que se deben ejecutar precauciones estándares de acuerdo con el análisis de riesgo para todos los pacientes a la hora de proveer servicios de diagnóstico o de cuidado. Las precauciones estándares incluyen la higiene de manos, la higiene respiratoria, el uso apropiado de equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés), y las mascarillas médicas, que son requeridas para todas las personas en áreas de transmisión de SARS-CoV-2. En las precauciones estándares también se incluye la colocación apropiada del paciente, la limpieza del ambiente, el cuidado con el uso de las agujas y el manejo seguro de desechos.

Las personas necesitan practicar de forma cuidadosa la higiene de manos desarrollando una frotación de manos basada en alcohol si las manos no están visiblemente sucias y con agua, jabón y toallas desechables, antes de colocar el equipo de protección personal y después de quitarlo. Si es posible, es recomendable que los trabajadores de salud utilicen equipo desechable o especializado (estetoscopios, esfigmomanómetro , oxímetros de pulso y termómetros).

Si el equipo médico se comparte entre los pacientes, es necesario limpiar y desinfectar el equipo después de que cada paciente lo utiliza. Se necesita asegurar que los trabajadores de salud eviten la contaminación ambiental de las superficies que no están directamente relacionadas con el cuidado de los pacientes (manillas de puertas, interruptores de luces). La OMS recomienda mantener la guardia y evitar la manipulación de los ojos, la nariz y la boca ya sea con manos contaminadas con o sin guantes. En el centro de salud, todas las superficies deben ser limpiadas y desinfectadas, especialmente superficies altamente manipulables, aquellas superficies tocadas por los pacientes o cuando están contaminadas con sangre o fluidos corporales.

Contacto y transmisión por gotículas

Cuando se trata de pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, es necesario aplicar precauciones a la hora de tener contacto directo con la persona y también por las gotículas en el aire. “Se debe designar a un equipo de trabajadores de salud para pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19. Ubique a los pacientes en salas individuales muy ventiladas. Si las salas individuales no están disponibles o si el índice de ocupación de camas es de 100% o mayor, los pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19 deben ser agrupados juntos en áreas adecuadamente ventiladas con espacio entre camas de un metro”, explicó la OMS.

El movimiento de los pacientes dentro del centro de salud o del hospital debe ser limitado, y en caso de que salgan de su área de cuidado, es necesario que siempre porten una mascarilla. En el caso de los trabajadores de salud, estos deben utilizar guantes, trajes limpios y con mangas largas, mascarilla médica y protección visual (goggles o caretas).

Precauciones en procesos de generación de aerosoles

En cuanto a los procesos de generación de aerosoles (intubación endotraqueal, ventilación no invasiva, traqueotomía, resucitación cardiopulmonar, ventilación mecánica antes de la intubación, broncoscopia, inducción del esputo por solución salina hipertónica), los expertos deben realizar el procedimiento en salones adecuadamente ventilados o en escenarios donde procedimientos de generación de aerosoles son ejecutados. "Utilice el PPE apropiado, incluyendo mascarillas de filtraje de partículas (N95 o equivalentes, o de mayor nivel de protección), guantes, trajes manga marga, protección visual. En áreas de transmisión comunitaria, como en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), donde los procedimientos generadores de aerosol son usualmente realizados, el trabajador de salud puede portar una mascarilla con filtro de partículas en su turno”, recomendó la OMS a los médicos.

Noticias relacionadas:

Comentarios