Profesor de la UNAH en España: “Esto no es normal, pero ante todo, hay que tener calma”

Foto: Michel Joel Spilisbury y su familia, profesor de la UNAH

Michael Spilsbury es profesor en el Departamento de Física de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (UNAH-VS). Con 38 años de edad, Spilsbury cuenta con los grados en Ingeniería en Electricidad e Ingeniería Mecánica, y es máster en Física.

Desde 2017 se encuentra en España estudiando el Doctorado en Física de la Materia Condensada, Nanociencia y Biofísica en la Universidad Autónoma de Madrid, como uno de los profesores universitarios favorecido con una beca del programa Relevo Docente de la UNAH. Vive en España y se encuentra junto a su esposa e hija -nacida en 2019- en Madrid, España.

Presencia Universitaria pudo conversar con este profesor universitario, mientras sigue las medidas de aislamiento junto a su familia.

¿Hace cuántas semanas se dieron cuenta que estaba impactando con seriedad la propagación del coronavirus?

Del coronavirus nos dimos cuenta desde que empezó en China. Luego, aquí en Europa, cuando empezó en Italia; y la semana pasada fue cuando se empezó a ver la cosa un poco más seria aquí en España, que el virus es muy contagioso y que, si bien es cierto, en la mayoría de los casos de personas jóvenes no es letal, sí ha habido casos de fallecimiento. Puede ser que también, según he investigado, ataca con mayor letalidad a personas que hayan tenido problemas en las vías respiratorias y es por esta razón que estas personas jóvenes murieron... Pero, bueno. Yo estaba yendo a la universidad cuando empezó a restringirse la movilización, luego los instructores nos dijeron que era mejor dejar de asistir y eso fue el jueves pasado. Creo que el viernes o el fin de semana pasado, el Estado español declaró el estado de alarma, que restringe mucho más la movilidad y solamente se permite salir para ir a buscar víveres, suministros, farmacia u hospitales. Esta situación, así como se mira grave, empezó la semana pasada que en Italia aumentaron de forma exponencial, en un principio con uno que haya son pocos, pero como el período de incubación es de 7 a 14 días, hasta pasado cierto tiempo se empieza a ver el crecimiento exponencial

¿Qué le diría a la población hondureña y la comunidad universitaria sobre las recomendaciones de restringir la movilización?

Lo que recomendaría es seguir las indicaciones del personal de salud, porque realmente son medidas claras en cuanto a la reducción de la propagación del virus. Como le comenté, una persona puede decir que a ella no le afecta, pero si esa persona joven se infecta y tiene familiares de edad avanzada, con problemas respiratorios o cosas por el estilo, lo va a contagiar y ahí, aunque no se quiera, puede haber una muerte. Entonces, la cosa es clara: evitar salir, quedarse en la casa para evitar el contagio y de esa forma no va a ser letal, y solamente sería una anécdota, si uno siguiera las recomendaciones. Porque, lastimosamente, al principio estaba el coronavirus, pero no le tomaban la debida importancia; aunque restringieron la movilidad, las personas no iban a trabajar, pero salían de campo, a visitar amigos, reuniones, esa es la forma en que se propaga el virus. Hay que investigar las recomendaciones hasta que se vea en las estadísticas que ya no hay contagio o que, si ha habido, que ya no se siga esparciendo. Toca confinarse en la casa, porque es difícil en cierta forma, pero uno siempre puede encontrar una forma de pasar el tiempo en la casa, buscar cosas que lo mantengan ocupado en la mente, en este caso con nuestra hija, como está pequeña, pasamos con ella, y esa es una forma en la cual pasamos el tiempo.

¿Cómo se vislumbra la programación académica en las próximas semanas en España?

El período académico actual estaba casi por finalizar, lo que se dijo fue que se trabaje remota y virtualmente, pero quizá al final el período se extienda el mismo número de semanas que se ha restringido todo. Me parece que de esa forma se va a actuar, pero se sigue trabajando virtualmente en la medida de lo posible, porque no hay más que hacer en este caso ya que no se puede asistir presencialmente y hay que adaptarse.

¿Se ha visto afectada alguna persona de la comunidad académica que lo rodea?

Creo que no, diría que no hay alguna persona del entorno en el que me desenvuelvo que haya sido contagiada. Sí hay muchas personas que tienen mucha ansiedad sobre lo que va a ocurrir y eso es un problema colateral. El confinamiento afecta, es bueno estar con alguien, estar conversando, estar ocupado.

¿Cómo ha entablado la comunicación con su familia en Honduras y cómo se apoyan?

Por las diferencias de horario hay que coordinar la comunicación; pero como aquí hay mayor número de contagios y con la desinformación que hay en los medios, porque ahora difundir algo es tan fácil en los chats y redes sociales; tanto familiares como amigos me consultan sobre información que les enviaron, sea fotografía o audio, para saber si de verdad las cosas aquí están como las miran. Si bien no es una situación normal, tampoco es algo que uno deba tomar con medidas extremas. Siempre que uno siga las especificaciones de aislamiento mientras los políticos y el Estado gestionen bien cómo se pueden suministrar alimentos, asistir a los hospitales, tener la facilidad de comprar algo en una farmacia, claro que se puede llevar de forma mejor esta situación. Esto no es normal, pero ante todo hay que tener calma, seguir las indicaciones de sanidad y esperar a que pase la etapa de mayor propagación. No debemos caer en pánico.

Noticias relacionadas:

Comentarios