Propuesta legislativa sobre lectura de la biblia en escuelas públicas afecta libertad religiosa y desobedece al Estado laico: Claustro de Profesores de Ciencias Jurídicas

El Claustro de Profesores de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en el marco del debate público originado con la propuesta legislativa sobre la lectura diaria de La Biblia en las escuelas públicas, emitió un comunicado en donde considera que esta medida “afecta la libertad religiosa, sobre todo de las minorías no cristianas y sin religión alguna”.

Los académicos de la Máxima Casa de Estudios consideran que a ningún poder del Estado le está permitido, constitucional o convencionalmente, poner en peligro la paz religiosa que se ha mantenido en el país, “aprobando iniciativas en clara contravención al Estado laico que supone más allá de la separación del Estado y de la Iglesia”.

Según los catedráticos,  debe  reconocerse que todos los seres humanos tienen derecho al respeto de su libertad de conciencia y, consecutivamente, de su práctica individual y colectiva, lo cual resulta fundamental para la convivencia democrática y pluralista dentro de la sociedad.

“La lectura exclusiva de La Biblia en la escuela pública conllevaría una clara identificación del Estado con el credo cristiano, lo mismo podría decirse en relación a jornadas de oración y otras actividades propias de dicho credo (en sus distintas denominaciones)”, añaden en su pronunciamiento.

Por otro lado,  explican que el desconocimiento oficial de los libros sagrados del resto de denominaciones no cristianas constituye un acto de discriminación a los fieles de numerosas religiones que aunque son minoritarias, conviven pacíficamente como habitantes de una misma sociedad, como es el caso de las minorías judías, musulmanas, budistas y de algunas formaciones espirituales indígenas, e incluso (como se adelantaba), de algunas denominaciones cristianas que no están  representadas en la discusión oficial, a quienes se les estaría excluyendo de la educación pública o forzando a que sus niños y adolescentes reciban educación en creencias que no comparten.

Por tal razón consideran desafortunado introducir en la escuela pública una posible causa de conflicto social y de responsabilidad del Estado por incumplimiento de sus obligaciones internacionales.

Al Estado le corresponde crear las condiciones sociales básicas para reducir la grave exclusión social que se vive en el país y que ha sido y sigue siendo una fuente generadora de conductas violentas, en lo cual la definición de políticas públicas de parte del Poder Legislativo se encuentra ausente.

Asimismo explican que el derecho a la libertad religiosa abarca el derecho que tienen los padres, y en su caso tutores, a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones (ART. 12,4 CADH), pudiendo disponer quienes les enseñarán e interpretarán tales creencias, como lo hacen cuando escogen una escuela con orientación religiosa.

Sin embargo la lectura diaria de La Biblia conduciría a que el estudiante se vea confrontado a las enseñanzas del libro sagrado del cristianismo, con apenas la posibilidad formal de apartarse del contexto creado por el Estado a favor de una determinada enseñanza religiosa , lo cual es un tema sensible al tratarse de personas que por su edad puede ser particularmente vulnerables a ser influenciados por ese contexto, temiendo (no sin razón) a que el alejamiento del mismo pueda generarles discriminación y/o acoso escolar, pudiendo en consecuencia, limitarse el libre desarrollo de su personalidad con respeto pleno a la dignidad humana, como lo garantiza el Artículo 59  constitucional.

claustro de Ciencias Juridicas35893251 1844623008929699 9208516805834833920 n 1

Noticias relacionadas:

Comentarios