Realizan conferencia “Biomarcadores de toxicidad y biomonitorización”, en el marco colaborativo UNAH y USAC

El doctor Herrera expresó: “Hemos venido trabajando de la mano con la antañona universidad San Carlos de Guatemala, una unión muy interesante que hemos fortalecido en esta época de pandemia".

En el marco de la colaboración entre la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), se llevó a cabo la conferencia virtual “Biomarcadores de toxicidad y biomonitorización” por el máster Carlos Roque, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Químicas de la UNAH.

Cabe destacar que la conferencia virtual fue coordinada por Carlos Alvarenga, jefe de producción audiovisual de la UNAH. El evento inició con las palabras de bienvenida de Sara Ruiz, quien anunció que el rector de la USAC, el ingeniero Murphy Paiz, felicitaba a la UNAH por su 173 aniversario. Por su parte, el rector de la UNAH, el doctor Francisco José Herrera, expresó su agradecimiento y felicitó al doctor Carlos Roque por la conferencia ya que es un tema de actualidad, pero que lastimosamente se ha mantenido obstaculizado.

El doctor Herrera expresó: “Hemos venido trabajando de la mano con la antañona Universidad San Carlos de Guatemala, una unión muy interesante que hemos fortalecido en esta época de pandemia y hemos tenido la oportunidad de varios eventos académicos que hemos estado haciéndolos de manera sistemática y eso nos llena de satisfacción, nos llena de placer, para nosotros es muy importante”.

Biomarcadores de toxicidad y biomonitorización

Al inicio de la conferencia el doctor Carlos Roque explicó que el tema de biomarcadores de toxicidad y biomonitorización es bastante amplio dentro del campo de la toxicología, especialmente en el eje fundamental de la evaluación de riesgo. Aclaró que la toxicología es la ciencia que estudia el riesgo o identifica peligros a los que las personas se pueden exponer. Estos peligros pueden afectar la salud especialmente los que se derivan por la exposición a agentes químicos o físicos como las radiaciones o algunos fenómenos térmicos.

“La toxicología es precisamente la ciencia que nos da una alerta, nos ayuda a identificar en qué situaciones el ser humano puede verse ante un riesgo de sufrir los efectos nocivos de estas sustancias, plaguicidas, metales, productos químicos en general o incluso algunos entes biológicos como las serpientes, animales ponzoñosos, plantas y demás, entonces es nuestro quehacer como toxicólogos no solamente identificar estos peligros, sino estudiar cuál es la dinámica y cómo nosotros podemos preverlos, evitar que los efectos adversos, los efectos no deseables de estos entes puedan manifestarse”, manifestó el académico.

Biomarcadores

Un biomarcador en el ámbito de la toxicología se define como un evento que se produce en un sistema biológico y que se interpreta como un indicador ya sea del estado de salud, de la esperanza de vida, del pronóstico o del riesgo de enfermedad. Es cualquier evento o fenómeno que ocurre en el cuerpo del ser humano ya sea por la presencia de una sustancia. Analiza cierto estado de salud, síntoma o signo que indique si la persona está afectada por algún agente externo o si ha estado expuesto a algún agente.

Así como un semáforo, establece señales o indicadores que ayuden a evitar situaciones indeseables o que ayudan a monitorear si una situación tiene un pronóstico desfavorable o inminente. Indica las probabilidades que tiene una persona según las condiciones fisiológicas, bioquímicas celulares u orgánicas o qué tan propensas están de sufrir los efectos tóxicos de algunos agentes.

Roque explicó que los biomarcadores son fenómenos tangibles, que se pueden medir u observar ya sea por un examen clínico, un análisis químico clínico o un análisis químico toxicológico que guarda una relación científicamente comprobada con el agente que se está monitoreando o analizando.

Los seres humanos se encuentran expuestos no a decenas, sino a cientos de miles de compuestos químicos en el diario vivir, por ejemplo, con el procesamiento de los alimentos, los cosméticos, en productos de higiene personal, el uso de desinfectantes, antisépticos, plaguicidas, medicamentos para la prevención de enfermedades o para tratarlas.

Para Roque, cada producto químico al que las personas están expuestas representa un peligro para la salud. Algunos productos no deberían causar preocupación si se usan de forma racional y correcta, no obstante, existen otros contaminantes, sustancias peligrosas o fármacos que cuentan con un margen de seguridad mucho más reducido por lo que requieren de una especial vigilancia en torno a cómo están afectando a una persona o población.

Acetilcolinesterasa

Una enzima para destacar es la acetilcolinesterasa, proteína que actúa dentro de la transmisión nerviosa e interviene en procesos de la función neuromotora o de los movimientos y funciones cerebrales. Esta proteína se ve bloqueada frente a varios plaguicidas o sustancias que se les conoce como inhibidores de la acetilcolinesterasa.

“Nosotros podemos ver cuál es el nivel de actividad de esta enzima, si está en una actividad a su 100% podríamos inferir que no hay presencia de alguna sustancia inhibidora que esté presente en nuestro cuerpo afectándolo de una manera importante. Pero en la medida que nos vemos expuestos, afectados a estos inhibidores, plaguicidas y otras sustancias, el nivel de inhibición de esta proteína se va incrementando. A mayor dosis de esos inhibidores, la inhibición de estas enzimas es más drástica. Esto es una característica que deben tener los biomarcadores de toxicidad”, detalló Roque.

Tipos de biomarcadores

Entre los tipos de biomarcadores se encuentran los biomarcadores de exposición que evalúan la presencia de una sustancia exógena, un metabolito o el producto, de la interacción entre el agente xenobiótico y una molécula/célula diana. Los biomarcadores de efecto o respuesta evalúan la alteración bioquímica, fisiológica o de comportamiento producida en el organismo que puede ser asociada con una condición patológica. Por otro lado, los biomarcadores de susceptibilidad evalúan la capacidad heredada o adquirida de un organismo para responder a la exposición a una sustancia xenobiótica.

A través de la toxicología experimental durante los estudios preclínicos se utilizan biomarcadores clásicos como las mediciones fisiológicas, hematología clínica y parámetros bioquímicos, así como la evaluación macroscópica y microscópica de tejidos de los animales de experimentación. En la toxicología humana, los biomarcadores proveen herramientas adicionales para el manejo clínico de los pacientes y evitar el daño causado por los tratamientos, ya que se han identificado serios problemas inducidos por el uso de los medicamentos.

Los biomarcadores son utilizados para evidenciar la exposición laboral e impacto ambiental en comunidades, permitiendo clasificar y cuantificar la exposición relacionada con los ambientes de trabajo y han contribuido de forma significativa al desarrollo de políticas en salud ocupacional.

Biomonitorización

Roque explicó que los biomarcadores son el elemento central de los esquemas de biomonitorización, que se define como una evaluación continua, o vigilancia del estado de salud o exposición de una población a un agente que sea capaz de provocar efectos nocivos. La biomonitorización es un trabajo programado que se realiza de forma periódica, mismo que es sumamente importante para incorporar en temas de salud y sistemas de gestión ambiental en el ámbito regulatorio.

Entre los parámetros clínico-químicos de utilidad como biomarcadores de toxicidad destacan fármacos y drogas de abuso o agentes tóxicos como el acetaminofén, el hierro, diclofenaco, metrotexato, fenitoína, metadona, oxicodona, propoxifeno y el ácido valproico, el etanol, benzodiacepina, marihuana, cocaína, opiáceos, anfetaminas, fenciclidina, barbitúricos y antidepresivos tricíclicos.

Conozca quién es el doctor Carlos Roque

Carlos Roque es químico farmacéutico y cuenta con una maestría en Toxicología y en Análisis Químico y Gestión de la Calidad. Se ha desempeñado como toxicólogo forense y gestor de la calidad en la Dirección de Medicina Forense. Es docente de cursos de química general y química forense para la carrera de Criminalística y Ciencias Policiales, en la cátedra de toxicología y el seminario de investigación para la Carrera de Química y Farmacia.

Es especialista en toxicología del Centro de Información Toxicológica Centox y coordinador de grupos de investigación de farmacología y toxicología. Es participante en diversos comités relacionados con la salud incluyendo el Comité Nacional de la Salud y miembro del comité asesor del Organismo Hondureño de Acreditación.

Si quiere ver la conferencia, haga clic en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/educacion.continua.usac/videos/365529017824498 o visite la página “Educación Continua” de la USAC en Facebook.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios