Realizan conversatorio sobre literatura infantil en UNAH-Valle de Sula

"Alicia en el país de las maravillas" es un cuento escrito por Lewis Carroll. Imagen tomada para fines educativos.

Con el objetivo de dar a conocer la importancia de la literatura infantil, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula organizó un conversatorio sobre esta temática con referentes hondureños e internacionales.

Los panelistas invitados fueron los reconocidos poetas, cuentistas y escritores Julio Escoto, Víctor Ramos y el nicaragüense Pedro Alfonso Morales, quienes brindaron sus opiniones sobre la historia de la literatura infantil, su desarrollo y necesidades a nivel centroamericano.

El conversatorio dio inicio con la biografía de cada autor, así como el recuento de sus obras literarias para adultos y para niños, demostrando la importancia que han tenido actualmente en la literatura, donde muchos de ellos se han hecho acreedores de premios con sus libros, poemas o cuentos.

Y es que la literatura para niños va más allá del había una vez… “La literatura infantil debe tener un mensaje de carácter ético y los libros más bellos escritos para niños deben ser capaces de cautivar también al adulto”, dijo Julio Escoto.

Dicen los autores que no se sabe a ciencia cierta cuándo fue por primera vez que se introdujo la idea de una creación de literatura para niños, la cual para algunos viene desde el principio de las cavernas, con los pictogramas, y otros dicen que comenzó con los hermanos Grimm.

Los primeros cuentos para niños, según los autores, fueron adaptación de otros cuentos del folklor como los de los hermanos Grimm, que más que inspirados en lo infantil tenían algo de terror y se cree que el primer cuento infantil como tal fue “Alicia en el país de las maravillas”, escrito por el autor Lewis Carroll, una de las primeras películas que Disney adaptó en el año de 1951.

Según el escritor Pedro Morales, los grandes primeros momentos de la literatura infantil fueron:

Los cuentos de los hermanos Grimm

"Alicia en el país de las maravillas"

"Las aventuras del pato Donald"

También los autores comentaron que una gran adaptación de los primeros libros para niños fue "Las mil y una noches" que relata una serie de cuentos cortos árabes, donde fueron quitadas las partes eróticas para que fuese apto para todo público.

Disney es sin duda el más grande editor de cuentos para niños, sin embargo, la adaptación a la televisión ha hecho que los niños pierdan interés en los libros, pero que, “si usted lee a un niño entre los 5 y los 8 años un libro, este querrá leerlo una y otra vez, aunque a esa edad nos preocupemos más por darle un carro o una muñeca”, dijo Víctor Ramos.

Retos y realidades

Los autores mencionaron que en Centroamérica no existe ningún apoyo para la literatura, tanto en Honduras como en Nicaragua, y que siempre las publicaciones son complicadas porque en estos países los editores no muestran interés por los libros.

Otros de los desafíos planteados es que por lo general no se tiene un programa de lectura en las escuelas que se encuentre establecido dentro el programa educativo, generando en muchas ocasiones que este sea a criterio del maestro, que por lo general no muestra ningún interés en que los estudiantes lean literatura adecuada, la cual debe ser fomentada desde los primeros años del niño.

El niño como público lector

Los autores remarcaron que era necesario entender que los niños son un público que comprende, entonces debe plantearse la literatura para ellos como un reflejo de la realidad, con palabras sencillas que embellezcan un texto mezclando la realidad con la fantasía sin perder el concepto.

Es decir que para escribir buena literatura infantil hay un salto interpretativo a lo más profundo, y que los textos para los niños no solo se tratan de contenidos, sino de la construcción de recuerdos y lazos que se estrechan con la lectura.

Noticias relacionadas:

Comentarios