¿Se puede empezar a validar el conocimiento adquirido por la experiencia en Honduras?

Durante la semana, la Vicerrectoría Académica continuará con una serie de actividades en busca de mejorar los procesos educativos en la Alma Máter.

La Vicerrectoría Académica, en asociación con el Consejo Nacional de Inversiones y la Universidad de Valladolid, presentó la tarde de ayer la conferencia denominada “Validación, certificación y  acreditación de competencias profesionales y capacidades humanas en apoyo a la profesionalización del capital humano en Honduras”. La actividad se desarrolló en el Palacio Universitario de los Deportes ante la presencia de decenas de invitados.

“Desde el lunes hemos estado en una serie de actividades, la primera era una conferencia introductoria de cómo a través de los observatorios se está logrando un mecanismo de investigación de resultados, y ahora hemos tenido una serie de intercambios con los sectores productivos y académicos”, afirmó Céleo Arias, representante de la Vicerrectoría Académica, referente a la actividad.

El objetivo del conversatorio, según las autoridades, es intercambiar experiencias y conocer cómo en otras realidades están avanzando en el tema de la certificación, el reconocimiento y la validación de las competencias y la capacidades humanas.

Además, Arias calificó la actividad como “enriquecedora, pues hemos identificado elementos de cooperación, y sobre todo tenemos que buscar trabajos en conjunto en función del país”, argumentó.

Los sectores coinciden en que es posible certificar la experiencia informal y no formal, misma que es parte de los discursos y las agendas globales, pero también de las necesidades humanas que existen en nuestro contexto y realidad nacional.

Por su parte Luis Carro, de la Universidad de Valladolid, explicó que los ejes fundamentales de su participación fueron ahondar en los procesos de la validación de las competencias que se adquieren a lo largo de la vida, mismos que en los contextos cotidianos cualquier persona puede tener.

“Para implementar o trasladar estos conocimientos es necesario trasladarlos a los contextos de los países donde se lleva a cabo”, afirmó el español.

Además, sostuvo que la Unesco ha brindado una serie de recomendaciones en relación con estos procesos de reconocimiento de la validación del conocimiento que se adquiere por la experiencia.

“Se trata que las distintas instituciones y organismos de los Estados puedan desarrollar mecanismos que faciliten estos procesos para que sean ágiles, fáciles, transparentes y que de alguna manera den el empoderamiento y el reconocimiento a las personas”, aseveró Carro.

En la conferencia también participó Mario Suazo, empresario del café, quien expuso la evolución positiva de este rubro en el país en los últimos años, al convertirse en uno de los países con mayor producción del grano a nivel mundial y de lo que se puede aprender de toda esta experiencia, para que sea implementada en otros rubros que permitan ofrecerle alternativas adicionales de desarrollo al país.

Sobre el papel de la Universidad, concluyeron en que debe ser abierta a lo que sucede en el exterior, es decir que las casas de estudio no son las únicas poseedoras del conocimiento, que es necesaria la actualización constante en sus políticas de educación y en los currículos académicos.

Durante la semana, la Vicerrectoría Académica continuará con una serie de actividades en busca de mejorar los procesos educativos en la Alma Máter.

 

 

Noticias relacionadas:

Comentarios