Se requiere que en los países haya garantía de la autonomía universitaria: rectora UNAN-Managua

UNAN-Managua ha estado en constantes análisis y reflexiones sobre cómo se debe perfilar la educación superior para que siga contribuyendo y fortaleciendo a los países.

Este miércoles, la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-Managua, Ramona Rodríguez, en una entrevista con periodistas de Presencia Universitaria, ahondó en las estrategias que la universidad ha tomado de cara a la pandemia del COVID-19 para una continuidad educativa.

Si bien se ha usado la virtualidad como un soporte, la UNAN-Managua no ha suspendido las actividades académicas presenciales ya que la misma se preparó desde enero, cuando se conocía que había una afectación en China. Tempranamente dieron un paso en la elaboración de protocolos de bioseguridad y a una reorganización académica para crear las condiciones ideales para enfrentar el COVID-19.

La primera decisión fue mantener la presencialidad por encuentro con grupos pequeños, aplicando el distanciamiento físico, fumigaciones, dispensadores de jabón líquido en el campus, medición de temperaturas con termómetro antes de que los estudiantes entraran al campus y el uso de mascarillas.

Así como hubo estudiantes que asumieron los encuentros presenciales, otros optaron por quedarse en sus casas, por lo que la universidad adoptó una posición flexible en busca de estrategias didácticas y académicas para poner a disposición de ellos, como es el caso de la estrategia de la virtualización mediante el uso del campus virtual y otras plataformas.

“No separo la virtualidad con la estrategia de Nicaragua porque la virtualidad ha sido una de las opciones para que logremos que no haya abandono, en este momento estamos cerrando el primer semestre, en medio de toda la situación de temor también hemos logrado que culminen con éxito los estudiantes”, expresó la rectora.

Debido a la actual situación, el Consejo Universitario está constantemente en la toma de decisiones y de monitoreo del comportamiento de los estudiantes como la asistencia a clases, lo que según la académica conlleva a una construcción permanente de la nueva normalidad.

“No hemos tenido fallecidos en ninguna de nuestras universidades, las personas que se han infectado, no ha sido el foco la universidad. Si el país cerraba todo, también teníamos otra pandemia, que era el hambre, hay un alto porcentaje de personas que viven del trabajo informal, tienen que trabajar día a día para poder tener el sustento de la familia”, confesó Rodríguez.

Análisis y reflexiones

Actualmente se está trabajando en la preparación del II semestre en Nicaragua que iniciará a mediados de agosto para poder mantener la presencialidad por encuentro, con grupos pequeños, aplicando de manera estricta los protocolos de bioseguridad.

Desde 2018, la UNAN-Managua se planteó una serie de desafíos como es el caso de la virtualización. Respecto al tema, se ha descubierto que los jóvenes en su mayoría tienen acceso a dispositivos o móviles, pero primordialmente para comunicación en redes sociales y no para el autoestudio. Un gran problema en este contexto es la reducción en la contratación de internet en los hogares ya que los proveedores de servicio tienen costos muy altos.

“Estamos haciendo gestiones para ver si se logra que los proveedores tengan una tarifa como en otros países de América Latina. Las universidades podemos estar creando muchas ideas, muchas estrategias, pero tenemos que ver qué pasa con el estudiante fuera de la universidad”, destacó la académica.

En el contexto regional y nacional, la UNAN-Managua ha estado en constantes análisis y reflexiones sobre cómo se debe perfilar la educación superior para que siga contribuyendo y fortaleciendo a los países. Por su parte, la rectora resaltó la importancia de que haya una garantía de la autonomía universitaria y que se asignen los presupuestos correspondientes a las universidades.

Conozca más sobre la UNAN-Managua

Siendo una de las universidades referentes de educación superior en el país con un total de 37,226 estudiantes, ofrece distintos programas de grado, posgrado y especiales. Sus facultades son las siguientes: Ciencias Médicas, Humanidades y Ciencias Jurídicas, Ciencias Económicas, Instituto Politécnico de la Salud, Educación e Idiomas, Ciencia e Ingenierías, Facultad Regional Multidisciplinaria de Estelí, Facultad Regional Multidisciplinaria de Chontales, Facultad Regional Multidisciplinaria de Matagalpa y la Facultad Regional Multidisciplinaria de Carazo.

Sus programas insignes son Universidad Saludable, Universidad por la Paz y Universidad en el Campo. Universidad en el Campo (Unicam) es un programa dirigido a los habitantes de las zonas rurales del país que tiene como objetivo fomentar el desarrollo socioeconómico cultural a fin de contribuir a la disminución de la pobreza de las poblaciones más vulnerables del sector rural.

El Programa Universidad por la Paz tiene la finalidad de promover la cultura de paz y reconciliación, por medio de valores, respeto y amor a la vida, creando espacios de formación integral para el bienestar común y de formación integral en valores.

El programa Universidad Saludable busca inculcar una cultura de hábitos y prácticas saludables. Debido a la pandemia del COVID-19, la UNAN-Managua ha puesto en marcha una serie de actividades y campañas como es el caso del trabajo educativo preventivo, que en conjunto con el Ministerio de Salud se han realizado visitas casa a casa para educar y concientizar a las familias.

Por otro lado, por el impacto emocional que la pandemia ha provocado en las personas como sentimientos de angustia, pánico y estrés, se ha trabajado la campaña de la Mochila Emocional, para aprender a manejar el estrés y cómo sobreponerse con un pensamiento positivo creativo ante la situación.

Noticias relacionadas:

Comentarios