SHIGERU BAN, ARQUITECTO GANADOR DEL PREMIO PRITZKER 2014

El arquitecto japonés Shigeru Ban (Tokio, 1957) a quien se le considera como un «caso raro en el terreno de la arquitectura»

Por: Melina Torres Funes

El arquitecto japonés Shigeru Ban (Tokio, 1957) a quien se le considera como un «caso raro en el terreno de la arquitectura», ha sido galardonado este lunes con el Premio Pritzker 2014. En la entrega del premio se destacó su perfil modesto, su arquitectura experimental y altamente creativa, la calidad de su diseño, pero sobre todo, su labor humanitaria. 

El Premio Pritzker se considera el «Nobel de la arquitectura». Éste se entrega anualmente a un arquitecto que haya contribuido significativa y consistentemente al desarrollo de la humanidad a través de su trayectoria profesional, valorando las cualidades creativas del arquitecto, la trascendencia de su obra y la innovación en sus proyectos.

Este galardón que se otorga desde 1979, tiene como intención primordial generar conciencia sobre la importancia de la arquitectura y los arquitectos para las civilizaciones. Sin embargo en los últimos años el premio se ha convertido en garantía de superioridad y ha contribuido a promover una arquitectura al servicio de la política.

No obstante, este año el jurado ha decidido retornar a la naturaleza del premio valorando otros méritos profesionales como la habilidad y aplicación inventiva de la arquitectura en los esfuerzos humanitarios y su implicación social.

Sentido de responsabilidad

Shigeru Ban ganó inicialmente reconocimiento internacional por el uso que le dio a materiales no convencionales (en particular el papel) en proyectos de vivienda temporal para refugiados y víctimas de desastres naturales. Además ha destacado su interés por lograr diseños de alta calidad a bajo costo para personas con bajos recursos económicos.

Su enfoque e innovación creativa, sobre todo en relación con los materiales y estructuras están presentes en todas sus obras. A través de un diseño de excelencia, en respuesta a problemas apremiantes, Shigeru Ban amplía el rol de la profesión generando un espacio para que los arquitectos participen en el diálogo con los gobiernos y las comunidades.

Su sentido de la responsabilidad y la acción positiva para crear una arquitectura de calidad, capaz de atender las necesidades de la sociedad, junto con una singular mirada hacia los desafíos humanitarios, hacen del ganador Pritzker de este año, un profesional ejemplar.

 

Noticias relacionadas:

Comentarios