Siete homicidios diarios se registran en Honduras pese a confinamiento

La delincuencia y criminalidad en Honduras no paran, a pesar de las restricciones de circulación ante la pandemia de COVID-19 vigentes desde mediados de marzo, diariamente se registra en promedio siete muertes violentas.

Según datos del Observatorio Nacional de la Violencia (ONV), desde la semana epidemiológica número 13, donde se presentaron las primeras muertes por el virus, han ocurrido 443 homicidios y 9 homicidios múltiples, con mayor incidencia en los departamentos de Cortés, Francisco Morazán, Atlántida, Comayagua y Olancho.

El boletín especial número 84, Homicidios en el contexto COVID-19 en Honduras registrados en el período del 15 de marzo al 23 de mayo de 2020 señala que ningún día de la cuarentena ha cerrado con cero homicidios y que la mayoría de eventos se registra los fines de semana.

“Esto evidencia un claro desacato a la ley, pues los crímenes ocurren pese a la disminución del flujo de personas en las calles y la prohibición de circular los fines de semana”, lamentó Migdonia Ayestas, coordinadora de dicho ente de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Violencia doméstica

Otra de las violencias que amenaza la convivencia y calidad de vida, especialmente de las mujeres y niñas, es la doméstica e intrafamiliar, la cual pasó de 1721 denuncias semanales durante las primeras 11 semanas del año, a 1792 durante el confinamiento, es decir, un incremento de 4.1%, en 290 de los 298 municipios que conforman el territorio nacional.

“La violencia doméstica e intrafamiliar es una práctica cultural generalizada que se dispara al estar en confinamiento y vulnerabiliza más a las mujeres y niñas debido al abuso de la fuerza y el poder que ejercen los hombres. Para ellas, quefdarse en casa no significa estar protegidas”, manifestó Ayestas.

En concordancia con el número denuncias, de enero a la fecha se reportan al menos 118 muertes violentas de mujeres y feminicidios; de estos, unos 45 casos han ocurrido en el período de emergencia sanitaria. La violencia homicida contra este grupo poblacional se concentra principalmente en el Distrito Central, San Pedro Sula, Choloma, El Progreso, Choluteca, La Ceiba, Villanueva y Comayagua.

En este contexto, la funcionaria fue del parecer que las instituciones de seguridad y justicia deben enfocarse en desarrollar acciones concretas para proteger la vida y la integridad de las personas, incluyendo la investigación y judicialización.

Asimismo demandó mayor cultura de denuncia de la población y una respuesta oportuna de parte de las autoridades, pues de las llamadas realizadas al 911 durante el año 2019, solo el 3.2% llegó a un requerimiento fiscal para evaluación, un porcentaje mínimo en comparación con el total de eventos reportados. “Es importante que si se es víctima de algún tipo de violencia, se llame a los teléfonos de emergencia y que esa llamada se traduzca en apoyo, resaltó”.

En lo referente a homicidios múltiples, el boletín indica que en lo que va del año Honduras ha registrado 15 eventos con 56 víctimas, nueve de los cuales ocurrieron en el contexto de la crisis sanitaria (60%). Aunque los hombres suelen ser los más vulnerables, el evento más reciente se registró la noche del sábado 23 de mayo al interior de la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), cobrando la vida de seis privadas de libertad.

Noticias relacionadas:

Comentarios